Oxfam en Cuba sigue con atención la ruta de Irma

Ante la llegada del huracán Irma a Cuba, desde las escuelas hasta las cuevas, sirven de albergues transitorios para preservar lo más importante: la vida.

Justamente el  8 de septiembre de 2008, el huracán Ike afectó parte del oriente cubano. Todavía la gente de estas geografías lo recuerda. Según datos del Anuario Estadístico de Cuba (2016) dejó pérdidas ascendentes a 7 325,3 millones de pesos.  Como para no olvidar la fuerza de estos fenómenos, nueve años después las poblaciones de la región oriental volvieron a vivir una situación de riesgo, ahora ante el huracán Irma –el primero desde 1932 que toca territorio cubano con categoría 5 en la escala de Saffir-Simpson.  

Desde Baracoa, en Guantánamo, ciudad atravesada por el Matthew hace menos de un año, Annia Furones, Secretaria de la Cruz Roja en el territorio, habló de lluvias intensas y afectaciones en la línea costera por las entradas del mar. Se están cuantificando los impactos en la agricultura.

Por su parte, Claire Laborí, secretaria de la Federación de Mujeres Cubanas en el municipio, comentó sobre lo ejercitada que está Baracoa en estas dinámicas luego del Matthew, sobre cómo se adoptaron medidas para la protección de las vidas de las personas y los bienes materiales.

Aramís Rivas, profesor del Centro Universitario del municipio Jesús Menéndez en Las Tunas, aseguró que ese territorio era azotado por fuertes vientos y una lluvia pertinaz, a intervalos intensa.

Al parecer, los impactos de Irma en el oriente no se comparan con los daños ocasionados por Ike. Quizás gracias a las plegarias a la patrona de Cuba,  la Virgen de la Caridad del Cobre, a la que se consagra el 8 de septiembre.

El oriente cubano ha constituido uno de los principales escenarios de trabajo sostenido de Oxfam en la isla. Esta geografía es la de mayor actividad sísmica del país, ha experimentado el paso de fuertes huracanes y atraviesa una de las peores sequías, en los últimos 115 años.

El abrazo de Irma

Irma tiene en vela prácticamente a todo el archipiélago cubano. Por su amplitud abraza al caimán, desde su extremo este hasta el occidente.  Reparte por el territorio nacional ráfagas de vientos huracanados en un radio de 110 km, fuertes lluvias, inundaciones costeras y olas de entre 4 y 9 metros de altura, que se sienten con distinta intensidad, en el litoral norte del oriente (desde Gibara hasta Baracoa) y al centro del país. En las áreas costeras se reportan daños estructurales a viviendas y construcciones, árboles caídos y serias penetraciones del mar.

El ojo del huracán tocó tierra cubana por cayo Romano, al norte del municipio de Esmeralda en la provincia de Camagüey, alrededor de las 9 de la noche de este viernes. Según los partes informativos del Instituto de Meteorología, en las próximas horas se esperan vientos de 160 a 190 km/h, con rachas superiores, desde las provincias de Camagüey hasta Villa Clara.

Los especialistas coinciden en que Irma avanza al oeste, disminuyendo su velocidad de traslación, pero sigue siendo un potente huracán. Sus lluvias afectarán también a las provincias occidentales, donde se esperan inundaciones costeras,  a partir de la tarde de este sábado 9 de septiembre.  

Una isla alerta

Ante la amenaza de Irma, el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil de Cuba, órgano rector y metodológico para la protección de las poblaciones y recursos económicos en caso de desastres, ha conducido las acciones para reducir los impactos de este huracán en la isla. Una de las iniciativas del organismo ha sido la Guía familiar para la preparación ante huracanes en áreas urbanas y rurales (Link a este material en pdf, porfa descargarlo: http://www.radiocubana.cu/noticias-de-la-radio-cubana/230-eventos-climatologicos/19332-guia-familiar-de-la-defensa-civil-de-cuba-pdf).

A nivel local, en las provincias con riesgo, que van desde Guantánamo, en el extremo oriental de la Isla, hasta la capital, La Habana, en el occidente, se han garantizado el acceso de las familias a víveres básicos y se han habilitado centros de evacuación para trasladar a las personas que viven en zonas más vulnerables.

Según cifras manejadas por el Sistema de Naciones Unidas más de 1.130.000 de personas, que representan el 10 por ciento de la población cubana, están en proceso de evacuación hacia centros de protección, especialmente habilitados, o en casas de vecinos y familiares y hasta en cuevas, donde se han creado condiciones básicas para asegurar una estancia segura. Esa cifra puede incrementarse en las próximas horas.  

Asimismo, se mantiene una sistemática actualización informativa, que sigue la trayectoria de Irma, los impactos que ha ido dejando a su paso por el norte de la isla, las principales acciones implementadas por los gobiernos locales y aporta consejos prácticos para evitar pérdidas humanas y de bienes materiales.

Los aprendizajes de la población ante cada evento de este tipo afloran cuando se acerca el peligro, por eso las autoridades agradecen en sus comparecencias a los medios de prensa, la colaboración de las comunidades más vulnerables en la etapa preparatoria, durante los momentos de mayores riesgos e incluso, en la recuperación. Llaman a mantener la calma, permanecer en sitios seguros y a evitar imprudencias que pongan en riesgo la vida.

Oxfam en Cuba colaborada con el sistema de prevención y respuesta a desastres, uno de los más efectivos de la región. Con sus proyectos de respuesta ante emergencias y gestión de riesgos ha contribuido a fortalecer la capacidad de alerta temprana, la preparación de las comunidades para actuar oportunamente y la rehabilitación de condiciones básicas en las viviendas y comunidades más vulnerables.

La organización humanitaria –presente en territorio cubano hace casi 25 años– reconoce la relevante experiencia cubana en situaciones de riesgos , enriquecida con las lecciones identificadas en eventos anteriores, los adecuados niveles de información desde las etapas previas a los desastres y la solidaridad, como aspecto movilizador de todo el pueblo.

Por ejemplo, a estas horas ya están listas para ser convocadas, brigadas de la Empresa Eléctrica de Santiago de Cuba, que han expresado su disposición de trasladarse a las zonas donde se reporten los mayores daños y contribuir así, a restablecer el fluido eléctrico en el tiempo más corto posible. Un gesto cotidiano que tampoco olvidan las personas damnificadas por ciclones  en suelo cubano.

Oxfam sigue con atención la evolución de Irma y su huella en Cuba. La labor sistemática en esta nación caribeña le permite, de conjunto con las copartes y los gobiernos locales, preparar una evaluación de daños en las comunidades e infraestructuras, para diseñar una respuesta adecuada y pertinente en un escenario de riesgo de desastre como el actual.

Nuestra experiencia luego de Sandy y Matthew

Por el daño material causado, los hucaranes Sandy (2012) y Matthew (2016), están considerados-después del Ike (2008)-, los ciclones más devastadores de los últimos 11 años en Cuba. Según cifras oficiales, las pérdidas provocadas por Sandy ascienden a 6 966,9 millones de pesos; en tanto las de Matthew alcanzan los 2 430,8 millones de pesos (equivalente a 97,2 millones de dólares).

  • Tras el paso del huracán Sandy, Oxfam acompañó la colocación de 280 techos seguros en Palma Soriano, Santiago de Cuba. Al mismo tiempo, se fortalecieron las capacidades de almacenamiento y cuidado del agua de las familias beneficiadas en este municipio.
  • En Baracoa, Oxfam organizó de conjunto con poblaciones y autoridades locales luego del paso del huracán Matthew, en octubre de 2016, un programa de respuesta que se enfocó en temas de agua y saneamiento: a las dos mil familias de nueve comunidades de Mata-Guandao se les entregaron filtros y tanques de agua, pastillas potabilizadoras, mosquiteros, colchones y kits de higiene. 
  • En esta comunidad la organización acompaña la colocación de techos seguros a 500 familias y la instalación de cinco plantas potabilizadoras en Maisí, para 1215 familias.

Oxfam ha podido amplificar su acompañamiento a las comunidades damnificadas gracias al apoyo de organizaciones como la Defensa Civil, la Cruz Roja, la Federación de Mujeres Cubanas y los gobiernos locales. A ello se suma la solidaridad y confianza de varios donantes: la cooperación europea y de países como Suiza, Canadá, Bélgica, Luxemburgo y España.

OXFAM EN CUBA ha contribuido

  • AL SISTEMA DE LA DEFENSA CIVIL

31 Centros de Gestión y Reducción de Riesgos: 29 municipales y 2 provinciales equipados en todo el país. 

97 puntos de alerta temprana equipados en todo el país.

  • AL SISTEMA DE ALERTA TEMPRANA

5 estaciones sismológicas en Guantánamo y Santiago de Cuba.

9 acelógrafos en provincias orientales.

9 estaciones agrometeorológicas en Guantánamo.

  • EN RESPUESTA HUMANITARIA

Más de 5000 personas han sido beneficiadas con techos rehabilitados total y parcialmente, con enfoque de gestión y reducción de riesgos.

Más de 8000 kits básicos (higiene, cocina) han sido entregados a familias.

Más de 7000 tanques de agua entregados.

Más de 60 brigadas de construcción equipadas.

Reforzamiento de capacidades para más de 40 000 personas.

 

Contacto para medios

 jerome@oxfam.co.cu, cell: +5353077956 (inglés, español y francés)