Sudán del Sur

sudan del sur

Tras décadas de luchas, en julio de 2011 Sudán del Sur se convirtió formalmente en un Estado independiente. Hubo grandes expectativas de crecimiento y muchas personas confiaron en no volver a tener que presenciar un conflicto en el país por el que durante tan duro y tanto tiempo habían luchado. Desafortunadamente, a mediados de diciembre de 2013, en Juba se produjeron una serie de enfrentamientos que pronto desencadenaron en una crisis política, étnica y nacional. Desde entonces, cerca de 1,5 millones de personas se han visto obligadas a desplazarse y alrededor de 500.000 han huido a Etiopía, Kenia, Sudán y Uganda. La crisis ha dificultado la plantación de cosechas, dejando a 4,6 millones de personas sin suficiente comida. También ha afectado a los medios de vida y los mercados y ha obligado a las comunidades desplazadas en sitios de acogida a compartir lo poco que poseen.

Oxfam en Sudán del Sur

Oxfam lleva trabajando en Sudán del Sur más de 30 años. Durante el pasado año (2015), consolidamos nuestros esfuerzos para cubrir las necesidades de los más vulnerables, ofreciendo asistencia vital y proyectos de desarrollo a 1,2 millones de personas..

Salvando vidas ahora y en el futuro

Oxfam trabaja en Sudán del Sur para ofrecer ayuda humanitaria temprana, eficaz, segura, adecuada y equitativa a todas las personas afectadas por el conflicto para que puedan cubrir sus necesidades y prioridades. Brindamos apoyo a 690.000 personas proporcionándoles ayuda humanitaria en forma de agua potable, instalaciones higiénicas, alimentos, combustible y apoyo para sus medios de vida. De estas, 350.000 han recibido agua apta para el consumo y aprendido buenas prácticas de higiene y saneamiento, y 340.000 han recibido ayuda alimentaria o apoyo para recuperar sus medios de vida directamente.

Reconstruyendo los medios de vida

Los sistemas alimentarios en Sudán del Sur están constantemente bajo presión debido a la compleja interacción entre alimentos, agua y comercio y la lucha por los escasos recursos, combinado con la volatilidad de los precios y el conflicto actual. Oxfam trabaja con las comunidades para encontrar métodos innovadores que aborden la disminución de los medios de vida y permitan que la gente satisfaga sus necesidades básicas y mejore su calidad de vida de un modo sostenible.

Fomentando la justicia de género

En Sudán del Sur, las mujeres son las principales responsables de la gestión del hogar, pero a menudo se las excluye de los puestos importantes en la toma de decisiones y de las posiciones influyentes. Ayudamos a mujeres y niñas vulnerables a mejorar su calidad de vida y a vivir con seguridad y dignidad a través de su empoderamiento económico y social.

Oxfam está llevando a cabo un programa de justicia de género que busca movilizar y sensibilizar acerca de la eliminación de todo tipo de violencia contra las mujeres. Hemos establecido comités de protección en las aldeas y “payams”, divisiones administrativas típicas del país, a modo de lugares seguros en los que las mujeres puedan tratar los problemas a los que se enfrentan. Con la ayuda de nuestros socios nacionales, proporcionamos apoyo gratuito, asesoramiento jurídico y referencias para que así los supervivientes puedan acceder a la justicia a nivel municipal y nacional.  

Un buen gobierno y una ciudadanía activa

En Sudán del Sur las oportunidades para que la gente ejerza sus derechos como ciudadanos activos son escasas debido al acceso limitado a la información y al liderazgo, y el conflicto actual. Superar el legado de décadas de conflicto supone equilibrar diversas prioridades: cubrir las necesidades humanitarias más importantes, establecer las capacidades y funciones estatales básicas y abordar las causas de la inseguridad.

Oxfam trabaja con alrededor de 10 organizaciones de la sociedad civil, comunidades y personas con poder para promover un buen gobierno que sea también transparente. Hemos reunido a los actores clave tanto a nivel nacional como local para promover el compromiso de la sociedad civil con la legislación y la responsabilidad gubernamental en la repartición de los recursos.