Un campesino muestra un plantación de yuca. Autor: Antonia Ureña/Oxfam
Paraguay está entre los 10 países más desiguales del planeta

Paraguay: campesinos sin tierra, tierra sin campesinos

Porfirio Núñez Mendoza es campesino, pero no tiene tierra. Como él, miles de hombres y mujeres constituyen la población rural de Paraguay, la más grande y la más pobre. La desigualdad en la distribución de tierras y el aumento de campesinos que no tienen terrenos para cultivar hace cada vez más difícil el acceso a los alimentos en un país donde –paradójicamente- la agricultura es una actividad clave del crecimiento económico.


“Nosotros cada mes tenemos una asamblea donde buscamos soluciones a nuestros problemas de tierra, sobre todo para tener un espacio para cultivar, porque el maíz, la mandioca y los porotos que cultivamos es lo único que tenemos para comer”, cuenta Porfirio. Él, su familia y sus vecinos trabajan para dueños de otras tierras, pero sus ingresos no superan los cinco dólares. En esas condiciones comprar alimentos se vuelve un lujo.


“Quisiéramos tener tierra buena, fértil; pero como ésa ya tiene dueño, sólo nos queda la tierra arenosa que no es buena”, explica Porfirio. De inmediato agrega “no somos pocos, sino la mayoría los que estamos en esta situación, a pesar de que en nuestro país la tierra es un derecho y cada uno debería tener su parcela, para cultivar la tierra y tener que comer.    


En Paraguay, el acceso a la tierra ha sido un problema histórico. Sin embargo, se ve agravado por el aumento del área cultivada de soja. La expansión de este cultivo tiene un impacto directo en el costo de las tierras, generando un incremento considerable en los precios de las propiedades, en especial de los departamentos de Alto Paraná, Itapúa, Caaguazú, Canindeyú y Amambay. Para familias de pequeños productores, esto hace inalcanzable el acceso a la tierra para la producción de alimentos básicos de autoconsumo y para el mercado interno.


Paraguay está entre los 10 países más desiguales del planeta y es el país con mayor inequidad en América Latina. Según estudios recientes el 1 0% de las personas con más tierra posee el 66,4% de las tierras. También es, junto a Brasil, una de las reservas de agua dulce más importante del continente. Esta es una de las razonas por las que Oxfam ha concentrado sus esfuerzos en la reducción de la pobreza rural y la incidencia en políticas agrarias, con especial énfasis en las poblaciones indígenas y rurales y en la equidad de género.