Estados Unidos se une a los más de cien países que ya han firmado el Tratado sobre el Comercio de Armas

Nueva York, NY - La coalición Armas bajo Control ha acogido hoy con satisfacción la firma de Estados Unidos del Tratado sobre el Comercio de Armas. El mayor exportador de armas del mundo se une, así, a más de la mitad de los Estados miembro de Naciones Unidas que ya han firmado el Tratado. Hasta la fecha, 89 países han rubricado el Tratado desde que hace sólo cuatro meses se abriera a la firma. Se espera que al finalizar la jornada el número de países firmantes supere la centena.

La coalición, que agrupa a más de cien organizaciones de todo el mundo, urgió a Estados Unidos a actuar ahora “con el espíritu del Tratado” y no autorizar la transferencia de armas cuando exista un riesgo considerable de que éstas vayan a ser utilizadas para cometer violaciones de los derechos humanos o del derecho internacional humanitario, como en el caso del actual conflicto en Siria.

El Tratado sobre el Comercio de Armas es el primer tratado multilateral que regula el comercio global de armas convencionales y munición y obliga a los Gobiernos a establecer estándares comunes para el comercio internacional de armas. Se trata de la primera respuesta mundial de la historia a la contraproducente maraña de leyes nacionales, iniciativas regionales y embargos a países que, hasta ahora, ha sido incapaz de lograr un control eficaz del comercio mundial más mortífero.

Un grupo de más de 12 países firmó el Tratado sobre el Comercio de Armas en Nueva York durante una ceremonia paralela a la Asamblea General de Naciones Unidas. Entre algunos de los últimos países firmantes se encuentran Colombia, Ghana, Nigeria y Sudáfrica.

"La firma, hoy, de Estados Unidos del Tratado sobre el Comercio de Armas es una importante victoria para los derechos humanos y el desarrollo", afirma Raymond C. Offenheiser, presidente de Oxfam América. "Estados Unidos es el principal exportador de armas a nivel mundial y su firma es un importante paso a la hora de demostrar su compromiso para combatir las atrocidades humanas y proteger a los civiles en los conflictos armados".

La directora ejecutiva de Oxfam Internacional, Winnie Byanyima, afirmó durante la posterior reunión de alto nivel sobre el Tratado: "El argumento más convincente para el Tratado sobre el Comercio de Armas continúa siendo los millones de personas víctimas de la violencia armada en todo el mundo. La necesidad de un tratado eficaz no es tan evidente en ningún otro lugar como lo es en la devastada Siria. Más de dos años de guerra han acabado con las vidas de más de 100.000 personas y más de siete millones necesitan desesperadamente ayuda humanitaria. El Tratado sobre el Comercio de Armas no borrará la historia reciente de Siria pero, si algo hemos aprendido del pasado, es que puede contribuir a evitar alimentar futuros conflictos".

El Tratado obliga a los Gobiernos de forma vinculante a evaluar todas las transferencias de armas y valorar el riesgo de que sean utilizadas para cometer violaciones de los derechos humanos o del derecho internacional humanitario o para actividades terroristas o del crimen organizado internacional. Los Gobiernos deberán rechazar cualquier transferencia de armas en la que exista un riesgo considerable de que los países las utilicen para cometer violaciones de los derechos humanos o crímenes de guerra.

Allison Pytlak, de la coalición Armas bajo Control, señala: "Sólo tres meses después de que el Tratado se abriera a la firma, más de cien gobiernos han rubricado este revolucionario acuerdo y muchos están en proceso de ratificarlo. Hoy hemos sido testigos de un importante hito. Urgimos a todos los países a tomarse seriamente sus responsabilidades y aprobar leyes para que el Tratado entre en vigor y, así, convertir las palabras en acciones concretas. Armas bajo Control continuará defendiendo la universalización del Tratado pero, asimismo, también está lista para controlar y facilitar su puesta en práctica".

Armas bajo Control hace ahora un llamamiento a los más de cien países que han firmado el TCA a incorporar el acuerdo a sus legislaciones nacionales y ratificarlo. El Tratado, acordado en el mes de abril por una abrumadora mayoría de los miembros de Naciones Unidas, se convertirá en ley internacional una vez 50 países lo hayan ratificado.

"Firmar el Tratado no es suficiente. Los Gobiernos deben tomarse en serio su puesta en práctica. El objetivo de este documento es salvar vidas y cambiar la forma en la que el comercio de armas funciona. Requerirá cambios legislativos y, sobre todo, un cambio de conducta", subraya Roy Isbister de Saferworld.

Notas a los editores

Contacto para medios

Louis Belanger, Oficial de medios de Oxfam
+1 917 224 0834
skype: louisoxfam
Twitter: https://twitter.com/louis_press

Más información

Preguntas y respuestas: ¿Por qué necesitamos un tratado sobre el comercio de armas?

Más información acerca de la campaña Armas bajo Control