Los recortes en ayudas podrían ser desastrosos para la educación básica en los países más pobres

Los recortes en ayuda por parte de los donantes y las promesas sin cumplir dejan a los países más pobres a la deriva

Mientras las ayudas de los donantes se desploman, el futuro de los niños y niñas de los países en vía de desarrollo podría ser incierto a medida que pierden la oportunidad de ir a la escuela. Ante el encuentro hoy 8 de diciembre en Copenhague de la asociación de alto nivel de Global Partnership for Education, GPE (Alianza mundial para la educación), la agencia internacional Oxfam hizo un llamamiento a los países ricos donantes y al Banco Mundial para que pongan dinero sobre la mesa para invertir en educación básica.

Mientras los donantes sigan retirando sus ayudas, los países pobres seguirán sufriendo graves consecuencias, como es el caso extremo de Burkina Faso, que perdió más de la mitad del total de su ayuda para financiar la educación. Cinco donantes, entre ellos incluidos Italia y los Países Bajos, han reducido su presupuesto de ayuda para Burkina Faso, un país donde más de un tercio de niños y niñas no tienen los recursos para asistir a la escuela y el 43% de la población sobrevive con menos de dos dólares al día. Las consecuencias podrían ser devastadoras para un país como este que depende tanto de las ayudas.    

El coordinador de país de Education for All en Burkina Faso, Tahirou Traore  dijo: “todas las personas tienen derecho a la educación, pero sin los fondos para ayudas vamos a tener problemas para educar a niños y niñas y capacitar al profesorado. La productividad de un país está basada en lo que sus niños y niñas puedan aprender en la escuela.”

El compromiso del Banco Mundial

Y no son solo los gobiernos donantes quienes están dejando a los países pobres tambaleando; preocupantemente, los nuevos compromisos de financiación del Banco Mundial para la educación básica en los países más pobres se redujeron en más de 700 millones de dólares el último ejercicio fiscal, y los nuevos compromisos de financiación para la educación primaria en África cayeron al segundo nivel más bajo en más de 20 años. Todo esto a pesar de un compromiso de alto perfil que hizo la ONU en la cumbre de la ODM el pasado septiembre de dirigir fondos adicionales de 750 millones de dólares para financiar la educación primaria en los países más pobres durante los próximos cinco años.

La asesora de políticas educativas de Oxfam, Katie Malouf Bous, dijo: “a menos que los donantes den marcha atrás en su decisión de recortar la ayuda, existe el peligro real de que toda una generación de niños y niñas pierdan la oportunidad de aprender, de que los países no puedan salir de la pobreza y de que sigan dependiendo de las ayudas externas.”  

“Ahora el Banco Mundial está reduciendo los fondos de los que dependen millones de niños y niñas, especialmente en África subsahariana. Si el Banco habla en serio cuando promete en voz alta ayudar en la lucha contra la crisis educativa, entonces debe demostrarlo con acciones y cumplir las promesas hechas hace un año.”    

Entre otros países que están también perdiendo gran parte de la financiación de varios donantes se encuentran Zambia, con una reducción del 31%, Camboya y Mozambique con 18% menos y Bangladesh con 16% menos de sus fondos de ayuda. Los nuevos cálculos hechos por Oxfam la semana pasada revelaron la mayor caída en ayudas en los últimos 15 años, un golpe devastador para los países en vía de desarrollo. Es posible que el dinero procedente de las naciones ricas sea reducido en por lo menos 9.5 millones de dólares para finales de 2012 (el monto del recorte solamente sería suficiente para dar educación a más de la mitad de los 67 millones de niños y niñas alrededor del planeta que no pueden pagar su educación).    
 
En la reunión de la GPE se reúnen los ministros de países desarrollados y donantes para decidir cuánto se destinará para la iniciativa global que apoya la educación en los países más pobres del mundo.  

Malouf Bous dijo: “el mayor objetivo de la GPE es estimular la inversión en educación, pero después de la falta de compromiso concreto para entregar fondos adicionales para el desarrollo durante la cumbre del G20 la semana pasada, los países donantes no pueden terminar con las manos vacías en otra reunión. Lo que deben hacer es poner dinero sobre la mesa para hacer de la educación una realidad.                                                                                                

Una forma efectiva de entrega de ayuda

La GPE ofrece a los países donantes una forma efectiva para entregar sus ayudas, canalizando el dinero para apoyar los planes propios de los países y coordinando asistencia para los donantes. Algunos países como Australia y el Reino Unido ya renovaron sus compromisos, mientras que a otros, como Alemania y Francia, les queda un largo camino por recorrer.                                                                           
 
Malouf  Bous concluyó: “invertir en la educación significa que las generaciones futuras podrán ser capaces de salir de la pobreza, en vez de seguir dependiendo de las ayudas externas.”  


Más información

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Campaña Salud y Educación para todo el Mundo

Notas a los editores

  • Los nuevos compromisos del Banco Mundial para la educación básica en países AIF se redujeron a 403 millones de dólares en el ejercicio fiscal de 2011, comparado con el promedio de 1.146 millones de dólares en los últimos tres ejercicios fiscales. Esto representa además una caída de 575 millones de dólares si se compara con el promedio de 978 millones de dólares de los últimos cinco años. Los nuevos compromisos solamente para educación básica en la región africana del Banco Mundial cayeron a 29 millones de dólares: el promedio de los últimos 20 años fue de 120 millones de dólares, y el único año en que esos compromisos estuvieron por debajo de ese monto durante el período desde 1990 hasta ahora, fue en 1997.
  • Esta información es pública y se puede ver en el siguiente enlace del Banco Mundial: http://siteresources.worldbank.org/EDUCATION/Resources/278200-1192746189981/2_New_Commitments_subsector.xls.  
                                  
  • Generalmente, el Banco Mundial calcula la educación básica mediante una fórmula que combina todas las categorías de primaria y preescolar, 75% de educación general, 75% de administración pública y 50% de secundaria.
  • La AIF es la Asociación Internacional de Fomento, una parte del Banco Mundial que se encarga de los préstamos en condiciones concesionarias para los países más pobres en vía de desarrollo. 
  •  La fuente de información sobre Burkina Faso y otros países que están perdiendo la ayuda bilateral para educación básica se encuentra en el siguiente enlace: http://www.brookings.edu/reports/2011/0824_bilateral_aid.aspx
  • La GPE ha solicitado 2.500 millones de dólares adicionales a los donantes para ser entregados en los próximos 3 años. Con este dinero se espera poder entregar 50 millones de nuevos libros, dar capacitación a 600.000 profesores y dar apoyo a 25 millones de niños y niñas que ingresan a la escuela.  
  • Las cifras a las que Oxfam se refiere se basan en el análisis de los presupuestos de ayuda gubernamentales de la OCDE ya existentes y previstos para 2010-12. Los datos incluyen los recortes en la asistencia al desarrollo de cerca 11.200 millones de dólares, siendo Italia, EEUU, España y los Países Bajos los mayores “reductores”. Los recortes son parcialmente compensados por el gran aumento en la  ayuda de Australia y pequeños aumentos en la ayuda del Reino Unido y Alemania quienes mantienen constante su gasto en ayuda como proporción del ingreso nacional. Mientras tanto, los niveles de ayuda en otros países como Francia y Canadá se mantienen fijos.

Contacto para medios

Para más información contactar:

Sarah Dransfield, oficial de prensa de Oxfam:

  • Teléfono: +44 (0)1865 472269
  • Móbil: +44 (0)7767 085636
  • Email: sdransfield@oxfam.org.uk