Crisis en Sudán del Sur

Un grupo de niños de Sudán del Sur asisten a una sesión de entrenamiento en la prevención del cólera, en Mingkaman, Sudán del Sur. Foto: María Sánchez Contador / Intermón Oxfam
Un grupo de niños de Sudán del Sur asisten a una sesión de entrenamiento en la prevención del cólera, en Mingkaman, Sudán del Sur. Foto: María Sánchez Contador / Intermón Oxfam

Sudán del Sur se enfrenta actualmente a una grave crisis humanitaria y a niveles alarmantes de inseguridad alimentaria debido a un conflicto interno. Millones de personas huido de sus casas y dependen de la ayuda internacional.  Ayúdanos a proporcionar asistencia vital a más gente afectada por este conflicto. 

Una catástrofe de origen humano

Tras la crisis de poder de 2013, Sudán del Sur se vio inmersa en una profunda crisis política, étnica y nacional que rápidamente se extendió por diferentes zonas del país y provocó la muerte a miles de mujeres, niños y hombres.

Desde entonces, más de 2,5 millones de personas (una de cada cinco) se han visto obligadas a desplazarse debido a esta guerra brutal. De ellas, un total de 1,6 millones se han desplazado internamente en Sudán del Sur y más de 830.000 han buscado refugio en los países vecinos, principalmente en Etiopía, Kenia, Sudán y Uganda. 4,8 millones de personas necesitan desesperadamente alimentos y agua potable.

Una de las crisis alimentarias más graves del mundo

Muchas de las comunidades rurales, que dependían completamente de la agricultura y el pastoro, se han visto obligadas a abandonar sus hogares, granjas y ganado. Hoy no tienen con qué alimentarse. El país se encuentra en un declive económico a causa del aumento de los precios de los alimentos y el combustible,  y en consecuencia, del coste de la vida. Los mercados comerciales y locales se han visto afectados y las reservas alimentarias se han agotado.

La capacidad de la gente para lidiar con la creciente inseguridad alimentaria está llegando a un punto crítico. Es una de las peores crisis alimentarias del mundo, y empeorará aún más si la violencia continúa. Además, el impacto de la peor cosecha desde la independencia del país en 2011 está siendo enorme: Se calcula que alrededor de 5,3 millones de personas padecerán hambre este año y necesitarán asistencia alimentaria de urgencia.  Se calcula que más de 686.000 niñas y niños menores de cinco años (uno de cada cuatro) están desnutridos.

“Food is the most important need in our community, I see that health issues are also important. That’s why our teachers encourage us to keep our hands clean." Ladu, student, Gondoroko Island.

El trabajo de Oxfam

Desde el comienzo de la crisis, hemos proporcionado asistencia humanitaria a casi 860.000 personas en ocho zonas diferentes en Sudán del Sur mediante la coordinación y la provisión de alimentos de emergencia, agua potable e instalaciones de saneamiento, información sobre buenas prácticas de higiene, combustible y ayudas económicas. También proporcionamos ayuda a alrededor de 100.000 refugiados sursudaneses en Etiopía y 145.000 en Uganda, así como a las comunidades que les acogen.

A través de nuestro programa de desarrollo a largo plazo, en colaboración con organizaciones socias de Sudán del Sur, 350.000 personas han recibido ayuda. Hemos llevado a cabo actividades para la mejora de la agricultura y la recuperación de los medios de vida, la consolidación de la paz y la reconciliación, así como también la buena gobernanza. 

Continuamos trabajando para frenar la epidemia de cólera que afecta la capital del país, Juba. 20.000 residentes se benefician ya de nuestro trabajo en agua y saneamiento. Concretamente, estamos reparando pozos, construyendo letrinas, distribuyendo pastillas de jabón, cubos y tabletas de tratamiento de agua. También se llevamos a cabo campañas informativas sobre la prevención y el tratamiento del cólera y actividades de promoción de la higiene.

Evitar emergencia mayor

Nuestro trabajo en Sudán del Sur está consiguiendo cambios, pero cada vez se hace más complicado distribuir ayuda a las comunidades y acceder a las zonas afectadas debido a la reanudación y el aumento de la violencia.

Oxfam pide que se ejecute el acuerdo de paz firmado el año pasado (agosto de 2015) y que haya acceso ilimitado a las áreas de conflicto para distribuir los tan necesarios suministros. Los donantes deben cumplir con sus compromisos previos y desembolsar rápidamente fondos para lidiar con una situación humanitaria y económica que sigue empeorando.

Actualizado a septiembre de 2016