Afganistán

afganistanpp

A pesar de los avances que se han logrado durante los últimos 12 años, Afganistán continúa siendo uno de los países más pobres del mundo, desolado por décadas de conflicto y desastres.

Afganistán en contexto

Se estima que el 36% de la población afgana vive por debajo del umbral de pobreza: nueve millones de personas que no pueden satisfacer sus necesidades más básicas. Afganistán es, además, uno de los países del mundo con mayor tasa de mortalidad materno-infantil: uno de cada cinco niños afganos no llegará a cumplir los cinco años.

Las instituciones gubernamentales son frágiles y, a menudo, incapaces de proveer servicios sociales básicos. La participación de las mujeres en la vida pública es limitada y Afganistán sigue siendo uno de los lugares más peligrosos del mundo para las mujeres. Solo la mitad de los niños en edad escolar van a la escuela y esta tasa es aún menor entre las niñas: solo un 38%. Uno de cada tres afganos padece hambre.

Oxfam en Afganistán

Desde Oxfam proporcionamos ayuda a las familias afectadas por la crisis humanitaria, promovemos programas de medios de vida sostenibles y desarrollo rural y, trabajando para aliviar la pobreza, cambiar políticas y reforzar el papel de las organizaciones de la sociedad civil, ayudamos a que los afganos y afganas puedan alzar su voz.

Nuestros proyectos se centran en:

  • el derecho de las personas a ser escuchadas, la gobernanza y la rendición de cuentas.
  • la justicia de género, empoderando a las mujeres y promoviendo su participación en la construcción de la paz y la justicia.
  • la acción humanitaria, salvando vidas.
  • la alimentación sostenible y el reparto justo de los recursos naturales en las comunidades.
  • la educación.

En Afganistán, la ayuda humanitaria supone la diferencia entre la vida y la muerte. Durante los últimos 11 años, la ayuda ha contribuido a mejorar las vidas de millones de personas en el país a pesar de las muchas dificultades a las que se enfrentan. En concreto, la ayuda ha contribuido a la escolarización de 2,7 millones de niñas en Afganistán. Más del 80% de los distritos tienen ahora acceso a asistencia sanitaria básica y la esperanza de vida ha aumentado de los 47 a los 62 años entre los hombres, y de los 50 a los 64 años entre las mujeres.