Hakim Mai, un ejemplo de inspiración de la lucha contra el cambio climático

Hakim Mai in her garden. Pakistan. Photo: Oxfam

"Las constantes inundaciones y los patrones de lluvia alterados nos privaban de lo que podíamos comer. Incluso cuando no había inundaciones, los ciclos de lluvias que se anticipaban o retrasaban eran una amenaza constante para nuestros cultivos y, por lo tanto, para nuestro medio de vida. Más adelante descubrí que todo esto se debía al cambio climático".

Hakim Mai tiene 27 años, es madre de dos hijos y vive en el distrito de Multan en la provincia pakistaní de Punjab. "Nuestro distrito se está llevando la peor parte de los impactos del actual cambio climático", asegura. 

"Si abro los ojos veo a una comunidad pobre que tiene que hacer frente a las constantes amenazas que los impactos del cambio climático suponen para su medio de vida". Si había inundaciones, Hakim y su familia solían irse a la cama con hambre. "Pero entonces decidí marcar la diferencia y estoy orgullosa de mis humildes esfuerzos ,que ahora se hacen ver tanto en mi familia como en la comunidad de la que procedo".

Una oportunidad de mejorar la vida de mi familia y la de mi comunidad

Hakim participó en el proyecto "Economic opportunities and women empowerment for food security", un proyecto de Doaba Foundation que Oxfam apoya. "Doaba me dio la oportunidad de mejorar la vida de mi familia y la de mi comunidad. Me convertí en la titular del Gahlu Welfare Committee de mi pueblo y dediqué gran interés en formarme, sobre todo en jardinería doméstica para así poder tener comida suficiente para mi familia. Estoy segura de que mis hijos no pasarán hambre y de que recibirán una buena educación".    

Hakim es ahora presidenta del comité del pueblo, formado por 70 personas. "Las dificultades que sufría nunca evitaron que ayudase a las personas y que resolviese problemas de salud y otros problemas de las mujeres de nuestra comunidad. Organicé grupos de mujeres para que aprendiesen sobre jardinería doméstica y ahora pueden generar alimentos suficientes para sus familias. El hambre, la desnutrición y el trabajo duro no me alejaron de mi sueño de educar a mis hijos y que cada persona de mi comunidad tenga comida suficiente". 

Estoy orgullosa de ser una luchadora contra el cambio climático

Ahora, la familia de Hakim tiene comida suficiente incluso durante desastres. "Estoy orgullosa de ser una luchadora contra el cambio climático y seguiré luchando para mejorar la vida de las demás personas. Pero ruego a los Gobiernos que creen políticas contra el cambio climático y que consulten a las comunidades locales. El mundo desarrollado debería contribuir a la lucha contra el cambio climático, ya que es el principal responsable de este fenómeno que pone en peligro tanto nuestras vidas como nuestro sustento.