Nepal

nepal

Con una población de casi 30 millones de habitantes, Nepal es uno de los 40 países menos desarrollados del mundo. En el Índice de Desarrollo Humano de la ONU de 2011, Nepal ocupa la posición 157 de un total de 187 países. Se estima que el 55% de su población vive por debajo del umbral de la pobreza, un 37% del cual vive en condiciones de pobreza extrema.

Oxfam trabaja en Nepal para reducir la pobreza y mejorar el bienestar de las personas más vulnerables mediante la promoción de su participación en procesos de desarrollo y gobernabilidad para, así, impulsar un cambio económico, social, institucional y político.

Pobreza en Nepal

Dominado por la cordillera del Himalaya, en la que se encuentran nueve de las 14 montañas más altas del mundo, Nepal es un país en el que conviven más de 60 grupos étnicos y 110 dialectos. Las principales causas de la pobreza y la vulnerabilidad que afectan al país son:

  • la desigualdad;
  • la discriminación y la exclusión de mujeres y grupos minoritarios;
  • los lentos progresos para mejorar la provisión de servicios sociales básicos y los medios de vida de las personas más pobres y excluidas;
  • la falta de gobernanza y la debilidad de las instituciones gubernamentales;
  • el conflicto;
  • y su elevada vulnerabilidad ante posibles desastres.

En plena transición política y constitucional, se han producido considerables progresos en el desarrollo de Nepal y ahora existe un reconocimiento claro de las necesidades del país, así como el compromiso de lograr un futuro mucho más justo e inclusivo. Se da prioridad a la representación de las mujeres y los grupos minoritarios en el parlamento y las principales políticas se centran en su empoderamiento y participación, tanto en el ámbito nacional como local.

Oxfam en Nepal

Oxfam trabaja en Nepal desde la década de los ochenta haciendo frente a la pobreza y la injusticia que padecen las mujeres y otros grupos excluidos socialmente a través de diversos proyectos. Desde la restauración de la democracia en 1990, se ha facilitado la participación de la sociedad civil en el nuevo contexto político y nuestro trabajo en Nepal se ha incrementado sustancialmente. Actualmente nos centramos en:

  • Promover la justicia de género y los derechos de las minorías.
  • Establecer asociaciones con organizaciones locales de la sociedad civil y el Gobierno para promover los medios de vida rurales y la resiliencia de las comunidades más vulnerables ante los desastres relacionados con el clima.
  • Empoderar a las comunidades y las personas, especialmente a las mujeres, para que puedan participar en negociaciones con quienes ostentan el poder, influir en los procesos de toma de decisiones y reclamar sus derechos y la provisión de servicios sociales básicos.