El G20 le falla a mil millones de personas que padecen hambre en el mundo

Las principales economías del G20 han dejado de lado el desarrollo y la seguridad alimentaria en su cumbre de Los Cabos, afirmó la agencia internacional Oxfam. Los líderes del G20 se enfrascaron en una serie de desacuerdos acerca de cómo solucionar el problema de la zona Euro, y perdieron de vista a los países en vías de desarrollo, que enfrentan recortes en la ayuda al desarrollo, el cambio climático y la volatilidad de precios de los alimentos.

El portavoz de Oxfam, Carlos Zarco, afirmó: “Éste es un resultado inmensamente decepcionante para los países en desarrollo. Es necesario solucionar la crisis de Europa, ya que se está convirtiendo en un gran peso para los países más desfavorecidos. Pero no es bueno que el G20 haya impulsado el crecimiento en lugar de la austeridad en Europa. Con esta visión, los líderes le fallaron a las personas más pobres del mundo, a pesar del hecho de que más de la mitad de estas personas viven en países del G20.”

Seguridad alimentaria

Se supone que la seguridad alimentaria sería una prioridad para esta Cumbre, pero el G20 no planteó un plan para garantizar alimentos para los mil millones de personas en todo el mundo que todos los días padecen hambre. Todo ello, a pesar de una severa crisis alimentaria que afecta  más de 18 millones de personas en el Sahel.

Los biocombustibles –un factor determinante en la volatilidad en los precios de los alimentos y la inseguridad alimentaria– fueron ignorados  a pesar de los llamados de múltiples agencias internacionales para eliminar los objetivos de producción y los subsidios a los biocombustibles. No se hizo mención a los pequeños agricultores como un elemento central a la seguridad y la productividad alimentarias, y no existe un plan para apoyar a las 200 millones de pequeñas granjas agrícolas familiares que existen en los países del G20.

Financiación para el desarrollo

Los líderes no han mostrado interés en formular planes para encontrar fuentes de financiamiento para la erradicación de la pobreza y la adaptación al cambio climático en los países en vías de desarrollo, a pesar de la existencia de opciones viables a su alcance, incluyendo un impuesto al carbono del transporte marítimo internacional y un impuesto a las transacciones financieras.

Ayuda

A pesar de que la ayuda de los grandes donantes a los países en vías de desarrollo se ha reducido, en el comunicado del G20, notoriamente, no existen compromisos para cumplir con las metas en materia de ayuda.  

Impuestos

Un punto a favor en Los Cabos ha sido el de los compromisos en materia de fiscalidad, toda vez que los líderes han hecho un llamado a todos los países  -incluidos los paraísos fiscales- a adoptar una convención multilateral que los obligue a compartir información acerca de sus prácticas fiscales. Esto podría detener la fuga de cientos de millones de dólares que salen de los países pobres a los paraísos fiscales cada año. La prueba de fuego en lo referente a este compromiso será la implementación de este plan por los países. 

Zarco afirmó: “Este fracaso colectivo de la voluntad política es impactante, y será necesario ocuparse de él durante los últimos meses de la Presidencia mexicana del G20. Las personas y los países pobres no merecen menos.”

Notas a los editores

Contacto para medios

Caroline Hooper-Box (045) 624 355 8630 / caroline.hooper-box@oxfaminternational.org