Un "abismo fiscal" se cierne sobre los países en desarrollo si los líderes mundiales no aportan más recursos en Doha

Oxfam advierte en su nuevo informe de que, hasta ahora, los fondos destinados a la lucha y la adaptación al cambio climático han sido fondos "reciclados" o préstamos.

La organización internacional Oxfam ha afirmado hoy, un día antes de que den comienzo las negociaciones sobre cambio climático de Naciones Unidas en Doha (Qatar), que, tras otro año más de fenómenos meteorológicos extremos, los países en desarrollo se enfrentan a la amenaza inminente de que se genere un "abismo fiscal" desde el punto de vista climático.

Durante las negociaciones sobre cambio climático de Copenhague en 2009, los países desarrollados se comprometieron a destinar, para el año 2020, 100.000 millones de dólares cada año para la lucha y la adaptación al cambio climático y realizaron un desembolso inicial, denominado "financiación inmediata", de 30.000 millones de dólares para el periodo 2010-2012. Asimismo, durante las negociaciones sobre cambio climático de Cancún en 2011 se creó el Fondo Verde para el Clima con el objetivo de canalizar los 100.000 millones de dólares comprometidos. El periodo de "financiación inmediata" finalizará dentro de sólo un mes y, mientras, el Fondo Verde para el Clima continúa vacío.

Oxfam publica hoy un nuevo informe en el que analiza los compromisos de "financiación inmediata" de los países desarrollados. A pesar del acuerdo alcanzado en Copenhague, que establecía que los nuevos fondos para la lucha y la adaptación al cambio climático debían ser "nuevos y adicionales", Oxfam calcula que sólo el 33% de la financiación inmediata puede considerarse "nueva" (el resto ya se había comprometido con anterioridad a la cumbre de Copenhague) y tan sólo un 24%, como mucho, puede considerarse "adicional" a los compromisos de ayuda adquiridos anteriormente.

Financiación a través de préstamos

Sólo el 43% de la financiación inmediata ha sido provisto en forma de subvenciones; la mayor parte de esta financiación se ha canalizado a través de préstamos a los países en desarrollo, que tendrán que devolver a diferentes tasas de interés. Además, tan sólo un 21% de los fondos ha sido destinado a programas de adaptación para ayudar a las comunidades a desarrollar su capacidad de recuperación ante los efectos del cambio climático.

El asesor de políticas sobre cambio climático de Oxfam Internacional, Tim Gore, ha afirmado que el déficit de financiación, unido a los fenómenos meteorológicos extremos y al final del periodo de financiación inmediata en diciembre, debería obligar a los líderes políticos que acudan a Doha a trabajar de forma urgente para incrementar los fondos destinados a la lucha contra el cambio climático.

"Desde el punto de vista de la financiación de la lucha contra el cambio climático, los países en desarrollo están abocados a un "abismo fiscal", sin tener ninguna certeza sobre si recibirán fondos y apoyo para poder adaptarse a los efectos del cambio climático una vez acabe el 2012", señala Gore.

La financiación puede verse reducida mientras las emergencias climáticas aumentan

Existe un peligro real de que la financiación para la lucha y la adaptación al cambio climático se reduzca en 2013, precisamente en un momento en que debería incrementarse”.

"Este año las negociaciones sobre el cambio climático de Naciones Unidas se celebran poco después de que la tormenta Sandy haya provocado en Estados Unidos un terrible desastre, cuyos efectos han sido aún mayores debido al cambio climático".

"Durante 2012 también hemos sido testigos de cómo las terribles sequías que afectaron a Estados Unidos y Rusia provocaron un aumento desorbitado de los precios de los alimentos, lo cual dificultó  aún más que las familias pobres de los países en desarrollo pudieran alimentarse”.

Se deben conseguir nuevas fuentes de financiación adicional

"Los países desarrollados deben encontrar nuevas fuentes de financiación adicionales a sus presupuestos de cooperación para, así, poder cumplir su compromiso de proporcionar 100.000 millones de dólares para la lucha contra el cambio climático sin desviar fondos de otras prioridades de la lucha contra la pobreza, como la sanidad o la educación".

Los líderes políticos deben considerar seriamente las propuestas para conseguir nuevas fuentes de financiación adicional, como por ejemplo las iniciativas para reducir las emisiones de carbono del transporte marítimo y aéreo o establecer una tasa a las transacciones financieras, para así generar ingresos que puedan destinarse al Fondo Verde para el Clima".

"Si los líderes llegan a Doha sin nuevos fondos que aportar, el Fondo Verde para el Clima continuará siendo un cascarón vacío por tercer año consecutivo", afirma Gore.

El Protocolo de Kioto, cuyo primer periodo de compromiso finaliza a finales de 2012, se encuentra también en un momento decisivo. Oxfam hace un llamamiento a los líderes mundiales para que acuerden y adopten un segundo periodo de compromiso con normas más rigurosas y medidas más ambiciosas para reducir las emisiones de carbono.

Más información

Descárgate el informe (disponible solo en inglés): The looming climate ‘fiscal cliff’: An evaluation of Fast Start Finance and its lessons for the future

Notas a los editores

Contacto para medios

Los miembros de la delegación de Oxfam en Doha estarán disponibles para entrevistas.

Para concertar una entrevista o recibir más información, póngase en contacto con la oficial de medios de la campaña Justicia económica de Oxfam Internacional:

Sunita Bose, en el +1 650 353 1936