Sequía de fondos en el campo de refugiados más grande del mundo

Decenas de miles de vidas corren un gran riesgo ante la posibilidad de quedarse sin apoyo económico en 2 ó 3 meses

Un año después de las imágenes de los somalís escapando de la hambruna y los conflictos a su llegada en masa a Dadaab captasen la atención del mundo, el mayor campo de refugiados del mundo se enfrenta a un recorte crítico de financiación que afectará a 200.000 personas, como mínimo, a menos que se consigan reunir 25 millones de dólares, tal como lo explica hoy un grupo formado por 8 agencias humanitarias.

Estas agencias hacen un llamamiento a la comunidad internacional para que reflexione sobre el enfoque de soluciones a largo plazo para el campo, subrayando además que estos déficits en materia de ayuda no harán más que exacerbar la inseguridad en la región.

La población de Dadaab aumentó más de un 30 % desde el pasado año hasta las 465.000 personas, por lo que las necesidades en el campo son mayores que nunca. El mundo ha cambiado sus prioridades y este campo no parece estar entre ellas. Las repercusiones del recorte de fondos, como se destacaba en el nuevo informe, ya se dejan sentir en lo que concierne a los refugiados de Dadaab y la situación empeorará en los próximos meses:

  • 130.000 refugiados se encontrarán pronto sin un techo adecuado bajo el que vivir, pasando a ocupar tiendas temporales que no permanecen mucho tiempo en pie ante las inclemencias del tiempo. En este momento se necesitan 30.000 nuevos refugios, aunque la financiación disponible sólo alcanza para 4.000. 

  • A partir de septiembre de 2012, los nuevos medios de abastecimiento de agua y saneamiento para 50.000 personas estarán en jaque. Sin la única fuente posible de agua potable y nuevas letrinas, el riesgo de que se propague una epidemia de cólera ha aumentado notablemente. 
  • Los servicios sanitarios se ven desbordados y no cuentan con el equipamiento adecuado. En el campo de Hagadera en Dadaab hay dos unidades médicas que ofrecen sus servicios a 78.000 personas, lo que cuadriplica el estándar de emergencias de 1 unidad para cada 10.000 personas. Desde el mes de octubre de 2012, los recortes en la financiación harán aumentar la carencia de personal sanitario comunitario en el campo de Hagadera. 
  • Hay 164.000 niños y niñas (un 70% de la población infantil de Dadaab) no escolarizados. La falta de educación y oportunidades laborales hace aumentar las probabilidades de que esa juventud sin voz ni voto acabe siendo reclutada por milicias y grupos de bandidos. La educación desempeña una función fundamental a la hora de dotar a las personas refugiadas de los medios con los que contribuir a la reconstrucción, la paz y la estabilidad de su país y de toda la región. Y los niños y niñas que van a la escuela se encuentran en clases con más de 100 alumnos y donde sólo 1 de cada 5 profesores tiene una formación como maestro. 
  • El veinte por ciento de las familias de Dadaab se enfrenta a amenazas, acosos y discriminación. Las mujeres y los niños y niñas se exponen a la violencia sexual cuando van a recoger leña o caminan largas distancias para usar las mal iluminadas letrinas disponibles. Hay informes que denotan que la violencia sexual ha aumentado en un 36% desde febrero a mayo de 2012, al mismo tiempo que la financiación para los programas de protección ha disminuido, por lo que ya no hay el mismo número de trabajadores cualificados para ofrecer asistencia psicológica a las víctimas de la violencia. Los refugiados que no disponen de un refugio adecuado son especialmente vulnerables.

“El recorte de la financiación supone que las personas que han escapado a un horror inimaginable no podrán recibir ahora los cuidados que precisan. Además del coste en términos humanos, también esto tendrá un coste para la región en sí. Si los niños y niñas no van a la escuela y las personas no disponen de un refugio adecuado y otros servicios, esto podría exacerbar la militarización, la violencia y la inestabilidad”, explicaba Stephen Vaughan, director de CARE Kenia.

Dadaab lleva en pie 20 años, pero el año pasado vio cómo llegaban 160.000 somalís a campos que ya estaban sobresaturados de personas.

“Los campos de refugiados son solo soluciones temporales y la situación actual se hace ya insostenible. La financiación es necesaria en este momento para salvar vidas, pero nosotros no tenemos medios para hacer aflorar dinero año tras año mientras el campo se hace cada vez mayor. Por ello, lo que se necesita es un cambio de enfoque. No obstante, en este momento el mundo tiene la obligación de no darle la espalda a Dadaab y a las necesidades de las personas refugiadas allí”, puntualizaba Nigel Tricks, director de Oxfam en Kenia.

Las agencias humanitarias hacen un llamamiento para conseguir una solución duradera y pacífica para Somalia, de forma que las personas puedan volver a sus hogares. Asimismo, las agencias también apelan a un enfoque a largo plazo con el que crear empleo y las infraestructuras necesarias para acabar con la dependencia de los refugiados en la ayuda a corto plazo. La inseguridad en el campo provoca que el acceso de las agencias de ayuda se vea limitado, por lo que se hace necesaria una mayor inversión para poder desarrollar las competencias y capacidades de las comunidades de refugiados y para permitir a las organizaciones locales ofrecer sus servicios.

“Los trabajadores y trabajadoras humanitarios de Dadaab han trabajado sin descanso en circunstancias de lo más difícil el pasado año. Estamos comprometidos a la hora de ofrecer servicios de atención sanitaria de calidad, pero debido al recorte de la financiación, es muy probable que algunos servicios básicos se vean afectados, lo que dejará a muchos refugiados en una situación de mayor vulnerabilidad", afirmaba Kellie Leeson, subdirectora regional del Comité Internacional de Rescate.

Más información

Descárgate el informe: Los costes humanos de recortar la ayuda al campo de refugiados de Dadaab (PDF en inglés)

Video: "El agua es vida" 

Fotos: Campo de refugiados en Dadaab

Crisis alimentaria en el Cuerno de África

Notas a los editores

Las agencias que suscibren este acuerdo son:

  • CARE 
  • Servicios Católicos de Socorro (CRS) 
  • Danish Refugee Council (DRC) 
  • Comité Internacional de Rescate (IRC)
  • Federación Luterana Mundial (LWF)
  • Oxfam 
  • Terre des Hommes (TdH)

Los 25 millones de dólares responden a un cálculo conjunto de los recortes sufridos por las 8 agencias signatarias. Esta cifra no incluye otros recortes de medios o trabajos de Dadaab. Los costes operativos de Dadaab siguen cambiando y el empeoramiento futuro en materia de seguridad o el flujo de más refugiados afectará a dichos costes. 

Contacto para medios

Alun McDonald, responsable de medios y comunicaciones para el Cuerno y el centro de África: 

  • Móvil: +254 73666 6663
  • Oficina: +254 202820203
  • Email: amcdonald@oxfam.org.uk
  • Skype: alunmcdonald
  • Twitter: @alunmcdonald