El G8 debe actuar para frenar el escándalo del acaparamiento de tierras, la evasión de impuestos y acabar con el hambre

Durante los dos días que dura la cumbre del G8 que da comienzo hoy, 2.200 millones de dólares procedentes de países en desarrollo habrán sido desviados de forma ilícita a paraísos fiscales1 y se habrán vendido tierras con una superficie total a 1,5 veces el tamaño de Manhattan a inversores extranjeros2.

La organización internacional Oxfam subraya que si el G8 realmente quiere luchar contra el hambre en el mundo debe actuar para acabar con los acaparamientos de tierras, así como con las lagunas existentes en materia fiscal. Y, por tanto, en vísperas de la cumbre, los líderes aún tienen mucho por hacer.

El secretismo que rodea muchas inversiones en tierras significa que comunidades vulnerables están en riesgo de perder sus hogares y tierras de cultivo, gracias a las cuales se alimentan, sin recibir compensación alguna y, a menudo, de forma violenta. Por otro lado, los 2.200 millones de dólares de flujos financieros ilícitos que llegan a los paraísos fiscales podrían financiar los presupuestos de Kenia y Tanzania para educación o contribuir a que 2,5 millones de familias agricultoras indonesias produjesen alimentos suficientes para alimentarse.

La directora ejecutiva de Oxfam Internacional, Winnie Byanyima, ha señalado: "Los líderes del G8 deben trabajar para asegurarse de que esta cumbre aborde los escándalos del acaparamiento de tierras y de los paraísos fiscales que hacen que las personas pobres sigan siendo víctimas del hambre y de la pobreza. El G8 debe cambiar la legislación para que ninguna empresa o individuo pueda librarse de pagar los impuestos que le corresponden, y para que ninguna empresa pueda arrebatar sus tierras a familias pobres sin consecuencia alguna”.

Detener la evasión de impuestos

Se estima que el 40% de los 18,5 billones de dólares que personas ricas esconden en paraísos fiscales actualmente están bajo la jurisdicción del G8. Esto significa que el G8 es responsable de ese 40% que, en consecuencia, no repercute de forma beneficiosa en personas de a pie de todo el mundo. En los paraísos fiscales, justo delante de las narices de los países del G8, se esconden 66.000 millones de dólares.

Oxfam afirma que el G8 debe asegurarse de que un nuevo acuerdo internacional sobre recaudación de impuestos incluya tanto a los paraísos fiscales como a los países en desarrollo de forma que todos los países puedan recaudar impuestos de forma justa de todas las empresas e individuos y, así, incrementar sus debilitados presupuestos públicos3. El G8 también debe impulsar la creación de un registro público de empresas y fondos para evitar que evasores de impuestos, funcionarios corruptos y beneficiarios de fondos ilícitos escondan su riqueza en paraísos fiscales.

Luchando contra el acaparamiento de tierras

Desde el año 2000, empresas de los países del G8 han adquirido tierras en países en desarrollo con una superficie total igual a la de toda Irlanda4 con las que se podrían producir alimentos suficientes para alimentar a 96 millones de personas5.

Oxfam insta al G8 a hacer frente al acaparamiento de tierras apoyando las directrices internacionales voluntarias sobre la tenencia de tierras de Naciones Unidas, que protegerían los derechos sobre la tierra de las comunidades pobres, así como estableciendo una plataforma denominada Land Transparency Initiative (LTI, Iniciativa por la transparencia en adquisiciones de tierras en su traducción al español) donde los inversores harían públicos los detalles de sus inversiones en tierras. Los países del G8 pueden impulsar esta iniciativa regulando todas aquellas empresas con las que están vinculados, garantizando que las comunidades afectadas participan en las negociaciones.

Clarken señala: "En un mundo de austeridad en el que la desigualdad empeora y 1.200 millones de personas siguen viviendo en extrema pobreza, el G8 debe actuar, analizar los desequilibrios y asegurarse de que todas las personas tengan suficientes alimentos que comer".

 

Más información

Lee el Blog: El G8 debería emprender acciones contra la evación y los paraísos fiscales

Fotos: Los "cabezudos" de Oxfam de los líderes del G8 llegan a Irlanda del Norte.

El acaparamiento de tierras

Súmate a nuestra campaña CRECE

Notas a los editores

  1. ^De acuerdo con los últimos datos disponibles, Global Financial Integrity estima que un 44,2% de los flujos financieros ilícitos son desviados a paraísos fiscales. Datos estimados a partir de una lista de 46 paraísos fiscales. (Global Financial Integrity, The Absorption of Illicit Financial Flows from Developing Countries: 2002-2006). La cifra correspondiente a las 48 horas se ha calculado en base a las estimaciones de flujos financieros ilícitos en el año 2012, 892.000 millones de dólares. (Global Financial Integrity: Illicit Financial Flows from Developing Countries: 2001-2010). Para obtener la cifra correspondiente a 48 horas, se divide este dato por 365 y, luego, se multiplica por 2. Entonces, se multiplica la cifra obtenida por el porcentaje absorbido por los paraísos fiscales (44,2%) y, así, se obtiene la cifra de 2.200 millones de dólares.
  2. ^De acuerdo con la Land Matrix Partnership (consultado el 10 de junio), Manhattan tiene una superficie de 8.750 hectáreas. Durante los años 2000 y 2013, inversores extranjeros adquirieron tierras (con diversos propósitos) con una superficie total de 33 millones de hectáreas (ibid. consultado el 10 de junio), o 13.900 hectáreas cada dos días. Esto equivale a 1,6 veces el área de Manhattan.
  3. ^Es posible lograr este intercambio de información clave suscribiendo la actual convención sobre transparencia, denominada Convención sobre Asistencia Administrativa Mutua en Materia Fiscal, y garantizando que cualquier nuevo acuerdo multilateral sobre intercambio de información fiscal (como el FATCA) incluya a los países en desarrollo.
  4. ^Según los nuevos datos de la Land Matrix Partnership, la superficie total de tierra asciende a 11 millones de hectáreas. Se trata de un tercio más que la superficie de Irlanda del Norte (1,4 millones de hectáreas) y la de la República de Irlanda (7,0 millones de hectáreas) combinadas. 
  5. ^De acuerdo con la Land Matrix, las tierras adquiridas principalmente por inversores de países del G8 en países en desarrollo, y destinadas primordialmente a actividades agrícolas y forestales, ocupan una superficie total de 11 millones de hectáreas.Para calcular la potencial producción anual de cereales de dichas tierras se ha multiplicado su superficie por la producción media de   cereales del país correspondiente (FAOSTAT). La energía total procedente de dicha producción potencial se ha calculado multiplicando el volumen de cereales producido por la energía proporcionada (expresada en kilocalorías) por una tonelada de cereal en el país correspondiente (obtenida tras dividir el aporte energético anual entre la provisión anual de cereales, excluyendo aquellos cereales destinados a elaborar cerveza FAOSTAT). El número de personas que podría alimentarse gracias a la potencial producción de las tierras adquiridas en cada país se calcula dividiendo el aporte energético anual calculado entre el requerimiento energético dietético medio anual en cada determinado país (indicadores de seguridad alimentaria de la FAO). Los resultados obtenidos se han sumado para obtener el total de personas que podrían ser alimentadas a nivel mundial: 96 millones.

Contacto para medios

Oxfam cuenta con un equipo presente en la cumbre del G8 en Irlanda del Norte. Para más información o concertar entrevistas, contactar con

  • Lucy Brinicombe, +44 (0) 7786 110054 / lbrinicombe@oxfam.org.uk