El Niño en Honduras: Mujeres rurales enfrentan los efectos de la sequía

Las comunidades más vulnerables son las que están haciendo frente a los efectos del fenómeno del Niño en América Latina.
Las comunidades más vulnerables son las que están haciendo frente a los efectos del fenómeno del Niño en América Latina.

Las comunidades más vulnerables son las que están haciendo frente a los efectos del fenómeno del Niño en América Latina. En Honduras, la comunidad del Corredor Seco ha afrontado la la pérdida de las cosechas agrícolas y una fuerte crisis alimentaria que afecta a más de 3500 familias en el departamento de Lempira, especialmente a niños de 0 a 5 años y a mujeres embarazadas.

En este contexto, las mujeres suelen ser las primeras afectadas en el hogar, ya que son ellas quienes tienen la responsabilidad de alimentar las familias. Reina Pérez, madre soltera de Lepaera, en Lempira, nos explicó que tuvo que aprender nuevas técnicas de cultivo. "Algún trabajo nos costó, pero aprendimos muchas técnicas que antes sólo se enseñaban a los hombres (…) además, administramos bien lo que nos dieron, y lo que cosechamos va directamente a la familia", enfatizó.

Posteriormente, Reina compartió su satisfacción por el buen desarrollo de sus plantas en comparación con los lotes vecinos -atendidos por hombres-, y señaló que el tiempo y esfuerzo que dedica a su parcela de cultivos ha rendido frutos para la nutrición de ella y su familia.

Junto a 1022 personas más, Reina Pérez siembra granos básicos en una de las 42 parcelas demostrativas comunitarias del proyecto “Respuesta humanitaria a personas afectadas por la sequía en Lempira”, implementado por Oxfam, la Comisión de Acción Social Menonita (CASM) y el Organismo Cristiano de Desarrollo Integral de Honduras (OCDIH) en los municipios de Lepaera, Las Flores, Candelaria y San Manuel de Colohete, en Lempira, Honduras.

El establecimiento de las parcelas y otras iniciativas de generación de ingresos, reducen los costos de producción e incrementa la productividad en pequeñas áreas de siembra a través del uso de cultivos tolerantes a la sequía y el desarrollo de prácticas culturales de conservación de suelos y agua que las familias seguirán practicando.

Los más afectados por la sequía son los niños y las mujeres embarazadas

Los daños asociados a la sequía tienden a ser más frecuentes y por períodos crónicos, afectando negativamente la calidad de vida de las personas. Durante la emergencia, la inseguridad alimentaria afecta a toda la población y sus efectos impactan sustancialmente a la niñez de 0-5 años, las mujeres embarazadas, madres lactantes, y adultos de la tercera edad.

Para contrapesar la falta de alimentos causada por la sequía, Rosa Bobadilla y su esposo Israel Torres fueron beneficiados por un sistema de transferencias de efectivo a través de cupones canjeables por alimentos. Bobadilla, madre de 5 hijos, nos relató las dificultadesque tuvo que afrontar ante la escasez de maíz: “fuimos buscando varios días para que alguien nos prestara, pero no se conseguía maíz. Lo que hemos sufrido, creemos que no volverá pasar", concluyó. Desde que la familia fue beneficiada por el proyecto, no ha recurrido al endeudamiento, señaló Torres.

Durante los meses más críticos de la escasez de alimentos, se suplieron con este proyecto las necesidades nutricionales de 1879 familias. Los alimentos brindados se seleccionaron considerando su aporte nutritivo, las necesidades de cada participante y en apego al patrón cultural de consumo.

 

El proyecto "Respuesta humanitaria a las personas de mayor vulnerabilidad afectadas por la sequía en el departamento de Lempira, del Corredor Seco de Honduras" se implementó con financiamiento del Gobierno de Suecia y el Departamento de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea (ECHO).