Libano

Basterna, 40, from Raqqa in Syria washes clothes by hand at an informal settlement for Syrian refugees near the town of Baalbek in Lebanon's Bekaa Valley, on January 26, 2016. Credit:Sam Tarling

Visita la página de país del Libano en árabe

De acuerdo con el informe sobre riqueza global 2014 Global Wealth Report (Credit Suisse), el Líbano es el sexto país con mayor desigualdad de riqueza del mundo, donde un 0,3% de la población posee el 50% de la riqueza total.

Durante años, los sucesivos Gobiernos libaneses han tenido dificultades para poner en marcha políticas integrales que reflejen las necesidades e intereses de la población. Ciclos de crisis internas, regionales e internacionales han socavado el desarrollo del Líbano, perpetuando su fragilidad y exacerbando las tensiones sociales y políticas, reflejo de los problemas estructurales y sistémicos del país. Al mismo tiempo, las fluctuaciones y tensiones regionales afectan significativamente  a este país, un pequeño y diverso Estado en el que conviven 18 grupos religiosos.

Un país en crisis

Desde que estalló el conflicto en Siria en 2011, muchas ciudadanas y ciudadanos sirios han buscado refugio en el vecino Líbano tratando de escapar de la violencia y la persecución. Como resultado, la población del país, poco más de cuatro millones de habitantes, se ha incrementado un 30% tras haber acogido a cerca de 1,5 millones de refugiados sirios (entre ellos, 1.017 millones registrados por ACNUR a fecha de noviembre de 2016 y 43.373 refugiados palestinos procedentes de Siria). Esto se suma a los cerca de 400.000 refugiados palestinos ya presentes en el país. El Líbano, donde uno de cada cuatro habitantes es refugiado, es el país que más refugiados per cápita acoge del mundo.

 Las comunidades libanesas más pobres han acogido a la mayoría de los refugiados sirios. Cerca del 86% vive 242 comunidades en las que el 63% de los libaneses vive con menos de cuatro dólares al día. Se estima que, como consecuencia de la crisis social, económica, demográfica y política que afronta el país, a finales de 2014 cerca de 170.000 libaneses vivieron sumidos en la pobreza.

El Líbano no cuenta con una ley o política de asilo y acogida de refugiados específica y tampoco es signatario de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 ni del Protocolo sobre el Estatuto de los Refugiados de 1967. Así, las personas refugiadas en el país carecen de acceso a un mecanismo legal que proteja los derechos que garantiza el derecho internacional.

Oxfam en el Líbano

Oxfam trabaja en el Líbano desde 1993 proporcionando ayuda humanitaria a las personas afectadas por situaciones de emergencia a través de organizaciones locales. Al mismo tiempo, mantenemos relaciones de partenariado a largo plazo en ámbitos como el desarrollo económico, la provisión de servicios municipales y la defensa de los derechos de las mujeres.

Como resultado del conflicto sirio, Oxfam, como muchas otras organizaciones humanitarias, ha incrementado su labor en el país en respuesta al mayor flujo de refugiados. Trabajamos con organizaciones locales para contribuir a la protección y empoderamiento de mujeres y hombres en situación de exclusión (libaneses, palestinos sirios, refugiados) para que puedan disfrutar de sus derechos básicos y vivir con dignidad en una sociedad más justa.

  • Trabajamos con organizaciones socias para abordar cuestiones de gobernanza, entre ellas la provisión de servicios básicos a las personas que viven en la pobreza, un complemento crucial a la provisión de cualquier tipo de ayuda humanitaria a las poblaciones refugiadas (además de promover una gestión más transparente y responsable de los recursos y una distribución más justa de la riqueza). Conforme a nuestros análisis de las cadenas de valor, desde Oxfam también trabajamos para promover la creación de pequeñas empresas en los principales sectores y trabajamos con el sector privado para crear oportunidades de empleo para mujeres y jóvenes. A través de nuestra labor centrada en las mujeres y la juventud, desde Oxfam tratamos de fortalecer un enfoque basado en los derechos para promover una ciudadanía activa a nivel local y nacional.
  • Oxfam trabaja en el ámbito del suministro de agua y saneamiento y promoción de la higiene para cubrir las necesidades inmediatas de la población siria refugiada que reside en asentamientos informales en el norte del valle de la Bekaa proporcionándoles suficiente agua apta para el consumo, así como medios para almacenarla, y sistemas y servicios de saneamiento como la construcción y provisión de letrinas y contenedores para la recogida de residuos sólidos.
  • Otra de las prioridades de Oxfam es colaborar con organizaciones locales y nacionales especializadas en el ámbito de la protección para trabajar en ubicaciones específicas con el objetivo de proporcionar un abanico más amplio de servicios de protección para mujeres y hombres, entre ellos servicios de ayuda legal y para combatir la violencia de género. Oxfam trabaja para dar respuesta a las distintas necesidades en el ámbito de la protección mediante el establecimiento y fortalecimiento de relaciones con proveedores de servicios, personas beneficiarias y autoridades locales siempre que esto sea posible. Desde Oxfam aplicamos un enfoque basado en las estructuras comunitarias cuyo objetivo es fortalecer la capacidad local para identificar riesgos, adoptar medidas para mitigarlos y proporcionar información y servicios de asesoramiento. Mediante este enfoque también promovemos oportunidades para que las mujeres puedan adoptar papeles de liderazgo en la comunidad.
  • Oxfam trabaja en el Líbano desde hace más de 10 años promoviendo los derechos y el empoderamiento de las mujeres. Uno de los componentes clave de la labor de Oxfam es promover el empoderamiento económico de las mujeres, a fin de fortalecer su papel en la toma de decisiones en el ámbito del hogar y las comunidades, y su acceso a la justicia.