Colombia: De la catástrofe a la oportunidad, una experiencia de adaptación al Cambio Climático

Acueducto artesanal que transporta el agua a través de mangueras e irriga el agua con agua de un motor que funciona con luz solar. El proceso de purificación se hace con filtros y trampas de grasa. Foto: Oxfam
Acueducto artesanal que transporta el agua a través de mangueras e irriga el agua con agua de un motor que funciona con luz solar. El proceso de purificación se hace con filtros y trampas de grasa. Foto: Oxfam

En 2007, el Río Sinú en Córdoba (Colombia) se desbordó dejando cerca de cien mil damnificados. Desde entonces, 609 familias -en su mayoría integradas por pescadores y amas de casa- decidieron dejar de ser víctimas de la sequía y de las inundaciones e integrar los efectos del  cambio climático a sus medios de vida

Las soluciones a las sequías y a las inundaciones las encontraron en su espacio de toma de decisiones que llaman la “espiral agroecológica”, y en esta ágora es donde decidieron utilizar la riqueza del Río Sinú para ser autosuficientes

¿Cómo ser autosuficiente gracias a un río?

La mayor riqueza es el río, porque éste les da para comer, beber, trabajar, bañarse… para sobrevivir. Además, no tienen que pagar por el agua porque la sacan de allí.

 Oxfam

Para empezar, construyeron acueductos artesanales que transportan el agua del río a través de motores que a su vez funcionan con luz solar. Luego, vino el proceso de purificación del agua, el cual se hace mediante filtros y trampas de grasa. Una vez purificada el agua se puede utilizar para beber, cocinar, lavar y cultivar. De hecho, cultivan berenjenas, mangos, papayas, plátanos, yuca y especies aromáticas para preparar remedios. 

Además, sus alimentos son totalmente orgánicos, ya que en lugar de utilizar químicos combaten las plagas a través de la siembra de otras especies. 

También han creado lagos artificiales en los que cultivan peces. Los excedentes de la pesca y el cultivo lo comercializan en una tienda comunitaria y las ganancias se guardan en fondo común y posteriormente se reparten a las mujeres de cada casa. 

Adaptación al cambio climático

No obstante, siguen enfrentándose a los efectos del cambio climático, pero se van adaptando a él mitigando sus consecuencias. La sequía que azota la zona desde hace un año ha afectado su pesca y secado los acueductos. Pero, estos pequeños productores de Córdoba no se sientan a esperar las ayudas del gobierno porque saben que tres mil familias dependen de la pesca, sino que han podido seguir utilizando el agua que han acumulado en las reservas de sus cisternas o aljibes. 

Por otra parte, han reforestado con bosques de galerías las orillas del rio para evitar que el agua se lleve a su paso casas y cultivos. Esto les permite estar mejor preparados para afrontar inundaciones. Estos bosques además han ayudado a la preservación del aire limpio por ser captadores de carbono y a la conservación de los humedales.

Los beneficios de la cooperación de Oxfam con organismos locales

Oxfam contribuyó con este proyecto no sólo con la donación de recursos, sino también con la organización de los pequeños productores, además de establecer contactos con las autoridades locales de gestión de riesgos.  Esta experiencia es otra prueba más de que la cooperación entre Oxfam y organismos nacionales, en este caso la Unidad Nacional para la Gestión de Riesgo de Colombia, pueden producir resultados muy beneficiosos para las poblaciones en riesgo.  

Para conocer más sobre este proyecto, consulta el reportaje original de Isabella Bernal publicado en el diario digital Las 2 Orillas.