Lucha por las tierras ancestrales en Perú

Palma aceitera en Ucayali: Testimonios desde Santa Clara de Uchunya

La comunidad nativa Santa Clara de Uchunya (Ucayali), en Perú, denuncia que empresas agroindustriales y traficantes de tierra se han apoderado de sus territorios ancestrales a través de mecanismos irregulares que involucran a autoridades regionales. Exige, además, la titulación de sus territorios para proteger lo que considera es su hogar: “no estamos pidiendo un favor al Estado, estamos reclamando un derecho”. 

¿Qué pasó en Santa Clara de Uchunya?

El conflicto en Santa Clara de Uchunya comenzó en 2015, cuando miembros de la comunidad que recolectaban frutas silvestres y plantas medicinales en el bosque en el lado oeste de Aguaytia fueron confrontados por guardias de seguridad de una plantación que repentinamente estaba cortando el bosque. "Nos preguntaron quiénes somos, a dónde vamos", dice Manuel Díaz, un ex jefe de la aldea. “Solíamos ir allí a cazar y pescar; ahora ya no podemos ".

Según Díaz, los guardias trabajaban para una compañía que ahora se conoce como Ocho Sur P, parte de una empresa internacional de agronegocios. La compañía adquirió títulos de propiedad a través del gobierno regional para levantar plantaciones de palma aceitera. Pero esta son las tierras forestales que la población de Santa Clara de Uchunya asegura han sido suyas durante generaciones.

La Federación de Comunidades Nativas de Ucayali (FECONAU), está trabajando con el apoyo de Oxfam para inspeccionar y delimitar el territorio de Santa Clara de Uchunya, y presentar reclamaciones en los tribunales locales para que la comunidad obtenga títulos oficiales.  También han solicitado al gobierno peruano que detenga  este tipo de operaciones operaciones y la expansión de las plantaciones de palma aceitera.