Organizaciones humanitarias advierten de que la crisis de Siria está poniendo la ayuda humanitaria al límite de sus capacidades

El 80% de las personas refugiadas viven fuera de los campos, en asentamientos de tiendas o en casas pagando un elevado alquiler.

CARE International, Oxfam, Danish Refugee Council, Handicap International y World Vision se han mostrado cada vez más preocupadas ante la situación de más de 1,4 millones de personas –el 80% de los refugiados sirios– que viven en tiendas, asentamientos temporales o en costosas y abarrotadas casas de alquiler. Las cinco organizaciones denuncian la incapacidad de la comunidad internacional para hacer frente a la gran escala de esta crisis.

Los países vecinos están teniendo dificultades para asumir el gran número de personas refugiadas. En Líbano, la población siria, que reside en al menos 1.200 localidades diferentes, supone casi un cuarto de la población total (1). Casi 131.000 personas del medio millón de refugiados que ha huido a Jordania viven en el campo Zaatari. Muchas personas refugiadas, especialmente las que  viven dispersas en las afueras de las principales ciudades de la región, tienen graves dificultades para acceder a información sobre los servicios de apoyo puestos a su disposición.

Las organizaciones humanitarias señalan que la comunidad internacional debe incrementar su respuesta de forma significativa a esta crisis que continúa en aumento.

"Algunas personas viven en centros comerciales, garajes vacíos o tiendas provisionales en terrenos deshabitados. Luchan por sobrevivir con muy poco o nada y muchas no pueden más. El final inmediato de este conflicto no parece estar a la vista y, así, las cosas sólo pueden empeorar. Naciones Unidas ha advertido de que la crisis de refugiados de Siria es ya peor que la que se vivió durante el genocidio de Ruanda en 1994. Debemos asegurarnos de que la ayuda llega a los refugiados sin importar donde se encuentren", afirma la responsable de Oxfam de la respuesta a la crisis en Siria, Colette Fearon.

Siete millones de personas necesitan ayuda urgentemente

Las organizaciones humanitarias hacen un llamamiento a los países donantes a encontrar nuevos fondos para contribuir a incrementar la respuesta humanitaria, especialmente en Jordania y Líbano, países que acogen a más de un millón de refugiados entre los dos. También existe una necesidad creciente de proporcionar apoyo a los Gobiernos y a las comunidades de acogida donde los servicios básicos se encuentran bajo una mayor presión debido al incremento de usuarios.

Al mismo tiempo, en Siria, casi siete millones de personas –un tercio de la población– necesitan ayuda desesperadamente.

En junio, Naciones Unidas hizo el mayor llamamiento económico de su historia (5.000 millones de dólares) para dar respuesta a la crisis en Siria, pero tan sólo se ha recaudado un 36% de los fondos necesarios.

Debido al elevado número de personas que huyen del conflicto, los refugiados aprovechan cualquier opción que pueda funcionar como refugio. Muchos llegan con tan sólo la ropa que llevan puesta y necesitan ayuda para cubrir gastos básicos como comida, agua potable y cobijo.

La asistencia sanitaria se ha convertido en un lujo que no se pueden permitir. La situación es especialmente grave para las personas heridas, ya que la falta de servicios disponibles puede derivar en mayores discapacidades. Los grupos más vulnerables, como las personas mayores, discapacitadas o con enfermedades crónicas, carecen de acceso a servicios sociales básicos a menos que organizaciones como Handicap International se los proporcionen.

Sin oportunidades laborales y con alquileres inasumibles

De acuerdo con World Vision, los alquileres en algunas zonas del Líbano se han incrementado de forma exponencial, en algunos casos hasta un 200% por alquileres de tan sólo seis meses.

Aunque los alquileres aumentan, el empleo y los salarios no lo hacen al mismo ritmo. En Líbano, donde los refugiados tienen prohibido trabajar en algunas profesiones, los empleos disponibles están a menudo mal pagados y ofrecen escasa o ninguna seguridad. Algunas organizaciones, como Care International y Oxfam, ofrecen ayuda económica en efectivo para ayudar a los refugiados a pagar los alquileres. Sin embargo, ésta no es una solución a largo plazo.

"Estas personas abandonaron Siria sin nada y ahora están intentando empezar una nueva vida. Pero deben comenzar desde cero y todo es muy caro. Algunos deben endeudarse aún más para sobrevivir", señala Hugh Fenton, director regional para el Norte de África y Oriente Próximo del Danish Refugee Council.

La financiación internacional debe ser inmediata

"La respuesta internacional no ha conseguido cubrir las necesidades básicas de la mayoría de las personas refugiadas, en riesgo de sufrir mayores penurias y dificultades. Necesitamos que los países donantes busquen y proporcionen una mayor financiación de forma que las organizaciones humanitarias podamos incrementar nuestra labor humanitaria. Con el aumento del número de refugiados, así como de sus necesidades, resulta clave que la comunidad internacional se esfuerce para proporcionar el déficit de fondos que nos impide ayudar a más gente. De no hacerlo, las consecuencias podrían ser catastróficas”.

Las organizaciones también se muestran preocupadas por las pobres condiciones en las que viven los refugiados y que puedan afectar a su salud. Entre los refugiados que viven en casas alquiladas, pocos tienen acceso a agua corriente o a un baño independiente. Y respecto a quienes viven en tiendas, tienen un limitado acceso a servicios de saneamiento, lo que incrementa el riesgo de contraer enfermedades dadas las altas temperaturas que a menudo alcanzan los 40ºC (110ºF). En Jordania, más de una cuarta parte de los hogares compuestos por personas refugiadas en la región de Mafraq carecen de acceso a agua. Algunos niños que viven en un asentamiento de tiendas en Balqa Oriental tan sólo pueden darse un baño cada diez días.

Notas a los editores

  1. El Gobierno libanés estima que hay un millón de refugiados sirios en Líbano, de los cuales 650.000 están registrados o en proceso de ser registrados por ACNUR. El resto son trabajadores inmigrantes y sus familias, así como profesionales y estudiantes que no han podido regresar a Siria.

CARE International ha llegado a aproximadamente 110.000 personas refugiadas en Jordania, proporcionando ayuda económica en efectivo para cubrir gastos básicos como alquiler, alimentos, ropa, artículos básicos e información sobre cómo acceder a asistencia sanitaria y recibir apoyo social. Además, CARE presta apoyo a las comunidades de acogida. En Líbano, CARE planea llegar a aproximadamente 150.000 refugiados y miembros de comunidades de acogida para cubrir sus necesidades básicas más urgentes. En Egipto, esperan llegar a al menos 20.000 refugiados proporcionando ayuda económica en efectivo y asistencia en caso de violencia de género o sexual.

Danish Refugee Council (DRC) cuenta con una dilatada experiencia en la región y actualmente está presente en Siria, Líbano, Jordania, Turquía e Iraq. DRC ha prestado asistencia a más de 550.000 personas desplazadas en la región durante los seis primeros meses de 2013; más de 300.000 en Siria. La labor de DRC incluye suministrar colchones, mantas, ropa, kits de higiene, pañales, alimentos y cupones para combustible, así como apoyo para conseguir refugio y medios de vida.

Handicap International (HI) trabaja en Oriente Medio desde 1987 en el ámbito del desarrollo, las emergencias y las actividades mineras. Su departamento para emergencias trabaja actualmente en Siria, Líbano y Jordania proporcionando alimentos, artículos no alimentarios y ayuda en efectivo a 80.000 personas en situación de vulnerabilidad afectadas por la crisis. Hasta la fecha, HI ha identificado a más de 8.500 personas con necesidades especiales (con discapacidades, heridas, enfermedades crónicas o personas ancianas) proporcionándoles servicios humanitarios y asistencia especializada como rehabilitación física básica, prótesis, aparatos para la movilidad y asistencia psicosocial.

Oxfam está proporcionando ayuda a personas afectadas por la crisis en Jordania, Líbano y Siria. Hasta la fecha, ha ayudado a más de 250.000 personas y planea llegar a 650.000 para final de año. En Líbano y Jordania, Oxfam proporciona a familias vulnerables ayuda económica en efectivo para que puedan acceder a un sitio donde vivir y mejorando el acceso a agua salubre y saneamiento. Durante el conflicto, las infraestructuras en Siria se han visto gravemente dañadas y Oxfam ha comenzado a trabajar para proporcionar agua y saneamiento a aproximadamente 300.000 personas en todo el país.

World Vision trabaja en la región desde hace más de 30 años y está asistiendo a personas que huyen del conflicto, tanto en Siria como en Líbano y Jordania. World Vision ha llegado a más de 220.000 personas en los tres países, proporcionando servicios sanitarios, suministros de emergencia, agua salubre, saneamiento y apoyo para la protección de menores.

Contacto para medios

Para más información, póngase en contacto con Lindsay Clydesdale, oficial de medios de Oxfam, en el +961 76 740 489 o a través delclydesdale@oxfam.org.uk

Entrevistas, imágenes y vídeos disponibles bajo petición.

Más información

El trabajo de Oxfam en la crisis de Siria

Haz un donativo para la emergencia de Siria

Únete al llamamiento para que empiezen las conversaciones de paz de Siria