El G20 debe marcar un hito en la cumbre de Cannes

“Alimentos, financiación y desigualdad”, tres temas que medirán la habilidad de los líderes del G20 para transformar la economía global

La Cumbre del G20 de 2011 puede marcar un hito para la estabilidad y prosperidad globales si los y las líderes abandonan una visión estrecha y egoísta y actúan contundentemente en favor de las personas más pobres del mundo, según la agencia internacional Oxfam.

En este momento una de cada siete personas pasa hambre. La economía global se tambalea, mientras los más pobres son los más afectados por la crisis. Incluso entre los países del G20, la vuelta a un crecimiento económico no frenaría la caída de muchos en la pobreza debido a las grandes disparidades en los ingresos. En Cannes (3 y 4 de noviembre) el G20 se juega su credibilidad.

Para Oxfam, el G20 tiene la oportunidad de conseguir el éxito en tres temas candentes:

1.  ¿Se sumarán más líderes del G20 en apoyo de fuentes innovadores de financiación para combatir la pobreza y las consecuencias del cambio climático?
2.    ¿Comenzarán a tomar medidas sobre las causas que provocan la subida y volatilidad de los precios de los alimentos?
3.    ¿Comenzarán a luchar contra la creciente desigualdad al abordar un crecimiento sostenible e inclusivo?

“La crisis de la Eurozona acaparará los titulares, pero si el G20 realmente desea ‘mejorar de forma sostenible la estabilidad y la prosperidad globales’, deberá actuar sobre muchos otros ámbitos de mayor envergadura”, declaró Carlos Zarco Mera, de Oxfam. “El presidente Zarkozy ha puesto sobre la mesa una audaz agenda para conseguirlo, que incluye los temas que afectan principalmente a los más pobres. Necesitamos una cumbre de acciones, no una cumbre que repita lo evidente”.

“Pero este G20 debe superar un enorme escepticismo. Hemos visto como políticas suicidas e intransigentes de los países sepultaron buenas intenciones en más de una ocasión”, afirma Luc Lampriere, de Oxfam. “Si los líderes del G20 asumen el reto, Cannes podría marcar un hito para los pobres del planeta. Millones de personas hambrientas confían en ello.”.

Oxfam ha identificado tres asuntos de la agenda del G20 que, si consiguen apoyos, podrían ser una contribución fundamental a la estabilidad y prosperidad globales.

  • Sumar más apoyos para la tasa “Robin Hood” a las transacciones financieras y a una tasa justa a las emisiones de carbono del transporte marítimo internacional.

La crisis financiera ha dejado un agujero de 65.000 millones de dólares en los presupuestos de los países pobres. Los flujos de ayuda se han reducido. El cambio climático está empujando a millones de personas a la hambruna y dejándolas sin hogar. Una pequeña tasa del 0,05% sobre las transacciones financieras internacionales podría recaudar hasta 400.000 millones de dólares al año, mientras que una tasa sobre las emisiones de carbono del transporte marítimo podría contribuir a reducir las emisiones y recaudar alrededor de 25.000 millones de dólares al año. Cada una de las propuesta ha recibido el apoyo de pesos pesados.

“Estas son dos soluciones serias e innovadoras que permitirían recaudar grandes cantidades de dinero para ayudar a las personas más afectadas por la crisis globales”, añade Zarco Mera. “Más líderes del G20 deberían apoyar a países como Francia, Alemania y Sudáfrica para que estas ideas cobren vida. No cabe duda de que es lo correcto.
 
“Será difícil perdonar a los países que estén dispuestos a bloquear deliberadamente estas propuestas ahora que se ha creado el momento adecuado y existe tanta buena voluntad para que salgan adelante", afirma.

  • Acabar con la volatilidad de los precios de los alimentos

El G20 comenzó a analizar las fluctuaciones de precios de las materias primas en 2009, pero tras dos años, poco se ha conseguido. Unas 44 millones de personas han caído en la pobreza durante la segunda mitad de 2010 debido al incremento de los precios de los alimentos, y Oxfam estima que los precios se duplicarán en los próximos 20 años.

El presidente Sarkozy ha puesto la crisis de los precios de los alimentos en lo más alto de la agenda del G20. Ha exigido una firme regulación del mercado, mayor transparencia y más trabajo en inventarios y seguros a fin de gestionar los efectos de la inestabilidad de precios.

Sin embargo, en junio, los ministros de agricultura hicieron un débil llamamiento para realizar más estudios sobre los objetivos fijados para los biocombustibles, las reservas de alimentos y la especulación, pero no propusieron acciones reales.

“Los ministros de agricultura han hecho un flaco favor a los líderes del G20, y les han dejado una ingente cantidad de trabajo pendiente si realmente quieren conseguir mejoras significativas para los productores y consumidores más pobres”, comenta Lampriere.

  • Allanar el camino para un crecimiento sostenible e inclusivo, y terminar la lucha contra los paraísos fiscales

Oxfam cree que es hora de que el G20 cumpla con las promesas que hizo en Seúl en 2010 y promueva un “crecimiento verde compartido”.

“El G20 dio grandes esperanzas de que inclinaría la balanza de la política económica a favor de los pobres”, afirma Zarco Mera. “Sus políticas deben estar centradas en la calidad del crecimiento y no sólo en su cantidad, de modo que los beneficios del mismo lleguen a los más pobres”.

A pesar de las promesas hechas para luchar contra los paraísos fiscales, los miembros del G20 no han garantizado ninguna mejora en cooperación fiscal desde 2009 y la mayoría de los países siguen estando fuera del proceso de negociación. El G20 debe forzar a los paraísos fiscales a ser plenamente transparentes y promover una mayor transparencia de las empresas multinacionales.

“Muchas empresas se siguen escondiendo de las agencias tributarias en docenas de paraísos fiscales de todo el planeta que carecen de regulación. No se han impuesto sanciones ni obligaciones de transparencia. Por cada dólar que reciben en ayuda, los países en desarrollo todavía ven cómo alrededor de 10 dólares se escapan del país, casi principalmente a paraísos fiscales”, recalca Zarco Mera.

Lampriere declaró: “El G20 está considerando poner en marcha las reformas sistemáticas que necesitamos para que la economía sea justa para todos. Necesitan proteger a las personas pobres de los efectos del empeoramiento no solo de la caída de los mercados financieros y energéticos, sino también del cambio climático, la desigualdad y la inseguridad alimentaria. Esta Cumbre del G20 tiene el potencial e ser transformadora en la lucha contra la pobreza”.

Contacto para medios

Equipo de prensa de Oxfam en el G20:

Matt Grainger, matt.grainger@oxfaminternational.org, +44 7730680837

Magali Rubino, mrubino@oxfamfrance.org, +33 630466604

Angela Corbalan, angela.corbalan@oxfaminternational.org, +32 473562260, @angelacorbalan