Llamamiento urgente para una regulación más estricta del comercio de armas en vísperas de las negociaciones finales del tratado

El borrador del texto del Tratado de Comercio de Armas está lleno de lagunas que exigen una revisión urgente para que este pueda salvar vidas

Se estima que más de 325.000 personas han perdido la vida a causa de la violencia armada desde que, en julio del año pasado, se paralizaron las negociaciones de un tratado que regule, por primera vez, el comercio mundial de armas. Así lo han afirmado Oxfam y Saferworld, miembros de la coalición internacional Armas bajo control.

Armas bajo control hace un llamamiento a los líderes mundiales para que adopten de manera urgente normas sólidas sobre las transferencias internacionales de armas y municiones, ya que los conflictos continúan destruyendo vidas en todo el mundo. Aseguran que la continua pérdida de vidas pone de manifiesto la urgente necesidad de un Tratado Comercio de Armas (TCA) fuerte, que debe adoptarse durante las dos semanas de intensas negociaciones diplomáticas que se iniciarán el lunes, 18 de marzo, en las Naciones Unidas, en Nueva York.

En un nuevo informe titulado Dar en el blanco: los elementos esenciales del Tratado sobre el Comercio de Armas, Oxfam y Saferworld exponen las principales lagunas que tiene el actual borrador del texto del TCA, y sugieren cómo podrían resolverlas los diplomáticos que participen en las negociaciones de las Naciones Unidas. Algunas de las lagunas en el borrador del texto permitirían, por ejemplo, que los contratos de defensa vigentes entre Rusia y Siria quedaran fuera del alcance del tratado.

La coordinadora de Oxfam de la campaña Armas bajo control, Anna MacDonald, ha planteado: "Más de una persona muere cada minuto a causa de la violencia armada. Se ha derramado demasiada sangre debido a la falta de regulación del comercio de armas y municiones. La historia ha demostrado que los tratados fuertes crean normas internacionales estrictas y logran imponer el cambio, incluso entre los Estados no signatarios. Los diplomáticos deben completar el borrador del texto, y asegurarse de adoptar un tratado que salve vidas".

"Durante años", prosiguió, "hemos estado luchando por un acuerdo global sobre el comercio de armas, y ahora ha llegado el momento de sellarlo. Hace mucho tiempo que se necesita un tratado que controle el comercio de armas, pero debe ser un tratado eficaz. Ha llegado el momento de que los estados adopten un tratado que realmente cambie las cosas".

En su nuevo informe, los miembros de la coalición internacional Armas bajo Control destacan la existencia de lagunas en el actual borrador del texto, lo cual significa que el tratado podría no cumplir con su objetivo de evitar que se proporcionen armas a los responsables de violaciones de los derechos humanos que cometen atrocidades masivas, incluido el genocidio.

"Sin municiones, se silencian las armas"

Una de las principales debilidades del actual borrador del texto es que la venta de municiones, piezas y componentes se regula sólo de forma parcial. La industria mundial de municiones para armas pequeñas y ligeras tiene un valor de 4.300 millones de dólares (3.309 millones de euros), y una producción anual de 12.000 millones de balas. El informe pide controles estrictos sobre su transferencia.

"Las municiones son literalmente el combustible del conflicto", ha afirmado Roy Isbister, Coordinador los Controles a las transferencias de armas en Saferworld. "Sin municiones, se silencian las armas", ha agregado.

Se prevé que la ausencia de controles estrictos sobre el comercio de municiones se convierta en la manzana de la discordia durante las negociaciones. Estados Unidos ha expresado su oposición a que la venta de municiones se incluya totalmente en el ámbito de aplicación del tratado; sin embargo, otros estados, muchos de ellos africanos, aseguran que un tratado que no regule la venta de municiones no valdría la pena.

Las organizaciones afirman que, en el borrador del texto del tratado, el umbral para evaluar el riesgo de violaciones de los derechos humanos y del derecho humanitario previo a un acuerdo sobre transferencias de armas es jurídicamente ambiguo.

El documento establece un umbral de "riesgo preponderante" en el que los estados podrían interpretar que la seguridad nacional u otros intereses pueden anular la obligación de no transferir armas que puedan ser utilizadas para cometer violaciones graves de los derechos humanos. Las organizaciones no gubernamentales consideran que esta laguna podría utilizarse para justificar que las armas lleguen a las manos de los señores de la guerra y de aquéllos que violan los derechos humanos.

Acuerdos de defensa, donaciones, préstamos o ayuda militar

También es motivo de preocupación que, de acuerdo con el borrador actual, los estados podrían argumentar que las transferencias efectuadas en el marco de un acuerdo de defensa independiente (como los acuerdos de cooperación para la defensa) escapan al ámbito de aplicación del tratado. Esto significaría que los actuales contratos de defensa entre Rusia y Siria, por ejemplo, continuarían a pesar de correr el riesgo de que esas armas sirvan para cometer violaciones de los derechos humanos.

Otra laguna destacada en el informe es que los estados podrían interpretar el texto actual contemplando únicamente las transferencias de armas vendidas, y no incluir las realizadas mediante donaciones, préstamos o ayuda militar. Países como la India se oponen a que se modifique dicha cláusula.

Roy Isbister ha indicado que: "Un TCA fuerte podría mejorar significativamente las vidas de millones de personas inocentes en todo el mundo. Pero las lagunas en el texto actual podrían empeorar las cosas, otorgando cobertura legal a las malas prácticas. Es de suma importancia que los estados se nieguen a conformarse con un tratado que no proteja vidas y medios de subsistencia, y en su lugar pongan todo su empeño en ofrecer un tratado que logre los objetivos correctos."

Notas a los editores

El Informe sobre la carga global de violencia armada de 2011, elaborado por la Secretaría de la Declaración de Ginebra revela que una media de 526.000 personas perdieron la vida cada año entre 2004 y 2009. Esta cifra equivale a 1.440 víctimas por día (o una por minuto) y, multiplicado por los 226 días que transcurrieron entre el sábado 29 de julio 2012 y el lunes 11 de marzo 2013 agrega 325.440 muertes a nuestros cálculos.

Trabajadores de Oxfam y Saferworld estarán en Nueva York durante las negociaciones, entre los días 18 y 28 de marzo. Para obtener información actualizada de cara a las negociaciones y para concertar entrevistas, por favor póngase en contacto con los encargados de prensa en los números que aparecen arriba.

Lee el informe: Dar en el Blanco: Los elementos esenciales del Tratado sobre el Comercio de Armas.

Contacto para medios

Para concertar entrevistas con la coordinadora para Oxfam de la campaña Armas bajo control, Anna MacDonald, y con el coordinador para Saferworld de Controles de transferencias de armas, Roy Isbister, póngase en contacto con:

  • Zahra Akkerhuys, de Oxfam, Reino Unido, llamando al +44 1865 472498 o al +44 7525 901932
  • Louis Belanger, de Oxfam, EE.UU., en el +1 (917) 224 0834
  • Elizabeth Bourne, de Saferworld, Reino Unido, en el teléfono +44 207 324 4646