Refugiados rohinyá en Bangladesh: Oxfam amplía su respuesta ante la llegada del monzón

En plena época de lluvias y ciclones en Bangladesh, continuamos trabajando para proporcionar ayuda de emergencia a las familias rohinyá refugiadas y ayudarles a prepararse e intentar minimizar sus efectos. Fotografía: Maruf Hasan/Oxfam
En plena época de lluvias y ciclones en Bangladesh, continuamos trabajando para proporcionar ayuda de emergencia a las familias rohinyá refugiadas y ayudarles a prepararse e intentar minimizar sus efectos. Fotografía: Maruf Hasan/Oxfam

Las lluvias monzónicas ya han llegado a los campos donde viven temporalmente miles de refugiados refugiados rohinyá, en Bangladesh.  Estas personas que subsisten en condiciones críticas se enfrentan ahora a inundaciones, corrimientos de tierra y enfermedades mortales.

Desde Oxfam, estamos acelerando nuestros esfuerzos para mejorar las condiciones de higiene, saneamiento y suministro de agua de las familias, y, así, mitigar los efectos de las fuertes lluvias. Tu ayuda es vital.

Cerca de un millón de personas rohinyá han escapado a las terribles atrocidades a las que se arriesgaban en Myanmar y se encuentran refugiadas en Bangladesh. A día de hoy viven en un área demasiado pequeña, hacinadas en tiendas de campaña provisionales, situadas en asentamientos informales que se han creado en terrenos muy escarpados.

Se prevé que las pésimas condiciones de estos campos, con letrinas atascadas y aguas contaminadas, empeoren con la llegada del mal tiempo. Las lluvias y tormentas provocarán daños muy graves, como inundaciones o corrimientos de tierras, que cortarán el acceso a instalaciones vitales y causarán aún más desplazamientos y muertes. Los brotes de enfermedades son casi inevitables. 

Más de 200.000 personas en riesgo

  • Durante la temporada monzónica - que empieza en junio -  se prevé que haya tal intensidad de lluvia que el agua llegue hasta los 2,5 metros de altura, lo que convierte los campos levantados sobre terrenos polvorientos en ciénagas insalubres, dificultando la provisión de ayuda.
  • Centenares de miles de personas refugiadas viven en tiendas hechas con lonas y ramas de bambú que no soportarán las fuertes tormentas y pueden desaparecer bajo las inundaciones o los corrimientos de tierra.
  • Se teme que las fuertes precipitaciones afecten gravemente a los caminos de tierra que los refugiados utilizan para recoger agua y acceder a alimentos o las instalaciones de saneamiento. Se estima que, durante la época del monzón, 500.000 personas tendrán dificultades para acceder a ayuda y servicios de emergencia. Las mujeres son las que están expuestas a un mayor riesgo.

Hemos distribuido cerca de 10.000 kits de higiene y contamos con más de 300 nuevos voluntarios y voluntarias rohinyá para llevar a cabo sesiones de sensibilización en materia de higiene . Foto : Maruf Hasan/Oxfam

Agua, higiene y saneamiento: las prioridades de Oxfam

Desde septiembre de 2017, Oxfam ha proporcionado ayuda de emergencia a 240.000 personas en Bangladesh. Ahora, nuestra principal prioridad es ayudar a las personas refugiadas a prepararse ante la llegada del monzón.

Trabajamos para evitar la filtración de residuos de las letrinas y en nuestros almacenes ya contamos con suministros de emergencia como tuberías o retretes para actuar en caso de que las tormentas dañen los puntos de suministro de agua u otras infraestructuras de saneamiento.

También estamos proporcionando agua apta para el consumo y artículos de higiene para evitar el contagio de enfermedades, y estamos ayudando a las familias a aprender qué hacer para mantenerse sanas y salvas.

Cada día suministramos 180.000 litros de agua potable a 25.500 personas en el campo de Unchiprang. Asimismo, hemos construido una gran planta de tratamiento de aguas subterráneas que proporcionará cerca de 350,000 litros por día en el campo del sur de Teknaf.

Hemos reparado cientos de letrinas, instalando 80 cubículos de aseo para mujeres en Balukhali y Unchiprang, y puesto en marcha ocho letrinas de pozo en Kutupalong especialmente diseñadas para áreas propensas a las inundaciones.

También hemos distribuido cerca de 10.000 kits de higiene y contamos con más de 300 nuevos voluntarios y voluntarias rohinyá para llevar a cabo sesiones de sensibilización en materia de higiene sobre agua apta para el consumo, limpieza de letrinas, higiene alimentaria, lavado de manos y prevención de la difteria.

Tu ayuda contribuye a salvar vidas 

Cientos de refugiados y refugiadas rohinyá continúan llegando cada semana a Bangladesh, sumándose a los cerca de un millón de refugiados que viven en campos abarrotados e insalubres. Se necesita más ayuda y recursos para prepararse y actuar durante época de lluvias y así poder mejorar las condiciones en los campos durante todo el tiempo que los refugiados rohinyá necesiten nuestro apoyo.