Es urgente de encontrar nuevos emplazamientos para los campos de refugiados en Sudán del Sur

Las personas refugiadas, que han logrado sobrevivir a un año infernal, corren ahora el riesgo de contraer graves enfermedades.


La organización internacional Oxfam ha advertido hoy de que los campos de refugiados en el condado de Maban (Sudán del Sur), que dan cobijo a más de 100.000 refugiados sudaneses, son como bombas a punto de estallar ante la amenaza de un grave brote de enfermedades.

Al menos 16 refugiados han muerto en las últimas semanas a causa de un brote de Hepatitis E, transmitida por el agua. Los trabajadores humanitarios temen que el número de muertes aumente en los próximos meses. Oxfam demanda que se identifiquen de forma urgente nuevos emplazamientos para alojar a los miles de refugiados que actualmente se encuentran en los campos superpoblados de Maban.

Tras más de un año de conflicto en el estado del Nilo Azul (Sudán), 109.000 refugiados han atravesado la frontera hasta los cuatro campos situados en el condado de Maban, que se encuentran bajo la constante amenaza de las inundaciones provocadas por las intensas lluvias, de la escasez de agua y de posibles brotes de enfermedades. Las recientes e intensas lluvias suponen una grave amenaza para la salud. Los campos de refugiados están ya poblados muy por encima de su capacidad y, sin embargo, se estima que otras 60.000 personas puedan llegar en los próximos meses, cuando comience la estación seca.

Ante las negociaciones entre Sudán y Sudán del Sur que finalizarán en los próximos días, Oxfam señala que el mundo debe incrementar los esfuerzos por encontrar una solución pacífica al conflicto del Nilo Azul, así como al conflicto en el estado de Kordofán del Sur, y demanda fondos inmediatos para evitar que se produzca un terrible desastre en Maban.

La organización urge al gobierno de Sudán del Sur y a la comunidad internacional a dar prioridad a encontrar nuevos emplazamientos para los campos de refugiados, fuera del condado de Maban. A principios de año se propusieron varias zonas cercanas al río Nilo, pero aún no se ha alcanzado ningún acuerdo al respecto.

 “Estas personas han conseguido sobrevivir a un año infernal. Los campos de Maban por sí solos no son una solución a la crisis. Sencillamente, no hay suficiente agua subterránea para mantener a tantas personas. Y ahora, debido a las intensas lluvias, los refugiados se ven obligados a atravesar terrenos llenos de lodo para poder acceder a servicios básicos.

Hasta ahora, las organizaciones humanitarias han logrado evitar una grave crisis durante la época de lluvias, pero no pueden seguir trayendo camiones cisterna llenos de agua y arrojando paquetes de comida desde aviones año tras año. Si los refugiados se quedan donde están, será necesario proporcionar un flujo continuo de fondos que supondrá cientos de millones de dólares”, afirma Pauline Ballaman, responsable de la respuesta de emergencia de Oxfam en Maban.

La falta de agua potable y las constantes reubicaciones debido a la llegada continúa de personas que tratan de escapar de las inundaciones implica que los refugiados no pueden cultivar alimentos y continúan dependiendo de la asistencia alimentaria. Es por esto que necesitan una zona en la que poder instalarse a más largo plazo. Durante el último año, los ingenieros de Oxfam, superando importantes dificultades, han conseguido duplicar el suministro de agua en el campo de Jamam, pero cualquier contratiempo que afecte a una única fuente de agua supondría que los refugiados volverían a recibir tan sólo dos litros de agua al día, muy por debajo de los estándares para emergencias.

El condado de Maban es una de las áreas más remotas y menos desarrolladas de Sudán del Sur. Durante la época de lluvias, la única manera de proporcionar asistencia es por barco o por avión. Esto, unido al elevado coste del carburante y a la escasez de materiales derivada de la crisis económica resultante del conflicto en Sudán del Sur, significa que la respuesta humanitaria en Maban es una de las más caras del mundo. Tan sólo la respuesta que proporcionará Oxfam  en los próximos seis meses supone, al menos, cinco millones de dólares.

 “Los campos de Maban son uno de los escenarios más complejos en los que Oxfam ha tenido que prestar ayuda. Es probable que pasen años antes de que los refugiados se sientan a salvo y puedan volver a sus casas. Por eso es necesario que se les dé a estas personas la opción de trasladarse a campos más adecuados, fuera de Maban”, subraya Ballaman.

Oxfam ha advertido de que las condiciones medioambientales de los campos de Maban pueden exacerbar las tensiones entre las comunidades locales, empobrecidas, y los refugiados debido a una mayor competición por la escasa agua y a la tala de árboles para la construcción de campos.

La información sobre la situación humanitaria en el estado del Nilo Azul es poco fiable debido a las restricciones al acceso de las organizaciones humanitarias, pero Naciones Unidas estima que, aproximadamente, 145.000 personas en la zona se han visto afectadas por el conflicto u obligadas a desplazarse. Incluso es posible que algunas de ellas estén en peores condiciones que las refugiadas en el condado de Maban. Oxfam demanda el cese inmediato del conflicto y urge a la comunidad internacional a ejercer presión sobre las dos partes implicadas para que inicien las negociaciones de paz. Asimismo, Oxfam demanda que se permita proporcionar ayuda a la región de forma urgente, incluso en aquellas áreas controladas por el Movimiento de Liberación Popular de Sudán-Norte (SPLM-N, por sus siglas en inglés).

Más información

Crisis en Sudán y Sudán del Sur

Fotos: Un año después: los campos de refugiados de Sudán del Sur

Fotos: El día a día en el campo de refugiados de Jamam, en Sudán del Sur

Fotos: Rescatar la Paz en el Sur de Sudán

Notas a los editores

Además de la llegada de más de 100.000 refugiados, desde el año 2010 13.000 “retornados” han vuelto al condado de Maban desde otras partes de Sudán.

Oxfam proporciona agua salubre y saneamiento a más de 28.500 refugiados en Maban, en los campos de Jamam y Gendrassa, además de llevar a cabo campañas de salud pública. Asimismo, Oxfam cuenta con un programa a largo plazo para proporciona agua a los pueblos y comunidades de acogida cercanos.

El Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana y el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas establecieron el 22 de septiembre como fecha límite para que Sudán y Sudán del Sur alcanzaran un acuerdo sobre importantes cuestiones posteriores al referéndum. La Resolución 2046 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas insta al Gobierno de Sudán y al SPLM-N a que acepten la propuesta tripartita para permitir el acceso humanitario a los estados del Nilo Azul y Kordofán del Sur en Sudán.

Contacto para medios

Para más información, por favor contactad con:

  • Nairobi: Alun McDonald - amcdonald@oxfam.org.uk +254 73666 663 
  • EE.UU: Skye Wheeler - swheeeler@oxfamamerica.org +1 617 78400039 
  • Sudán del Sur: Georgette Thomas - gthomas@oxfam.org.uk 
  • Reino Unido: Zahra Akkerhuys - zakkerhuys@oxfam.org.uk +44 7525901932