Oxfam pide a la ciudadanía que apoye a los campesinos del Polochic (Guatemala) desalojados de sus tierras

La premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, apoya la campaña y afirma que el tema de la tierra es la principal causa de miseria, hambre e injusticia en Guatemala

Una campaña de firmas pedirá al Presidente de Guatemala. Otto Fernando Pérez Molina, que cumpla su compromiso y entregue tierras a las 769 familias expulsadas de forma violenta del valle del Polochic hace ahora casi dos años por parte de las fuerzas de seguridad privada y pública del ingenio azucarero Chabil Utzaj, que en idioma q´eqchi significa ‘Buena Caña’.

La movilización internacional va en línea con las declaraciones públicas del representante en Guatemala de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos quien, en relación al caso Polochic, afirmaba hace un año que "el Estado debe dar una respuesta concreta al problema de la falta de acceso de las familias desalojadas a la tierra, así como a la plena realización de sus derechos económicos, sociales y culturales”.

La campaña, apoyada por Oxfam, nace en el seno de Vamos al Grano –agrupación de 25 asociaciones y colectivos guatemaltecos- y se desarrollará en España, Guatemala, Brasil, México, Colombia, Perú, Nicaragua y El Salvador. Se han sumado en apoyo a la campaña el Foro de ONGs Internacionales en Guatemala (FONGI) y la Campaña Guatemala sin Hambre. Organizaciones campesinas y líderes de distintos países, entre quienes se encuentra Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz y luchadora por los derechos de los indígenas, han hecho público su adhesión a la campaña.

“El problema de la tierra sigue siendo la causa principal de la miseria, del hambre y de las injusticias en Guatemala”, afirma Menchú. “Yo invito a todos ustedes para que renovemos la condena, la indignación, que seamos solidarios con nuestros hermanos en el Polochic, porque  están viviendo las injusticias más graves, no sólo con el desalojo, sino con la humillación a sus derechos, a su persona”.

El gobierno no ha cumplido sus compromisos

“Hace ya un año, tras una multitudinaria marcha campesina, el presidente Pérez Molina se comprometió a devolver las tierras a las 14 comunidades expulsadas en marzo de 2011 y a aplicar las medidas cautelares de protección de esa población dictadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Éstas incluían medidas que garantizaran la integridad y la vida de las personas, así como la alimentación, la salud y la vivienda. Sin embargo, a día de hoy el gobierno no ha cumplido ninguno de estos compromisos”, afirma Daniel Pascual, coordinador general del Comité de Unidad Campesina-CUC, organización miembro de Vamos al Grano.

Futuro incierto para muchas familias campesinas

Lo anterior lo certifica, Concepción Tiul Sub, mujer de 63 años residente de una de las comunidades expulsadas, quien afirma: “Recordar marzo de 2011 me causa una gran tristeza y dolor en mi corazón ya que a partir de ese desalojo yo como mujer estoy decepcionada y traumada. Desde ese día vivo con miedo a que vengan otra vez, miedo porque no producimos alimentos, miedo porque veo a mis hijos enfermos”. A pesar de ello Concepción mantiene la esperanza. “Para nosotros, los maya Q’eqchi’, la tierra es lo más importante que existe ya que sin ella no podemos hacer nada. En la tierra construimos nuestras casas, nuestra seguridad, nuestros cultivos, nuestro sustento diario y el de nuestros hijos. Por eso vamos a seguir luchando hasta que el gobierno cumpla su palabra y nos ayude a recuperar nuestras tierras en El Polochic. En esa lucha está nuestra seguridad, nuestra alimentación y nuestro futuro como pueblo”.

Campaña CRECE

Esta acción es parte de la campaña CRECE que Oxfam está llevando a cabo a nivel internacional y que denuncia la injusticia de un sistema alimentario que mantiene a 870 millones de personas hambrientas, mientras el planeta produce comida suficiente para alimentar a toda la población. La campaña denuncia el acaparamiento de tierras para monocultivos no alimentarios y pide una mayor inversión en la pequeña agricultura que genera la mayor parte de los alimentos de la población.

“El caso de Polochic ejemplifica todo lo malo de una política agraria equivocada y de un sistema alimentario roto, que potencia y protege la creación de grandes latifundios de monocultivos y desplaza a los pequeños agricultores que son los que producen los granos básicos para la alimentación de la población”, afirma Ana Eugenia Marín, portavoz de la Campaña CRECE en Guatemala.

El Banco Mundial tiene un papel clave

Oxfam tiene abierta una petición al Banco Mundial para que detenga las grandes transacciones de tierras hasta establecer los mecanismos legales para hacerlo de una forma más justa. El caso del Polochic no es uno de los proyectos financiados por el Banco Mundial, pero ejemplifica todo lo malo que estos acaparamientos de tierra para la producción de monocultivos (azúcar en este caso) tienen sobre la población y sobre los medios de subsistencia de las personas.

Actúa ahora

Firma para que el presidente de Guatemala devuelva las tierras a las 769 familias afectadas

Notas a los editores

Resumen del Caso Polochic

En Marzo 2011 el gobierno de Colom desalojó violentamente a 14 comunidades Q’eqchi’s en el Valle del  Polochic (Guatemala). Esos desalojos fueron producto de la concentración de tierras por parte del ingenio Chabil Utzaj, en ese entonces, propiedad de la familia Widmann, que las compró a terratenientes que habían despojado a familias mayas q’eqchi’s de su tierra.

En junio de 2011, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos emitió una resolución donde otorgó medidas cautelares en 4 aspectos fundamentales: alimentación, salud, albergue y seguridad. Esta responsabilidad la heredó el gobierno de Pérez Molina del gobierno anterior. A la fecha, el gobierno del Partido Patriota tampoco ha cumplido con las medidas cautelares.

El gobierno de Perez Molina entregó en varias ocasiones alimentos, los cuales  apenas cubrieron las necesidades alimentarias de las familias para unas pocas semanas. En general se desatendió  a las familias, las cuales no tenían garantizada ni su seguridad alimentaria; ni su salud, ni su seguridad física.

Ante los reiterados incumplimientos en marzo 2012, se inicia una Marcha Indígena, Campesina y Popular que desde Cobán llegó hasta la capital. Fruto de esa marcha, el gobierno se comprometió públicamente a entregar tierra: para noviembre de 2012 a las primeras 300 familias, en 2013 entregaría tierras a otras 300 y el resto de familias recibirían sus tierras en 2014.

A día de hoy, cuando se van a cumplir dos años de los desalojos, y casi un año de la Marcha el Gobierno guatemalteco no ha rendido ninguno de sus compromisos, las familias viven en una situación injustificada de indefensión y es por ello que se inicia esta campaña internacional.

Contacto para medios

Riccardo D'Emidio - Coordinador regional de medios en Latinoamérica y El Caribe - Correo: rdemidio@oxfam.org.uk  Tel +(52+55)+50-615670 ext 665