La crisis en Gaza está fuera de control

La crisis en Gaza está entrando en una situación descontrolada, con el suministro de agua bajo mínimos y una crisis de salud pública inminente, según ha advertido Oxfam. El fracaso del último anuncio de alto el fuego significa que muchas más vidas estarán en riesgo.

Las condiciones son cada vez más desesperadas en las escuelas y edificios en los que se han refugiado unas 450.000 personas. Muchas están recibiendo tan sólo tres litros de agua potable al día, muy por debajo de los estándares internacionales de emergencia. La destrucción masiva de los sistemas de agua y alcantarillado y de los suministros de energía eléctrica ha reducido el abastecimiento de agua para los 1,8 millones de habitantes de Gaza.

Los vertidos de aguas residuales amenazan con contaminar las fuentes de agua y aumenta el riesgo de enfermedades. Ya hay informes de 30 casos de meningitis, así como afecciones de la piel entre los niños y casos de gastroenteritis.

Equipos de Oxfam y organizaciones locales con las que trabaja la ONG están trabajando día y noche para abastecer de agua a 70.000 personas, pero la destrucción masiva de la infraestructura y los bombardeos israelíes en curso implican que los trabajadores humanitarios están cada vez con más presión y luchando para satisfacer las necesidades más básicas.

La destrucción de la única planta eléctrica de Gaza a principios de esta semana ha sumido gran parte de Gaza en la oscuridad y ha dejado sin funcionar bombas de agua que eran vitales para abastecer a la población. Tres de las cuatro principales fuentes de subministro eléctrico de Gaza han sido completamente destruidas o gravemente dañadas por la violencia de las últimas semanas, cortando más del 80 por ciento de energía. La mayoría de los suministros de agua municipales han dejado de funcionar.

Débil respuesta de la comunidad internacional

"El nivel de destrucción es mucho peor que cualquier cosa que hayamos visto en las operaciones militares anteriores y la situación está empeorando por momentos. Decenas de miles de familias han huido, pero están atrapadas sin un lugar seguro para escapar, refugiándose en terribles condiciones y aterrorizadas. La respuesta de la comunidad internacional para que cese ese sufrimiento sido hasta ahora vergonzosamente débil. Cada día que pasa, se están poniendo en riesgo muchas más vidas de civiles.", ha manifestado Nishant Pandey, director de país de Oxfam en el Territorio Ocupado Palestino e Israel.

Los hospitales en los que Oxfam trabaja se están esforzando enormemente para salir adelante. Seis de los nueve hospitales más ocupados de Gaza han sido directamente afectados o gravemente dañados, con tres de ellos ahora cerrado. Otros cuatro centros de salud apoyados por Oxfam y muchos otros han sido dañados o cerrados. Muchos centros de salud se están quedando sin combustible para mantener las operaciones de salvamento en marcha.

"Oxfam condena el lanzamiento de cohetes desde Gaza hacia Israel, pero esto no justifica el uso desproporcionado de la fuerza por parte de Israel, que ha matado a tantos civiles y ha destruido gran parte de Gaza. Todos los civiles, ya sean palestinos o israelíes, tienen derecho a vivir en seguridad, pero las operaciones militares que llevan tales niveles de destrucción y muerte no harán que nadie esté más seguro a largo plazo ", dijo Pandey.

Oxfam manifiesta que la comunidad internacional debe hacer mucho más para asegurar un alto el fuego urgente y permanente, ya que la paz duradera sólo será posible con el fin del actual bloqueo de Gaza. Durante los últimos siete años, la gente e Gaza ha estado viviendo bajo un bloqueo israelí que impide el libre flujo de bienes y personas dentro y fuera de Gaza, devastando la economía y restringiendo severamente los medios de vida de las personas.

Contacto para medios

Contamos con portavoces en la zona que pueden que pueden dar testimonio en español, francés, inglés, árabe, italiano, catalán y holandés.

Contactar con Alun McDonald para entrevistas y materiales para medios: alun.mcdonald@oxfamnovib.nl, +972546395002, Twitter: @alunmcdonald