Qué es la paz para la gente de Sudán del Sur

Para Nyambon, la paz es poder vivir libremente.
Para Nyambon, la paz es poder vivir libremente. “Quiero tener libertad para poder elegir mi futuro. Quiero ir a la escuela y elegir qué estudiar. La paz es tener libertad suficiente para poder hacer todo” Photo: Ashlee Hammer/Oxfam

Cinco años después de su independencia, Sudán del Sur vive momentos muy duros. Millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares a causa de la escalada de violencia de 2013. El conflicto y la necesidad de ayuda humanitaria les ha abocado a una grave inseguridad alimentaria y al hambre.

A lo largo y ancho del territorio de Sudán del Sur, la paz puede significar cosas muy diferentes. Para algunas personas puede ser la firma de un acuerdo de paz. Pero, para otras, es mucho más. Desde Oxfam hemos preguntado a personas de diferentes partes de Sudán del Sur qué significa para ellas la paz, esperando poder aclarar, así, cuáles son las causas que han motivado el conflicto y por qué la paz es clave para abordarlas. 

Esto es lo que nos han contado.

Peter y su hijo Andrew: un futuro mejor

Peter es el padre de Andrew. Su madre murió en agosto de 2015, cuando estalló el conflicto en Bentiu. Entonces Andrew tenía un mes. Peter cogió a su hijo, abandonó el cuerpo de su mujer y huyó en busca de protección a Nyal. Ahora, Andrew tiene 10 meses y crece gracias a los cuidados de su padre. 

"En el futuro, cuando mi hijo sea un hombre y cambie el mundo, nadie sabrá que creció sin una madre. Yo hago de padre y madre. Quiero que sepa que siempre tendrá a alguien y que su vida es importante".

"Si mi hijo crece en un tiempo en el que pueda levantarse, ir a la escuela y ser mejor persona que yo, entonces sabré que hay paz. Si mi hijo puede tener un futuro mejor, uno distinto al que todos los sursudaneses hemos tenido en los últimos años, entonces creeré que de verdad hay esperanza para la paz".

Fotografía: Ashlee Hammer/Oxfam

Monica : no más disparos 

Monica dejó su casa en Malakal hace casi dos años. En todo este tiempo, no ha visto ni hablado con dos de sus cuatro hijos. Monica y el resto de su familia están entre las pocas  personas que huyeron cuando estalló el conflicto en Sudán del Sur. La confusión y el caos le obligaron a dejar atrás a sus hijos. Todo cuanto desea es volver a casa pero, para ello, necesita que paren los combates para dar paso a la paz.

"Quiero volver a casa y encontrar a mis hijos. No puedo dormir sin saber cómo están. Espero que llegue la paz para que todos podamos volver a nuestras casas y pasar una noche sin oír el sonido de los disparos", dice. Incapaz de poder mantenerse, Mónica, enfermera de profesión, no puede esperar a que llegue el día en que pueda volver al hospital de Malakal para comenzar su turno.

"Soy una mujer fuerte. Estoy acostumbrada a trabajar y cuidar de mi familia. Lo que más quiero es poder volver a hacerlo de nuevo".

Foto: Stella Madete/Oxfam

Isaac : coexistir 

"La gente siempre se ha apoyado en tiempos de guerra, porque es lo que hemos vivido durante mucho tiempo. Pero ha llegado un momento en el que debemos apoyarnos para lograr la paz. Debemos presionarnos los unos a los otros con la misma fuerza y las mismas canciones para lograr la paz. Todo está conectado. Todos estamos conectados. No hacer nada contribuye a la inestabilidad. Así que todos y todas debemos actuar". 

"La paz no excluye o segrega puesto que todos debemos sentirnos motivados y empoderados para seguir actuando. No podemos tener paz viviendo aislados. Debemos implicar a nuestros vecinos para lograr la estabilidad desde todos los puntos".

"La paz necesita de buenas intenciones y de un liderazgo que la promueva. Debemos fomentar el diálogo entre las distintas comunidades para que la gente pueda conocer a personas de distintos lugares y comprenderse mutuamente y comprobar el beneficio de vivir juntos de forma pacífica".

Foto: Stella Madete/Oxfam

Kelelia : orgullo

"Vivíamos en nuestro pueblo con gran libertad. Podíamos ir al bosque y recoger batatas salvajes y cultivar en paz. Éramos felices. Nadie se metía en nuestras vidas. Ahora nos sentimos atemorizados y no podemos movernos ".

"Soy agricultor y me siento orgulloso de serlo. En mi granja cultivaba sorgo, mijo, cacahuetes, yuca, ocra, sésamo, tomates y otras verduras. También tuve pollos y, poco a poco, ovejas y cabras. Ahora ya no queda nada".

"Alimentábamos a la gente de Wau. Nos duele no poder permitirnos comprar comida porque sabemos que la tenemos. Los precios de los alimentos se han incrementado porque nuestros cultivos fueron destruidos, no porque nadie los estuviera cultivando".

"Queremos volver a nuestro pueblo a cultivar. Va a llegar la temporada de lluvias y, si no volvemos, nos la perderemos y no habrá alimentos en el condado".

Fotografía: Stella Madete/Oxfam

Sultan : armonía 

Sultan, padre de siete hijos, es el líder del pueblo de Muor Anyar. Es responsable de todas y todos los miembros de la comunidad, que le han confiado su protección. Pero los combates y el desplazamiento le hacen sentir impotente. Su pueblo buscó en él una solución, pero él no tiene nada que ofrecer. Para Sultan, el único camino hacia la paz es poner fin a la violencia y facilitar el acceso a la tierra. Por ahora, centra sus esfuerzos en garantizar agua y alimentos para su pueblo. 

"Hemos sobrevivido como comunidad porque trabajamos duro la tierra y somos capaces de alimentarnos y vivir de forma pacífica. No habíamos sentido la presencia de un Gobierno hasta ahora, cuando  los combates están destruyendo todo por lo que hemos trabajado y nos obligan a abandonar nuestras casas. Ya no tenemos derechos".

"La paz significa poder volver a tu casa y vivir libremente sin que nadie interfiera en tu vida. Significa que no hay combates, no hay muertes, no hay saqueos y no hay miedo. Significa armonía".

Fotografía: Stella Madete/Oxfam

Tu ayuda es vital

La asistencia prestada a Sudán del Sur está marcando la diferencia, pero cada vez se hace más complicado distribuir ayuda a las comunidades y acceder a las zonas afectadas debido a la reanudación y el aumento de la violencia en algunos lugares.

La única manera de abordar esta crisis es poner fin a la violencia y establecer una solución política duradera e inclusiva.

Ayúdanos a continuar con nuestra labor humanitaria en el país. Haz un donativo.