Crisis en Sudán del Sur

Un grupo de niños de Sudán del Sur asisten a una sesión de entrenamiento en la prevención del cólera, en Mingkaman, Sudán del Sur. Foto: María Sánchez Contador / Intermón Oxfam
Un grupo de niños de Sudán del Sur asisten a una sesión de entrenamiento en la prevención del cólera, en Mingkaman, Sudán del Sur. Foto: María Sánchez Contador / Intermón Oxfam

En Sudán del Sur, el conflicto ha obligado a desplazarse a millones de personas, que se han visto privadas de acceso a alimentos, agua potable o sus medios de vida. Desde Oxfam trabajamos en todo el país y en países vecinos para ayudar a las víctimas del conflicto proporcionándoles ayuda de emergencia. 

Actualmente estamos proporcionando agua potable, asistencia sanitaria y alimentos de emergencia a más de medio millón de personas afectadas por este conflicto.

La situación

Tras décadas de luchas, en julio de 2011 Sudán del Sur se convirtió formalmente en un Estado independiente. Había grandes esperanzas de crecimiento y muchas personas creyeron que no volverían a vivir un conflicto en el país por el que durante tiempo y tanto habían luchado. 
Desgraciadamente, a mediados de diciembre de 2013, en Juba se produjeron una serie de enfrentamientos que pronto se convirtieron en una crisis política, étnica y nacional.
Desde entonces, cerca de 1,5 millones de personas se han visto obligadas a desplazarse internamente y  760.000 han huido a Etiopía, Kenia, Sudán y Uganda. Tras el estallido del conflicto, muchas familias abandonaron sus hogares sin alimentos, dinero o medios para adquirir ingresos.

  • Actualmente, 2,4 millones de personas padecen inseguridad alimentaria, un aumento del 60% comparado con las cifras proporcionadas durante el mismo período el año pasado (diciembre de 2014).
  • Se estima que 235.000 niños y niñas sufren una severa malnutrición.
  • Más del 55% de los habitantes de Sudán del Sur carecen de acceso a agua apta para el consumo. Recientemente, el país ha sufrido un brote de cólera y la crisis  aún no se ha acabado.
  • Los precios de los alimentos han subido exponencialmente y los mercados se ven obligados a cerrar su actividad a causa del conflicto.

Qué está haciendo Oxfam

Un equipo de Oxfam trabaja por todo el país para impulsar la recuperación de los medios de vida y proporcionar ayuda humanitaria. Nuestra labor se centra en suministrar agua apta para el consumo, servicios sanitarios y apoyo a los medios de vida, y trabajamos con organizaciones socias para la construcción de la paz y en cuestiones de gobernanza. Sin embargo, proporcionar ayuda humanitaria de primera necesidad sin poner a la gente en riesgo es todo un reto.

Brindamos apoyo a 700.000 personas proporcionándoles ayuda humanitaria en forma de agua potable, instalaciones higiénicas, alimentos, combustible y apoyo para sus medios de vida, entre otros. De estas, 350.000 han recibido agua apta para el consumo y aprendido buenas prácticas de higiene y saneamiento para evitar el contagio del cólera y otras peligrosas enfermedades, y más de 340.000 personas han recibido ayuda alimentaria o apoyo para recuperar sus medios de vida directamente.

  • Coordinamos entregas y distribuciones de comidas mensuales entre las personas desplazadas por el conflicto, así como entre las comunidades que las acogen. 
  • Prevenimos el contagio de enfermedades mediante la construcción de letrinas en los campamentos y los asentamientos para proporcionar espacios sanitarios seguros.
  • Distribuimos semillas y herramientas agrícolas en las comunidades desplazadas para promover el cultivo de frutas y verduras.
  • Hasta el momento hemos proporcionado ayuda a más de 350.000 personas mediante programas a largo plazo de seguridad alimentaria y medios de vida dirigidos a apoyar la agricultura, la construcción de la paz, la buena gobernanza y a la sociedad civil.
  • Hemos proporcionado ayuda a más de 100.000 refugiados sudaneses en Etiopía y a 145.000 en Uganda.

Oxfam en Sudán del Sur

Oxfam trabaja en Sudán del Sur desde 1983, proporcionando ayuda humanitaria a las víctimas de conflictos, sequías e inundaciones, así como ayuda para el desarrollo a largo plazo a algunas de las comunidades más vulnerables.

Actualizado a 10 de diciembre de 2015