Nuevas tormentas provocan el caos en la damnificada Filipinas

Oxfam advierte del nuevo desastre que amenaza a las millones de personas desplazadas a causa del tifón Haiyan


Tras seis meses de temporada de lluvias, las violentas tormentas de esta última semana han provocado que miles de personas hayan sido evacuadas de sus tiendas o se vean obligadas a vivir en los centros de evacuación inundados.

El pasado noviembre, el tifón Haiyan dejó sin hogar a más de cuatro millones de personas. Las familias, que han tratado de reparar sus casas con trozos de edificios derruidos y lonas de plástico, viven ahora bajo estructuras endebles, muy vulnerables ante las inundaciones o los corrimientos de tierras.

En Guiuan, la primera ciudad que el tifón encontró en su camino, muchas tiendas se han derrumbado bajo el peso de la lluvia acumulada y las lonas de plástico han sido arrancadas por el viento, dejando a las personas expuestas a los elementos.
 
"Las personas tienen dificultades para encontrar lugares seguros y al abrigo donde refugiarse", señala el director de país de Oxfam en Filipinas, Justin Morgan. "El tifón Haiyan ha dejado a más personas sin hogar que el tsunami que afectó al sudeste asiático en 2004. Con sólo tres centros de evacuación de los 32 que había en Guiuan tras el tifón, estas tormentas pueden provocar otro desastre que se sumaría a la catástrofe ya sufrida".

Millones de personas viven en terribles condiciones debido a la falta de refugio adecuado y se encuentran expuestas a padecer enfermedades transmitidas por el agua y problemas respiratorios.

Se necesitan más fondos urgentemente

Los donantes se han comprometido generosamente a financiar con 331 millones de dólares la respuesta de emergencia pero el presupuesto de Naciones Unidas para proporcionar refugio apenas cuenta con un 24% de los fondos necesarios. Esto significa que cerca de 400.000 personas no podrán acceder a un refugio temporal adecuado a menos que se faciliten más fondos.

El Gobierno está proporcionando alojamiento provisional a las víctimas pero, sin embargo, los actuales planes no satisfacen las necesidades del gran número de personas damnificadas.

"Los refugios temporales tienen dificultades para resistir las tormentas que estamos soportando en Filipinas", afirma Morgan. "En uno de los países más proclives a sufrir desastres naturales es clave poder ofrecer rápidamente alojamiento seguro y construir centros de evacuación de calidad para quienes viven en lugares peligrosos y difíciles".

"El Gobierno se ha comprometido a construir viviendas mejores de las que había en la región antes de que ésta se viese afectada por el tifón. Estas tormentas no han hecho sino demostrar lo importante que es que cumpla con su compromiso".

Oxfam ha señalado que se necesitan urgentemente fondos para adquirir materiales de construcción como herramientas, tejados de chapa ondulada o placas de cimentación de hormigón.

Al mismo tiempo, el Gobierno, las Naciones Unidas y las organizaciones humanitarias deben trabajar con las personas afectadas para encontrar y desescombrar rápidamente terrenos seguros en los que éstas puedan refugiarse de forma temporal o permanente.

Notas a los editores

Disponemos de nuevas fotografías de las evacuaciones y el estado de los campos en Filipinas.

Contacto para medios

Puede ponerse en contacto con Anna Ridout en Filipinas en el +63 916 674 9742/ +63 919 509 8134 o en aridout@oxfam.org.uk