Feminicidios en República Dominicana: hacia una cobertura periodística orientada a soluciones

Mujeres en lucha contra los feminicidios. Foto: Oxfam
Mujeres en lucha contra los feminicidios. Foto: Oxfam

Desde el movimiento feminista dominicano se ha considerado un paso de avance la visibilización de los casos de feminicidio por parte de los medios de comunicación del país. Sin embargo, pudiera cuestionarse si la forma en que se está haciendo dicha cobertura está contribuyendo a reforzar la cultura sexista que da origen a estos crímenes.

“Los medios impresos tienen una importante responsabilidad social para enfrentar y erradicar la violencia contra las mujeres. Es conveniente dejar de usar algunos expresiones y concepciones en los relatos y ponerse al día sobre las nuevas acepciones que describen situaciones que deben ser nombradas con el lenguaje de género. Para nadie es noticia que a través de la noticia misma, se justifica, normaliza y racionaliza la violencia machista, además, de revictimizar a la mujer”, considera Yanira Lara, directora del Patronato de Ayuda a Casos de Mujeres Maltratadas (PACAM).

Marién Aristy, jefa de redacción del periódico Hoy, expresa que parte del problema se origina en la fuente de donde salen la mayoría de las noticias sobre feminicidios: la Policía Nacional, que envía notas de prensa redactadas en muchos casos con sesgos sensacionalistas o sexistas, y que son publicadas de esa misma forma por los periódicos.

La teniente coronela Amarilis Mejía, encargada de la Oficina de Equidad de Género y Desarrollo (OEGD) de la Policía Nacional, difiere de esta explicación. A su entender, son los medios de comunicación los que tienden a redactar de forma sensacionalista los feminicidios, a fin de llamar la atención y lograr mayor audiencia.

Especializada en género y comunicación, Mejía reconoce el problema que existe en la forma cómo se suele informar sobre los casos de feminicidios y, al ser entrevistada al respecto, mostró interés en realizar desde su oficina capacitaciones de sensibilización sobre el tema a los departamentos de Prensa y Relaciones Públicas de la Policía Nacional.

“Lo ideal sería que este tipo de coberturas sea responsabilidad de periodistas con especialización en género, dada las complejidades y sutilezas del tema. La dimensión del problema lo amerita, y podría ser, incluso, un elemento de diferenciación del medio que se adelante en tomar esta iniciativa, nada despreciable en un país donde más de la mitad de la población es femenina”, escribe Melvin Peña, consultor en comunicación para entidades públicas y privadas, en un artículo dedicado al tema.

Para Grisbel Medina, coordinadora de la Asociación de Periodistas con Perspectiva de Género, también harían falta “capacitaciones el año entero para periodistas y estudiantes de comunicación social”.

Recomendaciones para una cobertura más justa y útil

Como afirma el Centro de Documentación de Comunicación e Información de la Mujer, A. C. (CIMAC): “volver visibles las formas de discriminación en la cobertura del  feminicidio es una manera de contribuir a que se genere una nueva cultura de respeto a las mujeres, que permita eliminar para siempre la violencia de género”.

Guías como el Manual de Estilo del Instituto Andaluz de la Mujer, “Cómo tratar bien los malos tratos” recomienda no presentar la agresión como un hecho aislado, sino como parte de la violencia generalizada contra las mujeres y como una violación de los derechos humanos que atenta contra la libertad y la dignidad de las mujeres.

Decálogo por una cultura periodística con perspectiva de género

El Decálogo por una cultura periodística con perspectiva de género de CIMAC incluye diez recomendaciones a la hora de escribir sobre un caso de feminicidio:

  1. Investigar el caso.
  2. Contextualizar la violencia de género.
  3. Cuidar el lenguaje: eliminar adjetivos que califiquen la imagen de la víctima o justifiquen al agresor.
  4. Evitar mostrarlo como hechos aislados.
  5. Evitar móviles convencionales y jamás calificar como crimen pasional.
  6. Consultar opiniones de personas expertas, leyes y sentencias judiciales.
  7. Visibilizar la violencia de género como violación de derechos humanos.
  8. Evitar narraciones e imágenes escabrosas que alienten el morbo y hagan de la violencia contra las mujeres un espectáculo.
  9. Identificar claramente los tipos y las modalidades de la violencia contra las mujeres.
  10. Destacar las denuncias previas, los procesos judiciales pendientes, así como las órdenes de protección.

Publicado originalmente en El Grillo por Gabriela Read y Virginia Antares Rodríguez.

Vídeo: Feminicidios: ¿la prensa es parte del problema?