Los donantes se reúnen mientras la amenaza del cólera se extiende en Sudán del Sur

La necesidad de más fondos vitales para salvar vidas en Sudán del Sur aumenta a medida que las lluvias imposibilitan el acceso humanitario y se incrementa el riesgo de contagio

La población de Sudán del Sur, afectada por el conflicto y el hambre, se enfrenta esta semana a una nueva amenaza: el cólera. El brote de esta enfermedad altamente contagiosa, detectado en Juba justo antes de la conferencia de donantes que se celebrará mañana en Oslo bajo el auspicio de Naciones Unidas y el Gobierno de Noruega, evidencia la necesidad de recaudar fondos de manera urgente para responder a la dramática crisis humanitaria que afecta al país más joven del mundo.

La directora de país de Oxfam en Sudán del Sur, Cecilia Milan, presente en Oslo, ha señalado: "La confirmación de 138 casos de cólera en Juba es un cruel recordatorio de la multitud de riesgos a los que la población de este país ha estado expuesta desde que el conflicto estallase en diciembre de 2013. No cabe duda de que la comunidad internacional debe actuar ya para evitar la creciente crisis alimentaria y, ahora, esta potencial emergencia para la salud pública".

Áreas urbanas y campos de desplazados, en mayor riesgo

El cólera se propaga a través del agua contaminada y el contacto con personas o alimentos infectados, por lo que los superpoblados campos de desplazados, los asentamientos temporales y las áreas urbanas son las zonas que entrañan un mayor riesgo. Si no se trata, esta enfermedad puede resultar fatal en el 50% de los casos mientras que, si se atiende adecuadamente a los enfermos, este porcentaje se reduce al 1%. Aunque las medidas de prevención y tratamiento son sencillas, debido a la grave falta de financiación para la respuesta a la emergencia en Sudán del Sur, las vidas de miles de personas están en peligro. Las organizaciones presentes carecen de los fondos necesarios para responder rápidamente a este brote.

Milan afirma: "Los ciudadanos y ciudadanas de Sudán del Sur han sufrido demasiado. El conflicto ya se ha cobrado demasiadas vidas y miles están en riesgo ante la amenaza del hambre. No podemos quedarnos de brazos cruzados y ver cómo una crisis de salud pública se lleva otras tantas más. Las organizaciones presentes en el país estamos preparadas para responder y hacer cuanto sea necesario para evitar que la enfermedad y el hambre se propaguen. Pero necesitamos que los donantes nos den su apoyo y nos proporcionen fondos de vital importancia para que podamos hacer nuestro trabajo".

Naciones Unidas ha revisado su llamamiento económico que actualmente asciende a 1.800 millones de dólares (hasta diciembre de 2014). Hasta ahora, tan sólo se han recaudado 515 millones de dólares. La ONU prevé que para el mes de diciembre cuatro millones de personas padezcan hambre, siete millones necesiten ayuda humanitaria de algún tipo, 1,5 millones se encuentren desplazadas y más de 850.000 huyan a países vecinos.

Además de hacer un llamamiento a los donantes para que en la conferencia de Oslo comprometan más fondos, Oxfam solicita al público que también contribuya al llamamiento para esta emergencia.

Acceso humanitario, protección de civiles y más recursos, las claves de Oslo

La conferencia de Oslo se centra en cuatro áreas clave: acceso humanitario, protección de la población civil, respuesta regional para ayudar a las personas refugiadas y recursos para una respuesta adecuada. Si no se abordan estas cuatro cuestiones en los próximos meses, las víctimas de este conflicto corren el riesgo de verse sumidas en una crisis alimentaria de proporciones catastróficas. Con el comienzo de la temporada de lluvias, las carreteras y los ríos anegados resultan intransitables, haciendo que el acceso a las comunidades damnificadas sea casi imposible y creando las condiciones idóneas para una mayor propagación de la enfermedad

Los países vecinos y donantes deben también utilizar los canales diplomáticos para garantizar que el actual alto al fuego se mantiene pues sin el cese del conflicto, las condiciones sólo empeorarían, obligando a miles de personas a abandonar sus hogares y dificultando el vital suministro de ayuda humanitaria.

La respuesta humanitaria de Oxfam

Hasta ahora, desde Oxfam hemos proporcionado ayuda a más de 180.000 personas en Sudán del Sur y 63.000 en Uganda, y hemos trabajado para evitar brotes de enfermedades contagiosas facilitando el acceso a agua potable y saneamiento y suministrando enseres básicos como mosquiteras, mantas, hornillos y carbón para cocinar. Desde Oxfam también apoyamos iniciativas para la construcción de la paz en las comunidades en las que trabajamos, tanto en Sudán del Sur como en Uganda. Nuestro objetivo es ampliar nuestra labor para ayudar a muchas más personas pero, para ello, precisamos de más fondos.

En respuesta al brote de cólera detectado en Juba, desde Oxfam construiremos letrinas (sólo el 15% de las personas de Sudán del Sur tienen acceso a letrinas), proporcionaremos cubos, trataremos el agua, movilizaremos a las comunidades para recoger deshechos y promoveremos buenas prácticas de higiene para reducir el contagio de la enfermedad. Se espera contener el brote de cólera mediante una respuesta rápida.

Contacto para medios

Para más información o concertar una entrevista, póngase en contacto con:

Aimee Brown en Juba: abrown@oxfam.org.uk o en el +211 914 073 818.

Christina Corbett en Oxford: ccorbett@oxfam.org.uk o en el +44 7557 48 37 58.

Por favor, apoye la petición de Oxfam para la emergencia en Sudán del Sur