Alerta en Sudán del Sur: respondamos a la crisis humanitaria ahora o enfrentémonos a una catástrofe mayor después

La seguridad de siete millones de personas se está deteriorando rápidamente en Sudán del Sur. Oxfam considera que el Gobierno de Sudán del Sur y las partes en conflicto deben acordar inmediatamente un alto el fuego. Asimismo, la comunidad internacional debe incrementar sus esfuerzos para poner fin al conflicto y salvar vidas con una inyección masiva de fondos de ayuda de emergencia.

Oxfam se ha unido a otras 21 organizaciones en la publicación del informe Loaded Guns and Empty Stomachs (Fusiles cargados y estómagos vacíos, en su traducción al español).

Winnie Byanyima, directora ejecutiva de Oxfam Internacional, ha declarado: “¿Cuántas vidas se han de perder antes de que las partes en conflicto dejen las armas y los donantes respondan con más recursos? Si no actuamos ahora, en las próximas semanas y meses nos enfrentaremos a una catástrofe humanitaria aún mayor”.

Alto riesgo de inseguridad alimentaria en las próximas semanas

La ONU tiene previsto actualizar su análisis oficial de la seguridad alimentaria a principios del mes que viene. Ya hay siete millones de personas en riesgo de sufrir inseguridad alimentaria grave a lo largo del próximo año a menos que reciban más ayuda. Más de un millón de personas han tenido que abandonar sus casas debido al conflicto, de las cuales 270.000 han huido a países vecinos. Se han destruido mercados y centros sanitarios. Hacer que la ayuda llegue a la población está resultando muy difícil, e incluso imposible en algunas zonas. Los cultivos también han resultado perjudicados, pues no se han plantado suficientes semillas, y las lluvias estacionales complican aún más la situación.

Las organizaciones afirman que, antes de que estallara el último conflicto en diciembre, la seguridad alimentaria de Sudán del Sur parecía prometedora, si bien todavía era vulnerable. Pero los combates desataron una crisis humanitaria, desplazando a un millón de personas y sumiendo a muchas más en el hambre.

"Tenemos que aprender de los errores del pasado"

“La comunidad internacional parece haberse quedado perpleja ante el rápido deterioro de la situación. Le está costando encontrar un modo coherente de responder”, explica Winnie Byanyima. “Tenemos que aprender de los errores del pasado para no repetirlos. Es posible evitar que se produzca una matanza masiva en Sudán del Sur, pero no podemos dejarlo todo en manos de la esperanza y la buena suerte. Debemos actuar.”

Se está gestando una grave crisis alimentaria y nutricional. “La tasa de desnutrición ya es alarmante. Pero aún estamos a tiempo de evitar lo peor”, afirma Winnie Byanyima. Un niño o niña con desnutrición severa tiene nueve veces más probabilidades de morir si no recibe tratamiento que uno bien nutrido. En enero de 2014, había ya el doble de menores desnutridos en los comedores de Junqali y Alto Nilo que un año antes.

La conferencia de donantes de Oslo que tendrá lugar el 20 de mayo constituye una oportunidad para que la comunidad internacional negocie el final del conflicto y amplíe la asistencia alimentaria. Actualmente, el llamamiento del Grupo de Seguridad Alimentaria para recaudar 655,2 millones de dólares ha alcanzado solo un 25,4% de su objetivo de recaudación. Oxfam trabaja en seis zonas de Sudán del Sur, desde la capital Yuba a la ciudad norteña de Melut, y ha ayudado a 130.000 personas que se han visto atrapadas en la crisis. También está ayudando a los refugiados en Uganda y Gambela (Etiopía) llevando a cabo labores de abastecimiento de agua y saneamiento.

Notas a los editores

Contacto para medios

Aimee Brown, asesor regional de prensa en HECA, +254 731 859 413 o abrown@oxfam.org.uk
Ian Bray, responsable de prensa de Oxfam GB, +44 (0)7721 461339 o ibray@oxfam.org.uk
Matt Grainger, Oxfam Internacional, +44(0)7730680837 o matt.grainger@oxfaminternational.org