Cómo se levantaron las comunidades en Nicaragua después del huracán Otto

Comunidad reunida en la costa Caribe de Nicaragua. Crédito: Óscar Acuña/Oxfam

Centroamérica ha visto pasar en los últimos 106 años 45 ciclones tropicales, algunos quedaron en tormentas y otros tantos se transformaron en huracanes, pero todos han afectado a las personas de esa región. En Nicaragua, las poblaciones más perjudicadas por estos desastres están en la costa del Caribe, en municipios como El Rama, Bilwi, Laguna de Perlas, Bluefields y Waspam.

El Huracán Otto fue el séptimo huracán de la temporada de huracanes en 2016 y golpeó a Nicaragua en noviembre de ese mismo año. Ante su amenaza, el gobierno declaró estado de emergencia nacional, se suspendieron las actividades en todos los centros educativos y se evacuaron aproximadamente a 11 mil personas de 73 comunidades a 152 albergues.

Los mayores daños que dejó Otto se reportaron en el territorio Rama y Kriol que se encuentra en el sureste de Nicaragua en la Región Autónoma del Atlántico Sur. De acuerdo con el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (SINAPRED), muchas de las familias en esos territorios perdieron su principal sustento: cultivos y equipos de pesca se perdieron y estuvieron sin alimentación ni agua segura.

“Pasamos el huracán aquí. Sentimos la brisa, lluvia, marea alta. Cuando la marea bajó salimos, vimos muchos árboles caídos y fuimos a buscar algunos bastimentos como banano” cuenta Zoila Humprey lideresa comunitaria de la comunidad de Paindira en territorio Rama Kriol. El relato de Zoila se repitió en 14 municipios del país, principalmente en la costa sur del Caribe, donde Otto dañó 857 viviendas, ocho centros educativos, ocho oficinas de gobierno y dos centros de salud.

La recuperación centrada en la dignidad de las personas

Después del paso de Otto, el equipo de Oxfam en Nicaragua visitó las comunidades más afectadas y analizó los daños y las necesidades más urgentes de las personas. La primera visita al terreno fue de gran importancia porque permitió tener un acercamiento a las pobladores, determinar su situación emocional y las necesidades específicas de hombres y mujeres.

“Para Oxfam el bienestar de las personas es lo más importante en una respuesta humanitaria, en particular, las necesidades de las mujeres las tenemos muy presentes ya que ellas son más afectadas cuando hay un desastre” comenta Norlan Romero, oficial humanitario de Oxfam en Nicaragua.

Después de la evaluación y para dar respuesta a esta emergencia, Oxfam desarrolló el proyecto Seguridad Alimentaria, Recuperación de Medios de Vida y Gestión de Riesgo a Desastres en comunidades de Corn River Reserva Indio Maíz y Little Corn Island, el cual se desarrolló de enero a agosto de 2017 y permitió a las familias afectadas recuperar sus cultivos, mejorar su alimentación y fortalecer el cuido y la limpieza de las fuentes de agua para consumo humano.

“Uno de los elementos fundamentales del proyecto fue llevar la asistencia humanitaria enfatizando los derechos de las mujeres”, afirma Norlan. Para desarrollar este enfoque, se reforzó el rol de liderazgo de las mujeres en la agricultura comunitaria, en la recuperación de pozos y en especial en el acceso a recursos económicos.

“En nuestra comunidad las mujeres sembramos, pescamos. Yo tengo mi bote, mi motor. Todo podemos hacer”, sostiene Zoila Humprey, “el proyecto nos dio granos, baños, nos ayudó a asegurar el pozo, nos dieron artículos personales, toallas sanitarias, jabón y pasta de dientes”.

“Nos alegra que nos ayuden en mi comunidad. Estoy contenta con la gente que nos ha ayudado, dándonos filtros de agua y medicina… hemos visto un cambio en nuestra comunidad, estamos mejor ahora que antes, estamos más organizados. Me siento feliz y orgullosa” precisó Zoila Humprey, líder comunitaria de Paindira

“Hemos aumentado la sensibilidad en la atención a las mujeres y también reforzado junto a ellas su liderazgo desde lo emocional, enfatizando en su empoderamiento", agrega Norlan Romero. "También el proyecto aportó en mejorar las capacidades de organización de las comunidades”. Oxfam capacitó a estas personas en acciones de prevención, sistemas de alerta temprana y técnicas de adaptación al cambio climático, todo con el objetivo de mejorar la preparación de las comunidades y reducir el riesgo en futuras emergencias, como la que recientemente se vivió con el huracán Nate.

Mira este video para saber más sobre la respuesta de Oxfam en Nicaragua después del huracán Otto.