Trabajar para dejar de depender del carbón

¿Algunas vez has probado a comer carbón? Oxfam denuncia así en un acto que el cambio climático amenaza los alimentos de los que todos dependemos para vivir. Crédito de la foto: Ainhoa Goma/Oxfam
¿Algunas vez has probado a comer carbón? Oxfam denuncia así en un acto que el cambio climático amenaza los alimentos de los que todos dependemos para vivir. Crédito de la foto: Ainhoa Goma/Oxfam

El cambio climático ya afecta a la producción de alimentos y es la principal amenaza de la lucha contra el hambre. Desde que se iniciase la revolución industrial, el carbón –responsable de un tercio de todas las emisiones de CO2 del mundo– es el principal causante del cambio climático. Y son las personas más vulnerables y las que padecen una mayor inseguridad alimentaria del mundo las que sufren de forma desproporcionada los efectos de este fenómeno. Así, la quema de carbón está agravando la desigualdad aún más.

Las plantas carboeléctricas pueden considerarse armas de destrucción del clima que agravan los cambios en los patrones meteorológicos, destruyen cosechas, disparan los precios de los alimentos y, en última instancia, provocan que más y más personas padezcan hambre.  Por este motivo, desde Oxfam urgimos a los países ricos a acabar urgentemente con su dependencia del carbón y a abastecerse con un 100% de energías renovables. Los países en desarrollo, algunos de los cuales ya están tomando medidas ambiciosas al respecto, deben recibir apoyo para desarrollar sus economías en base a energías renovables.

A continuación puedes ver el trabajo que estamos llevando a cabo desde Oxfam en este ámbito:

REINO UNIDO

A lo largo de la historia reciente, los países ricos como el Reino Unido han contribuido enormemente al cambio climático. Es hora de que el Reino Unido lidere la lucha contra el cambio climático y dé ejemplo publicando un plan para abandonar el carbón. Nunca antes ha habido un mejor momento para demandar al Gobierno británico que renuncie al carbón. A la vista de la próxima cumbre climática de diciembre en París, donde los líderes mundiales deberán alcanzar un acuerdo contra el cambio climático, el Reino Unido debe liderar esta lucha poniendo fin a las emisiones de las plantas carboeléctricas. De lo contrario, nos arriesgamos a que el cambio climático y el hambre en el mundo se agraven aún más.

FRANCIA

Francia, a través de dos empresas públicas: EDF y Engie (ex-GDF Suez), es uno de los principales financiadores de proyectos basados en el carbón en otros países, entre ellos, diversas y contaminantes plantas carboeléctricas en Reino Unido, Polonia y Sudáfrica. El pasado 19 de mayo, Oxfam Francia publicó un informe junto con Amigos de la Tierra en el que revelaba que estas plantas carboeléctricas emitían cada año el equivalente a casi la mitad de las emisiones de CO2 de Francia. En este año 2015, en el que se celebrará la cumbre sobre el clima en París, el Gobierno francés debe liderar con el ejemplo y hacer que EDF y Engie dejen de invertir en carbón y de financiar nuevos proyectos inmediatamente. A menos que Francia asuma el liderazgo de esta transición para abandonar el carbón, ¿cómo se espera que los países en desarrollo también lo hagan? Si quieres, puedes mostrar tu apoyo durante todo el año a nuestras acciones en Francia. 

ALEMANIA

Durante la reunión de los ministros de Energía del G7, que tuvo lugar durante los pasados 11 y 12 de mayo, Oxfam Alemania lanzó su campaña "Kohle kostet Leben!" ("El carbón cuesta vidas", en su traducción al español). La campaña incluía un informe sobre el uso de carbón en Alemania y sus consecuencias climáticas en el Sur global, una página web y una petición dirigida a la canciller Angela Merkel demandando el abandono del carbono. 

Con esta campaña, Oxfam Alemania insta al Gobierno alemán a cerrar las plantas carboeléctricas más antiguas e ineficientes para el año 2020 y a asegurar que Alemania cumple con su objetivo de reducir las emisiones de carbono en un 40% para 2020. Asimismo, Oxfam Alemania también hace un llamamiento a abandonar por completo el carbón para el año 2040 y a usar un 100% de energías renovables para 2050. Finalmente, la campaña también pretende que el Gobierno alemán deje de financiar proyectos en el extranjero (a través de KfW y la agencia alemana de crédito a la exportación, Euler Hermes AG) y, en su lugar, financiar proyectos de energías renovables.

RUSIA

Rusia es un importante emisor de carbono y cuenta con vastas reservas de recursos fósiles, especialmente carbón. Sin embargo, las fuentes de energía renovable tienen el potencial de satisfacer sus necesidades energéticas domésticas, además de proporcionar suficiente energía "verde" para exportar. Un paso inteligente en esta dirección sería abandonar el carbón y potenciar el uso de energías renovables que contribuyeran a reducir las emisiones de carbono, la contaminación local, los riesgos sanitarios y el coste de la electricidad para las personas con pocos ingresos.

Oxfam Rusia está llevando a cabo un estudio para analizar qué políticas se necesitan a nivel nacional y que incluye 2-3 estudios de caso sobre provincias rusas y las oportunidades y barreras de la expansión de las energías renovables. También trabaja en un proyecto piloto que se está llevando a cabo en la región de Altai para instalar una bomba de calor y minimizar la combustión de carbón en una escuela. 

RECURSOS

"Que coman carbón: Por qué el G7 debe dejar de quemar carbón para luchar contra el cambio climático y el hambre".

"Speaking Truth to Power: Why energy distribution, more than generation, is Africa's poverty reduction challenge" (solo disponible en inglés).

"Powering up against poverty: Why renewable energy is the future" (solo disponible en inglés).

"John Magrath's blogs on solar energy" (solo disponible en inglés).