Crisis alimentaria en Etiopía

Fadumo vive en la región de Somalia y trabaja como pastora. “He perdido mi ganado. Antes, tenía 60 animales, ahora solo 20. Solo me queda un camello.¿Qué van a comer mis hijos? Foto: Tina Hillier/Oxfam
Fadumo vive en la región de Somalia y trabaja como pastora. “He perdido mi ganado. Antes, tenía 60 animales, ahora solo 20. Solo me queda un camello.¿Qué van a comer mis hijos? Foto: Tina Hillier/Oxfam

Etiopía, junto con Kenia y Somalia, sufre una terrible sequía que ha desembocado en una crisis humanitaria. Millones de personas se enfrentan a una grave escasez de agua y alimentos y necesitan ayuda humanitaria urgentemente. Con tu ayuda podemos salvar más vidas

Además de los 18 meses de sequía provocados por El Niño y el aumento de las temperaturas debido al cambio climático, el Cuerno de África se enfrenta ahora a otra sequía como consecuencia de la La Niña y los patrones meteorológicos del océano Índico (conocidos como el dipolo del océano Índico).

Asimismo, la continua escasez de lluvias ha mermado las estrategias de respuesta de comunidades ya de por sí vulnerables.La sequía ha acabado con los cultivos y matado al ganado, mientras que la falta de agua potable aumenta la amenaza del cólera y otras enfermedades.

El hambre extrema acecha

En Etiopía, 8,5 millones de personas se enfrentan al hambre extrema, sobretodo en la región de Somalia meridional. 700.000 de ellas están al borde de la inanición. Esta cifra probablemente aumente de manera considerable durante la próxima estación ya que las previsiones sitúan el nivel de precipitaciones por debajo de la media. Los niveles de agua han disminuido rápidamente y la pérdida generalizada de ganado ha asolado numerosas comunidades que dependen del mismo para sobrevivir.

Se estima que 9,2 millones de personas tendrán un acceso limitado al agua potable y que 300.000 niños padecerán desnutrición grave en 2017. El brote de diarrea líquida aguda de la región ha empeorado. Solo en marzo se documentaron  más de 21.000 casos según la Organización Mundial de la Salud.

La escasez de alimentos y agua ha aumentado el número de desplazamientos entre las personas afectadas por la seguía, lo que aumenta la presión en las zonas que reciben a estas personas. En febrero de 2017, Etiopía contaba con alrededor de 780.000  personas refugiadas lo que la sitúa entre los países africanos que más personas refugiadas recibe.

Distribución de los alimentos proporcionados por el Gobierno etíope en el refugio temporal de Korile, en la región de Somalia, donde las zonas de pastoreo se enfrentan a la profunda escasez de agua y alimentos. Foto: Tina Hillier/OxfamDistribución de los alimentos proporcionados por el Gobierno etíope en el refugio temporal de Korile, en la región de Somalia, donde las zonas de pastoreo se enfrentan a la profunda escasez de agua y alimentos.​ Foto: Tina Hillier/Oxfam

La respuesta humanitaria de Oxfam

Estamos proporcionando asistencia vital inmediata por toda la región del Cuerno de África y buscando soluciones a largo plazo para la sequía.

En Etiopía, nuestra respuesta se centra en la región de Somalia meridional, ya que ha sido la más afectada y la que menos ayuda recibe por parte de otras organizaciones humanitarias.

Proporcionamos acceso a agua potable, saneamiento y medios de subsistencia de una manera integrada a través de la construcción de pozos, letrinas e infraestructuras de aseo. También organizamos talleres sobre buenas prácticas de higiene. Hasta el momento hemos facilitado el acceso a agua limpia a más de 653.000 personas y hemos vacunado a más de 212.000 cabezas de ganado.

También trabajamos para mejorar y reparar los pozos de perforación, crear sistemas de recolección de agua así como proporcionar dinero para que las personas puedan comprar alimentos no solo para ellas mismas sino también para el ganado, además de tratamientos para este último.

Debemos actuar ahora

La situación humanitaria se deteriora rápidamente. La próxima estación de lluvias ya se está retrasando en algunas zonas y la preocupación aumenta cada vez más ya que se cree que la situación va a empeorar, lo que aumentará la crisis que ya sufren las comunidades a lo largo de la región.

No podemos esperar a que la lluvia no llegue. Disponemos de poco tiempo para evitar lo peor y debemos actuar ahora.

Necesitamos aumentar con urgencia nuestra respuesta humanitaria para así conseguir alimentos y agua potable para aquellas personas que se enfrentan a la inanición. Ayúdales: haz un donativo