La escasez de agua amenaza a los refugiados del conflicto en Sudán del Sur

Desde Oxfam alertamos de la situación que viven 37.000 personas en el campo de refugiados y refugiadas de Jamam, población que aumenta día a día a medida que el conflicto se extiende y que se ve amenazada por la falta de agua. Es urgente encontrar una nueva ubicación con agua suficiente para asegurar su supervivencia.

Decenas de miles de refugiados y refugiadas sudanesas se enfrentan con desesperación a la escasez de agua y a una creciente amenaza de enfermedades mortales que amenazan sus vidas en el campo de refugiados y refugiadas de Jamam, en Sudán del Sur. Desde Oxfam alertamos que esta población refugiada debe ser trasladada urgentemente a una nueva ubicación. Mientras el conflicto se propaga a lo largo de la frontera entre Sudán y Sudán del Sur, se teme que más refugiados y refugiadas podrían llegar a este campo, que ya se extiende más allá de sus límites y que no puede hacer frente a una nueva afluencia de personas.

A pesar de la amplia labor de Oxfam y otras organizaciones en el terreno, hasta ahora ha sido imposible encontrar suficientes fuentes seguras y fiables de agua para satisfacer las crecientes necesidades. Las fuertes lluvias en las próximas semanas harán que la entrega de la ayuda y la reubicación de estas personas sea aún más difícil, y empeorará aún más esta creciente crisis humanitaria. Desde Oxfam advertimos que las lluvias incrementarán la amenaza de enfermedades como la malaria y el cólera, y destruirán los precarios refugios donde se alojan los recién llegados.

"Estamos agotando el tiempo y las opciones en medio de una crisis humanitaria tremenda. Hemos perforado para conseguir agua y llevado a cabo un estudio geológico, pero no hay suficiente agua subterránea disponible para sostener al creciente número de personas que la necesitan. Las mujeres tienen que hacer cola durante horas bajo el sol ardiente para recoger sólo una fracción del agua que necesitan, y la situación es cada vez más desesperada a medida que pasan los días. La única solución es que la gente se traslade urgentemente", dijo Pauline Ballaman, jefe de operaciones de Oxfam Internacional en Jamam.

Desde el pasado mes de diciembre, cerca de 37.000 personas han llegado al campo de Jamam refugiándose del conflicto en curso en el estado sudanés del Nilo Azul. Y este número continua aumentando. Más de 100.000 personas se han visto obligadas a huir de Sudán a causa de los combates en el Nilo Azul y del conflicto que también padece Kordofán del Sur. A esta población refugiada se suman cientos de miles de desplazadas y desplazados dentro del propio Sudán.

Desde Oxfam instamos a todos los organismos y a las autoridades locales para preparar con urgencia una nueva ubicación segura para 23.000 personas, donde se puedan encontrar fuentes de agua a largo plazo.

La región del Alto Nilo, donde se encuentra el campo de Jamam, es uno de los lugares más remotos y menos desarrollados de Sudán del Sur y el agua potable es muy escasa. Los pozos existentes sólo pueden proporcionar la cantidad recomendada de agua para unas 16.500 personas, pero ya hay más del doble de ese número en el campo de Jamam, y cada día siguen llegando familias. La escasez también está aumentando entre los varios miles de residentes permanentes de la zona. Desde Oxfam tememos por las tensiones crecientes sobre la competencia por el agua entre la comunidad de refugiados y la de residentes.

En última instancia, la única solución sostenible a la crisis es que todas las partes negocien una paz duradera en el Nilo Azul, Kordofan del Sur y el resto de la región fronteriza, para que los refugiados puedan regresar a sus casas.

Más información

Crisis en Sudán y Sudán del Sur

Notas a los editores

La  limitada agua subterránea, junto con el aumento de población refugiada, implica que las personas reciben sólo seis litros cada día, que solo es suficiente para cocinar y beber. Si consideramos las normas de emergencia, esta cantidad está muy por debajo de la norma internacional humanitaria de al menos 15 litros por persona y día.

Las campañas de salud pública en el campo han logrado reducir la propagación de la diarrea en los últimos meses, pero estos logros están ahora en riesgo.

Contacto para medios

Para más información contactar:

En Juba: Janna Hamilton, JHamilton@oxfam.org.nz, +211 9564 83718

En Nairobi: Alun McDonald, AMcDonald@oxfam.org.uk, +254 73666 6663

En Washington: Skye Wheeler, SWheeler@OxfamAmerica.org, +1617840-0039