Crisis alimentaria en Sudán del Sur

Nyaliah vino de Nyandong Payam para para registrarse y poder recibir la comida que distribuye el Programa Mundial de Alimentos en Nyal, en el condado de Panyijar. Foto: Bruno Bierren/Oxfam
Nyaliah vino de Nyandong Payam para para registrarse y poder recibir la comida que distribuye el Programa Mundial de Alimentos en Nyal, en el condado de Panyijar. Foto: Bruno Bierren/Oxfam

Sudán del Sur atraviesa una crisis humanitaria catastrófica provocada por tres años guerra civil. Casi la mitad de su población padece hambruna extrema y necesita ayuda urgente. Ayúdanos a proporcionar comida, agua y saneamiento.

Una catástrofe a causa de un conflicto 

Después de una crisis que comienzó en 2013, Sudán del Sur entra en un conflicto, que se ha extendido por muchas partes del país, causando la muerte decenas miles de personas.

Alrededor de  4 millones de personas se han visto obligadas a abandonar  sus hogares debido a esta brutal guerra. De estos, actualmente hay 1 millón de refugiados sudaneses en Uganda, la mayoría de ellos huyendo desde julio pasado. Además, hay casi un millón de refugiados en Etiopía, Sudán, República Democrática del Congo y República Centroafricana.

La mayoría de los refugiados son mujeres y niños. Esta es la mayor crisis de refugiados en el continente africano. 

Una de las crisis alimentarias más graves del mundo

Cuando la gente huye, pierde sus posesiones, cosechas e ingresos, y a menudo se queda varada en lugares donde las instalaciones son  insuficientes para albergar a decenas de miles de recién llegados.

El país ha entrado en crisis  económica en los precios de alimentos y combustible, generando que su precio se vea disparado y  aumente cada vez más el costo de vida. El comercio y los mercados locales se han interrumpido y las reservas de alimentos se han agotado.

En febrero de 2017, se declaró situación de hambruna en dos regiones,  Leer y Mayendit - en el estado de Unidad- afectando a 100.000 personas, mientras un 1 millón más en riesgo inminente. Gracias a la generosidad del público y de los gobiernos, Oxfam y otras agencias humanitarias hemos podido reaccionar rapidamente y detenerla la hambruna. Por ahora.

Este año, no habrá cosechas o serán pobres para muchos, esto es extremadamente preocupante contemplando los largos meses de sequía vienen por delante. 4.8 millones de personas, casi la mitad de la población, esta sumida en el hambre. Mientras la guerra continúa, la situación solo puede empeorar.

Las canoas de Oxfam transportaban a personas vulnerables que no podían llegar por su cuenta al continente para el registro de alimentos del PMA. De archivo: Bruno Bierrenbach / Oxfam

Las canoas de Oxfam transportaban a personas vulnerables que no podían llegar por si solas al registro de cupones para alimentos. Fotografía: Bruno Bierrenbach / Oxfam

El trabajo de Oxfam

Estamos reaccionando lo más rápido que nos es posible para obtener alimentos, agua y artículos de higiene a las personas más vulnerables afectadas por el conflicto, esto incluyendo a miles mas que han huido a islas remotas en medio de grandes pantanos. En 2017 proporcionamos a más de 500.000, ayuda de emergencia y de largo plazo.

También estamos prestando ayuda a nivel regional para luchar contra la crisis de los refugiados en  Sudán, Uganda y Etiopía.  

 La labor de Oxfam consiste en:

  • La distribución de alimentos de emergencia a más de 415.000 personas.
  • Proporcionar vales para canoas para que las personas que se refugian de los conflictos en los pantanos de las islas cercanas, pueden conseguir la ayuda que necesitan.
  • Apoyar en la producción de alimentos de autoconsumo y como medio de vida. Brindamos a las familias bienes como ganado, herramientas, semillas y artes de pesca, y también capacitamos en métodos agrícolas mejorados.
  • Distribuir dinero en efectivo y cupones a las familias para su uso en los mercados donde están funcionando y también estamos apoyando a los comerciantes para construir mejores vínculos entre las comunidades.

Seguimos luchando contra los brotes de cólera que se han confirmado en todo el país. Estamos reparando pozos, así como distribuyendo jabón, cubetas y pastillas para purificar el agua. También se están llevando a cabo campañas para concienciar a la población sobre la importancia del tratamiento y la prevención del cólera.

Ayúdanos a salvar vidas

Un nuevo día de conflicto, es otro día en el que la población de Sudan del Sur ve sus vidas amenazas por el peligro.

Esta es una tragedia originada por la acción humana y debemos actuar urgentemente para evitar que la  situación siga empeorando.