Nicaragua: emprendimiento agrícola mejora la vida de las mujeres rurales

Mujeres rurales de Nicaragua inauguran planta avícola y de procesamiento de cerdos
Zayra Álvarez es una de las mujeres que apoyó la creación de la planta de producción y comercialización de huevos de gallina de raza mejorada, única en su municipio.

Para llegar desde Managua, la capital de Nicaragua, hasta la comunidad El Nancital 2, en el municipio de San Francisco Norte, ubicado en el corredor seco del occidente del país, se deben recorrer 225 kilómetros y luego caminar un kilómetro y medio sobre un terreno en el que abundan las cuestas.

Hace algunos años el sitio estuvo lleno de árboles de nancite, de ahí su nombre, pero ahora se observan sólo unos pocos debido a la intensa deforestación en la zona.

Zayra Álvarez, oriunda del Nancital 2, estudió enfermería pero es una de las muchas mujeres de la comunidad que no ha obtenido un empleo formal desde hace mucho.

Su situación, sin embargo, está cambiando. Ella se unió a 24 mujeres más y crearon la Cooperativa Agropecuaria Mujeres Emprendedoras de San Francisco del Norte, que inauguró una planta de producción y comercialización de huevos de gallina de raza mejorada, la única en ese municipio.

No todas las mujeres pertenecen a la comunidad El Nancital 2, algunas provienen de El Naranjo y han recibido asesoría técnica de la Asociación para el Desarrollo del Norte de Chinandega (Adenoch).

“Hay bastante mercado, por eso tuvimos esta idea”, sostiene Álvarez, “todas éramos amas de casa y ahora estamos organizadas, tenemos un rol de limpieza y nos hemos dividido las labores: unas vienen a darles agua a las gallinas, otras a alimentarlas y a limpiar, y el resto busca el comercio”, precisó.

Su mercado está en las pulperías y en el principal centro de compras de San Francisco de Norte, así como en los municipios aledaños, Cinco Pinos y Somotillo.

Se estima que la producción diaria de huevos será de 60 y la mensual de 1,800. De acuerdo con las proyecciones de las cooperativas, aumentarán a 500 la cantidad de gallinas para atender la demanda.

Una iniciativa para mejorar la vida de las mujeres

Un día antes de la inauguración de la planta de producción y comercialización de huevos, 20 mujeres de la comunidad Los Limones, del municipio de Somotillo, vecino de San Francisco Norte, inició formalmente las labores en la planta de procesamiento de cerdo La Bendición.

Ellas pertenecen a dos cooperativas: “Mujeres de los Limones” y “Por el Desarrollo de los Marañoneros”.

Itza Chavarría, de este grupo de mujeres, relató que una semana al mes se levanta a las dos de la mañana para acudir a la planta. Ahí, junto a sus demás compañeras, enciende el fuego, hierve el agua e inicia la preparación del chorizo, el chicharrón, la charrasca, la moronga y el nacatamal, entre otros productos derivados del cerdo que ofrecen.

“Cada semana nos turnamos, a cinco nos corresponde hacer el trabajo y nos ayudamos entre nosotras. Diario hacemos entre 60 y 100 nacatamales”, cuenta Chavarría, quien durante un buen tiempo se dedicó a vender cosa de horno, un pan típico de Nicaragua cuyas raíces son indígenas, pero debido a que para su preparación se necesita leche, no pudo continuar en ese negocio porque la sequía afectó la producción encareciendo el producto.

Se prevé que esta planta genere más empleos

En la construcción de la planta se invirtieron US$18,000 y, al igual que con la granja avícola, los fondos provinieron del Programa de Seguridad Alimentaria y Adaptación al Cambio Climático (Programa Sanseco), que se ejecuta en Somotillo, Villa Nueva, San Francisco y San Juan de Cinco Pinos por el Centro para la Promoción, Investigación y el Desarrollo Rural (Cipres) y la Adenoch, con financiamiento de Oxfam y de Heifer, organizaciones que establecieron una alianza estratégica para incrementar las fuentes de alimentos e ingresos, y la capacidad de adaptación a los efectos del cambio climático de 953  familias lideradas por mujeres en 4 municipios de Chinandega.

El sueño de Itza Chavarría es que en un futuro cercano desde la planta se puedan generar empleos.

“Muchas de estas mujeres hacían este trabajo en su casa pero ahora tienen el gran reto de trabajar asociadamente, con estándares de calidad y, cuando se utilice toda la capacidad instalada de la planta La Bendición, podrán tener acceso al mercado de Somotillo”, dijo Gloria Cardenal, Directora Ejecutiva del Cipres.

Alianza entre varios actores beneficia a las mujeres rurales

De acuerdo con Cardenal, un componente importante del proyecto Sanseco ha sido el del empoderamiento de las mujeres.

“Esta es una alianza de ONGs nacionales e internacionales luchando por erradicar la pobreza y alcanzar el desarrollo rural”, agregó.

Janeth Mondragón Rivera, vicealcaldesa de Somotillo, comentó que “estas mujeres van a tener otro ingreso y en nuestros mercados tendremos una mejor carne y alimentos procesados”.

“Nosotros miramos con buenos ojos esta iniciativa, las hemos provisto de capacitación para que se organicen, vamos a llevarlas a los diferentes tiangues para que comercialicen sus productos”, añadió Mondragón refiriéndose a las ferias de microempresarios organizadas por el gobierno central de Nicaragua.