Acceso al agua limpia, un derecho humano fundamental

Punto de agua potable en el campo de Hasansham, Iraq. Foto: Tegid Cartwright/Oxfam
Punto de agua potable en el campo de Hasansham, Iraq. Foto: Tegid Cartwright/Oxfam

Es muy fácil olvidar lo importante que es el agua. En los países ricos, el agua potable abunda y es tan fácil tener acceso a ella que lo damos por sentado. El acceso a agua apta para el consumo es un derecho humano fundamental.

Sin embargo, cada día, miles de millones de personas pobres de todo el mundo deben sobrevivir sin acceso a servicios básicos; se ven obligadas a caminar o a hacer cola durante innumerables horas para obtener agua; y sufren graves problemas de salud por consumir agua contaminada.

Millones enferman o mueren cada día porque se ven obligadas a sobrevivir sin este recurso  esencial para la vida. Cada año, las enfermedades provocadas por el consumo de agua no apta para el consumo o la falta de saneamiento matan a más personas que cualquier tipo de violencia, incluida la guerra.

El precio del agua sucia

  • 2.100 millones de personas carecen de acceso a agua apta para el consumo. La escasez de agua afecta a más del 40% de la población mundial y se prevé que este porcentaje aumente. 
  • 2.400 millones de personas carecen de acceso a servicios de saneamiento básicos, como letrinas o inodoros. 
  • En todo el mundo, cerca de 1.800 millones de personas utilizan fuentes de agua potable contaminadas, exponiéndose a contraer cólera, disentería, fiebre tifoidea y polio. 
  • Casi un millón de personas muere cada año a consecuencia de enfermedades relacionadas con la falta de saneamiento o agua limpia.
  • Cada día, 1.000 niños y niñas mueren a consecuencia de diarreas provocadas por el consumo de agua sucia.

Mariama, de 13 años, utiliza un nuevo pozo instalado por Oxfam como parte del trabajo continuo de agua y saneamiento tras la crisis del Ébola en Sierra Leona. Foto: Tommy Trenchard/Oxfam​

El agua es un componente esencial de prácticamente todos los aspectos de nuestro trabajo: nuestras respuestas humanitarias, nuestras campañas y nuestras iniciativas a largo plazo para ayudar a las familias a obtener mejores ingresos, reducir su vulnerabilidad ante desastres y defender sus derechos.

Agua en situaciones de emergencia: la labor de Oxfam

En situaciones de emergencia, a menudo los sistemas de suministro de agua y saneamiento de los que las comunidades dependen resultan dañados o destruidos. Repararlos lleva tiempo; un tiempo que las personas que los precisan para sobrevivir no tienen. Sin agua, las personas no pueden sobrevivir más de tres días.

Por este motivo, desde Oxfam centramos gran parte de nuestras respuestas de emergencia en proporcionar a los y las supervivientes agua apta para el consumo. Nuestro personal experto en abastecimiento de agua instala sistemas para el suministro y de saneamiento para evitar enfermedades a gran escala, incluso en las circunstancias más complejas como el terremoto de Haití o las inundaciones de Pakistán.

1,5 millonesHemos proporcionado agua apta para el consumo a 1,5 millones de personas y estamos trabajado para promover la gestión de residuos sólidos.

250,000LComo parte de nuestra respuesta a la crisis de refugiados rohinyá, cada día suministramos 250 000 litros de agua apta para el consumo al campo de Unchiprang, en Bangladesh.

2 millonesEn Kenia hemos instalado bombas de agua solares que suministran más de dos millones de litros de agua al día que abastecen a más de 250 000 personas.

El agua limpia combate la pobreza

Además, el acceso a agua limpia está profundamente ligado a la pobreza. La escasez, la mala calidad del agua y un saneamiento deficitario tienen un impacto negativo en la seguridad alimentaria, los medios de vida y las oportunidades educativas de las familias pobres de todo el mundo, especialmente en el caso de las mujeres y las niñas que destinan innumerables horas a recorrer largas distancias para obtener agua.

Para Oxfam, abordar las causas subyacentes de la pobreza también implica abordar injusticias relacionadas con el agua. Así, apoyamos proyectos a largo plazo con soluciones sostenibles para proporcionar agua segura y saneamiento. 

Tú puedes ayudar

Durante el último siglo, el agua sucia, un saneamiento deficitario y las prácticas de higiene inseguras se han cobrado más vidas que cualquier otra causa, y siguen haciéndolo en muchos países en desarrollo, convirtiendo el acceso al aguaen el problema de salud más urgente del mundo.

Cada gota cuenta. Haciendo un donativo a Oxfam contribuirás a asegurar que podamos responder rápidamente a una emergencia y evitar que se convierta en una trágica crisis de salud. También contribuirás a garantizar que podamos proporcionar soluciones a largo plazo y eficientes a nivel económico para luchar contra la pobreza y reducir la incidencia de enfermedades.