La sequía podría convertirse en una catástrofe para 13 millones de personas en África Occidental y Central

Oxfam hace un llamamiento de emergencia de 37 millones de dólares para ayudar a un millón de personas de las poblaciones más vulnerables

Unos 13 millones de personas corren grave riesgo a causa de una crisis alimentaria que se convertirá en una emergencia humanitaria de gran escala en la región del Sahel en África Occidental y Central si no se toman medidas urgentes, advirtió hoy la Organización No Gubernamental (ONG) internacional Oxfam.
 
A lo largo de Chad, Burkina Faso, Malí, Mauritania, Níger y el norte de Senegal las tasas de malnutrición rondan del 10 al 15 por ciento, y en algunas zonas las tasas han superado el umbral de emergencia del 15 por ciento. Más de 1 millón de niños está en riesgo de desnutrición aguda grave.

En algunas partes de Chad, las personas han optado por destruir hormigueros para recoger el grano que las hormigas han almacenado. Dicen que, a menos que obtengan ayuda, tendrán que abandonar sus comunidades en el plazo de un mes.

"Millones de personas están en el umbral de una crisis absoluta. Todo apunta a que una sequía se convertirá en una catástrofe si no se hace algo pronto. El mundo no puede permitir que esto suceda. Se necesita un esfuerzo de ayuda concertado para impedir la muerte de decenas de miles de personas debido a la complacencia internacional", expresó Mamadou Biteye, Director Regional de Oxfam para África Occidental.

"El año pasado fuimos testigos de una situación fuera de control en el este de África, cuando la comunidad de donantes no actuó con la rapidez que el caso ameritaba. Lo peor puede evitarse, y pueden salvarse miles de vidas si actuamos ahora. Es así de simple".

Combinación letal: sequía, precios altos, pobreza y conflictos

La organización internacional explicó que la combinación letal de la sequía, los altos precios de los alimentos, la pobreza arraigada y los conflictos regionales da origen a la crisis.

En toda la región, los precios de los alimentos se han incrementado en una media del 25 al 50 por ciento en comparación con el promedio de los últimos cinco años. Los precios podrían aumentar otro 25 a 30 por ciento durante el apogeo de la temporada de hambre, entre julio y agosto, poniendo así a las familias más vulnerables en mayor riesgo de desnutrición.

La temporada de hambre ha comenzado temprano en la región de Tillabéri, en el oeste de Níger. Las comunidades han visto cómo disminuyen sus reservas de alimento y se acumulan sus deudas. Las familias migran a las ciudades en busca de alimentos y empleo y, según cifras del gobierno, unos 33.000 niños han abandonado la escuela para seguir a sus padres.
 
La irregularidad de las lluvias ha traído como consecuencia una mala cosecha, especialmente en Níger, Chad, Mauritania, Malí y Burkina Faso. Además, la gente ha tenido poco tiempo para recuperarse de la crisis alimentaria de 2010. La población se ve afectada por un  aumento en la frecuencia y gravedad de las crisis alimentarias en la región del Sahel durante la última década.
 
En Mauritania, unas 700.000 personas, casi una cuarta parte de todas las familias, tienen dificultades para satisfacer sus necesidades alimentarias diarias. En Chad, 3,5 millones de personas, más del 30 por ciento de la población, padecen de inseguridad alimentaria. En algunas partes de Senegal también ha habido un aumento de la población en inseguridad alimentaria.

La producción agrícola se ha reducido

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la producción agrícola en la región se ha reducido un 25 por ciento desde 2010. La cosecha de cereales se ha reducido en 1,4 millones de toneladas (toneladas métricas) en conjunto en los seis países del Sahel. El país más afectado es Mauritania, con una caída de 52 por ciento en la producción de cultivos desde el año pasado, en tanto que la producción de alimentos de Chad se ha reducido en un 50 por ciento y la disminución en Níger ha alcanzado el 27 por ciento.
 
A pesar de que las cosechas en los países exportadores vecinos, como Nigeria, Benín y Ghana, han sido buenas, es poco probable que los excedentes logren cubrir las necesidades alimentarias del Sahel. La falta de seguridad, la capacidad de los comerciantes y la introducción de restricciones comerciales en varios países también han obstaculizado el flujo de alimentos. En la actualidad, la ayuda alimentaria comprada localmente es entre 15 y 20 por ciento más barata que en el mercado internacional, pero con los altos precios y la incertidumbre de las provisiones, los costos del suministro de alimentos serán mucho más altos que en la crisis alimentaria de 2010.
 
La organización internacional humanitaria también informó que el conflicto en el norte de Malí ha obligado a 160.000 personas a abandonar sus hogares, más de la mitad de los cuales ha escapado a los países vecinos de Níger, Burkina Faso y Mauritania. La violencia en Nigeria también ha provocado una caída en el volumen de granos que entra en Níger y Chad.

Oxfam afirmó que, dado que las próximas cosechas no tendrán lugar hasta octubre, se necesita un esfuerzo de ayuda concertado. La ONU ha estimado que se necesitan 724 millones de dólares para hacer frente a las necesidades actuales, una cantidad que podría aumentar a medida que avance la crisis. Si bien algunos países ricos han comenzado a destinar fondos, y la Unión Europea, en particular, ha donado de manera generosa y temprana, aún se necesita más de la mitad de la cantidad estimada.
 
Oxfam debe recaudar 37 millones de dólares para satisfacer las necesidades de alrededor de 1 millón de personas que planea ayudar en toda la región del Sahel con insumos vitales tales como alimentos, dinero, apoyo a la ganadería, agua, saneamiento e higiene.

Más información

Crisis alimentaria en el Sahel

Notas a los editores

Contacto para medios

Charles Bambara: cbambara@oxfam.org.uk / +221 77 639 4178 

Louis Belanger: louis.belanger@oxfaminternational.org / +1 917 224 0834

Contacto para medios en España:

María Herranz: mherranz@intermonoxfam.org / +34 615 359 401