Nepal: construir refugios para mujeres

Sangita Thami, de 18 años, aprende a construir refugios temporales mejorados en Chokati, en el distrito de Sindhupalchok. Sangita afirma estar muy contenta de haber adquirido nuevas habilidades de vital importancia. Fotografía: Catherine Mahony/Oxfam
Sangita Thami, de 18 años, aprende a construir refugios temporales mejorados en Chokati, en el distrito de Sindhupalchok. Sangita afirma estar muy contenta de haber adquirido nuevas habilidades de vital importancia. Fotografía: Catherine Mahony/Oxfam

Tres meses después de que se produjera el primer terremoto que asoló Nepal el 25 de abril de 2015, miles de personas aún viven a la intemperie, en refugios temporales construidos con bambú, placas metálicas y lonas. Vivir en refugios comunales es difícil, especialmente para las mujeres que, además de tener mayores dificultades para mantener su higiene personal, están expuestas a sufrir abusos sexuales.

El terremoto de abril y las posteriores réplicas destruyeron 784.484 casas, obligando a las familias afectadas a vivir a la intemperie. En estas circunstancias, las mujeres precisan de una mayor privacidad que los hombres y, dada la escasa seguridad, esto las hace vulnerables ante la explotación y tráfico sexual. La situación es aún más difícil para las mujeres sin pareja (solteras, divorciadas o viudas).

En el mes de junio, Oxfam y Care realizaron una evaluación rápida de género en los distritos de Gorkha y Dhading, así como una evaluación multisectorial de las necesidades en Gorkha, Nuwakot, Sindhupalchowk y Dhading. Concluyeron que las mujeres tienen miedo a sufrir abusos por parte de hombres tanto de su comunidad como extraños. Así, muchas mujeres sin pareja prefieren quedarse con familiares o vecinos en sus tiendas. Debido a las difíciles condiciones de seguridad y privacidad, las mujeres viven en una situación de temor constante por sus hijas, que afrontan un elevado riesgo de sufrir abusos o ataques, especialmente durante la noche.

"El terremoto ha sido como una maldición para las mujeres sin pareja como yo", dice Ratte Maya Chhumi Tamang, de 34 años de edad, de Chhampi, en Lalitpur. "Mi marido murió hace varios años y tengo tres hijos pequeños. Nuestra vida ya era difícil y, a consecuencia del terremoto, perdimos nuestro hogar. No hay hombres en mi familia que puedan ayudarme. Conseguí construirnos un refugio utilizando placas de chapa ondulada".

Sin refugio, sin privacidad

Las mujeres de Nuwakot, donde el 89% de las casas quedaron gravemente dañadas y el 44% totalmente destruidas, cuentan vivencias similares. "Nuestra casa sufrió importantes daños durante el terremoto y durante los últimos tres meses hemos vivido en este refugio", dice Radhika Majhi, de 25 años, que vive bajo una estructura hecha con bambú, lonas y placas de hierro. "Compartimos las letrinas con otros vecinos. Para las mujeres, lo más complicado es cuando tenemos la menstruación". En algunas comunidades de Nepal, las mujeres tienen que vivir recluidas durante el periodo que dura su menstruación y no se les permite cocinar, tocar a los hombres o celebrar su culto. Poornima Purkoti, de 22 años, de Chhampi, en Lalitpur, añade: "Tenemos que vivir en una cabaña separada porque otras mujeres no nos dejan quedarnos con ellas mientras rezan. ¿Puedes imaginar lo difícil que resulta?".

Radhika Majhi, de 25 años, utiliza un cubo que Oxfam le ha proporcionado en Khadgabhanjyang, en el distrito de Nuwakot. Ahora vive en un refugio temporal hecho con placas de hierro corrugado galvanizado y bambú con su marido, sus suegros y su hijo de cinco años. En el terremoto del 25 de abril perdieron su casa, su letrina y su ganado. Oxfam les ha proporcionado herramientas para el cultivo y un kit de higiene. Fotografía: Roshani Kapali.

Cuando tanto el agua como la privacidad son escasas, mantener la higiene personal durante la menstruación es todo un reto. Para concienciar sobre la importancia de la higiene durante este periodo, así como sobre la prevención de enfermedades y otras cuestiones sanitarias, Oxfam ha comenzado a emitir un programa de radio en Sindhupalchowk, en la frontera de Nuwakot. Para asegurar que las mujeres tienen acceso a esta información, hasta el momento se han distribuido 200 radios.

En la fase inicial del programa de respuesta al terremoto, Oxfam distribuyó kits de higiene especiales para mujeres (que contenían compresas y tabletas de cloro, entre otras cosas), así como kits para construir refugios de emergencia (que incluían lonas y cuerdas) y cestas para el cultivo y el cuidado del ganado (con semillas, vales para la compra de semillas y pienso y otras herramientas agrícolas), y construyó letrinas con instalaciones para el lavado de manos. Con la llegada del monzón, la labor de Oxfam se centró en proporcionar mejores refugios temporales.

Mejorar los refugios

Laxmi Tamang, de Sindhupalchowk, se ha trasladado a un refugio temporal mejor que Oxfam y su organización socia Gramin Mahila Sirjansheel Pariwar han construido para ella y sus dos hijos. "Mi marido murió hace dos años durante una tormenta. No esperaba que nadie me construyese una casa", nos cuenta. Tras vivir durante algún tiempo con algunos amigos en un refugio comunal, Laxmi se ha trasladado con sus hijos a su nueva casa. Hasta mediados de julio, Oxfam ha distribuido más de 32.000 kits para construir refugios de emergencia y más de 1.500 que para su acondicionamiento.

El género está en el centro de toda la labor que Oxfam desarrolla durante sus respuestas humanitarias a emergencias. Hemos construido letrinas independientes para mujeres con instalaciones para el baño y formado equipos de voluntarios para promover la salud femenina en las comunidades y grupos de movilizadores para llegar hasta las mujeres y comprender sus necesidades para garantizar la puesta en práctica de un enfoque basado en estas. "Además de construir refugios, también hemos proporcionado asesoramiento para ayudarles a superar el trauma del terremoto", señala Bimba Bhattarai, coordinadora de Partenariados de Género de Oxfam.

Oxfam trabaja con la ONG Women for Human Rights (WHR) para construir centros para mujeres en seis distritos afectados por el terremoto para proporcionar servicios de asesoramiento y apoyo, así como kits dirigidos a cubrir las necesidades de las mujeres. "En colaboración con el Gobierno, ayudamos a mujeres que han perdido sus certificados de ciudadanía a conseguir tarjetas de identificación para víctimas del terremoto", afirma Lily Thapa, directora ejecutiva de WHR.

Las mujeres en la fase de reconstrucción

Aunque las mujeres se han enfrentado a importantes desafíos durante el periodo posterior al terremoto, a medida que las tareas de reconstrucción comenzaban en los diferentes distritos, algunas han adquirido nuevas habilidades. Sangita Thami, de 18 años, de Chokati, en Sindhupalchowk, ha participado en la construcción de 26 refugios temporales mejorados.

"Por un lado, puedo hacer algo productivo para las personas de mi comunidad afectadas por el terremoto. Por otro, se trata de habilidades únicas. Ahora puedo construir una casa siempre que sea necesario". En Nepal, son generalmente los hombres quienes realizan las tareas de construcción. Oxfam ha colaborado con Gramin Mahila Sirjansheel Pariwar en Sindhupalchowk para construir mejores refugios temporales. Solo en este distrito se ha capacitado a 20 mujeres en la construcción de refugios.

Tras construir junto a su equipo 26 refugios para otras personas, Sangita espera utilizar sus nuevas habilidades para reconstruir su casa, parcialmente dañada por el terremoto.