Jordania

A doctor holds a new born baby in Za'atari camp, Jordan

Visita la web de Oxfam en Oriente Medio y el Magreb (en árabe)

Con una población de 9,5 millones de personas y unos recursos naturales limitados, Jordania es lugar de paso para muchas de las personas que huyen de conflictos en la región. Desde la guerra árabe-israelí de 1948, este país, una de las naciones con mayor escasez de agua del mundo, ha acogido varias oleadas de refugiados: palestinos, iraquíes y, más recientemente, sirios.

Las más de 700 000 personas que han buscado refugio en Jordania desde que comenzara la guerra en Siria representan ya el 10% de la población total del país, una presión extra que ha dividido a la sociedad jordana. El 80% de las personas refugiadas, cuya situación es cada vez más vulnerable, no vive en campos de refugiados, sino en barrios de la capital, Amman. La reciente llegada de aún más refugiados ha agravado la creciente escasez de agua que sufre Jordania, así como aumentado las demandas de energía y la presión sobre las infraestructuras y servicios públicos, como el sanitario y el educativo. 

El campo de Za’atari, que acoge a casi 80 000 personas refugiadas, se ha convertido en la cuarta ciudad más poblada de Jordania. En tiempo récord, Za’atari se ha convertido en una ciudad con hospitales, escuelas y otros servicios que se han ido construyendo gracias a la ayuda humanitaria internacional, de la que depende totalmente.

El nivel de desempleo es elevado, especialmente entre jóvenes y mujeres. Además, debido a la desigualdad de género, tanto las ciudadanas jordanas como las refugiadas y las mujeres migrantes enfrentan grandes obstáculos, tanto individuales como colectivos. Tienen un menor acceso y control que los hombres sobre los recursos, y menos protección legal y menor poder de toma de decisiones, tanto dentro como fuera de su hogar. Muchas sufren diversas formas de violencia de género como, por ejemplo, el matrimonio infantil.


Nuestro trabajo en Jordania

Oxfam trabaja en Jordania desde principios de los años noventa, principalmente a través de organizaciones de la sociedad civil y centrando su labor en el acceso de las mujeres a la justicia y a un liderazgo transformador. 

En 2013 incrementamos nuestros esfuerzos de forma significativa para responder a la crisis siria, proporcionando ayuda humanitaria de emergencia tanto a refugiados sirios como a hogares jordanos en situación de vulnerabilidad, a la vez que promovíamos soluciones más sostenibles a los desafíos de esta prolongada crisis.


El programa de Oxfam en Jordania se centra en tres ámbitos clave:

Acceso de emergencia a agua, saneamiento e higiene, y control de los recursos hídricos

En Oxfam damos respuesta a las necesidades humanitarias en materia de agua, saneamiento e higiene. Facilitamos el acceso de los hogares más vulnerables a agua potable e instalaciones de saneamiento adecuadas, y abordamos las causas subyacentes de una gestión precaria y un reparto desigual de los recursos. Como una de las organizaciones de referencia en el suministro de agua y saneamiento en el campo de Za’atari, prestamos apoyo a cerca de 21 000 personas refugiadas en tres distritos diferentes. 

Justicia económica

Trabajamos con organizaciones locales para romper las barreras que impiden que las comunidades afectadas por el conflicto puedan participar en la economía. Apoyamos modelos comunitarios que promuevan el desarrollo económico local haciendo hincapié en el empoderamiento económico de las mujeres y el acceso a medios de vida sostenibles para familias en situación de vulnerabilidad. Asimismo, buscamos fortalecer la justicia económica a través de la creación de pequeños negocios, la capacitación, y la formación y acompañamiento de mujeres y jóvenes en todo el país. Todo ello desde la innovación.

Justicia de género

Colaboramos estrechamente con organizaciones de la sociedad civil jordana, especialmente con organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres, para abordar las políticas y prácticas que perpetúan la desigualdad de género. Queremos que las mujeres y las niñas puedan participar más activamente en los procesos de toma de decisiones a nivel personal, familiar y comunitario, y acceder a la justicia a fin de garantizar que se satisfacen sus necesidades prácticas e intereses estratégicos.