Los refugiados sursudaneses en Uganda se enfrentan a grandes riesgos a pesar del alto el fuego

La organización internacional Oxfam ha advertido hoy de que a pesar de que el acuerdo de alto el fuego alcanzado ayer es símbolo de progreso a nivel político, la falta de recursos de los más de los 50.000 sursudaneses refugiados en Uganda supone una gran presión para las comunidades de acogida.

Más de mil refugiados sursudaneses, en su mayoría mujeres, niños y niñas, llegan cada día a los distritos de Arua y Adjumani, en el norte de Uganda. Los equipos de Oxfam sobre el terreno están siendo testigos de la grave escasez de agua potable y de la falta de instalaciones sanitarias y de saneamiento. Es necesario satisfacer urgentemente estas necesidades para evitar que se conviertan en una amenaza para la salud de tanto las comunidades refugiadas como de las de acogida.

El director de país de Oxfam en Uganda, Peter Kamalingin, ha señalado: "En el pasado, las comunidades locales de Arua y Adjumani han acogido generosamente a personas refugiadas de Sudán del Sur. Sin embargo, en esta ocasión, el enorme  número de refugiados es motivo de gran preocupación. Debemos hacer todo lo que podamos para redoblar nuestros esfuerzos y ayudar a las personas refugiadas a la vez que garantizamos que las comunidades de acogida tengan acceso suficiente a agua, instalaciones sanitarias, escuelas y alimentos."

Notas a los editores

Contacto para medios

Para más información, por favor contactad con:

Dorah Ntunga in Kampala: dorah.ntunga@oxfamnovib.nl al +256 774853745

Aimee Brown en Nairobi abrown@oxfam.org.uk al +254 736 666 663