Informe anual regional 2016-17, América Latina y el Caribe

 Adolescentes participan en la marcha del Día Internacional de la Mujer. Foto: El Salvador / Oxfam
Adolescentes participan en la marcha del Día Internacional de la Mujer. Foto: El Salvador / Oxfam

Presentamos nuestro informe anual regional 2016-17, que documenta algunas de las innovaciones en las que hemos incursionado en Brasil, México y el resto de la región, buscando influir –en alianza con múltiples organizaciones y movimientos–ante la desigualdad y generar cambios positivos para las personas.

La labor de Oxfam en América Latina y el Caribe ha contribuido a mejorar y dignificar la vida de más de 1.2 millones de personas que sufren la injusticia de la pobreza. Hemos llevado a cabo 305 proyectos de desarrollo centrados en la reducción de la desigualdad, la preparación y respuesta a desastres, y la erradicación de todas las formas de violencia contra las mujeres.

Reducción de la desigualdad

Una herramienta de campaña pública clave ha sido la Calculadora de la desigualdad, desarrollada en alianza con Ojo Público. A través de ella, se consiguió mostrar la desigualdad extrema y la necesidad de adoptar políticas que la frenen. 25 medios integraron la calculadora en sus páginas digitales. Se registraron más de un millón de visitas. ¡Compara aquí los ingresos de tu hogar!

Erradicación de la violencia contra las mujeres

Uno de los grandes hitos este último año ha sido el lanzamiento de la campaña ¡Basta!, después de un largo proceso de diseño conjunto con organizaciones de mujeres y feministas en América Latina y el Caribe. En el marco de esta campaña, en Bolivia impulsamos Actúa, detén la violencia y, en Guatemala, #MiCompromisoEs busca para poner fin a la violencia machista y al racismo contra las mujeres indígenas.

Construcción de capacidades de resiliencia

En 2016-17 impulsamos 63 proyectos de acción humanitaria en América Latina y el Caribe que han beneficiado a 850 mil personas. En El Salvador, atendimos a 6.000 familias afectadas por el fenómeno de El Niño, a través de la entrega de efectivo para alimentos, agua y pequeños huertos. En Haití, se proporcionó ayuda humanitaria a las personas afectadas por el huracán Matthew, y en República Dominicana respondimos a choques climáticos extremos como El Niño, que trajo como consecuencia la sequía de 2014-2016 e inundaciones.

Nuestro trabajo ha sido posible gracias a nuestros colaboradores, activistas, organizaciones aliadas y otras instituciones públicas y privadas.