La cobertura periodística de los feminicidios en República Dominicana: sensacionalista y limitada

Mujer entre flores. Foto: Oxfam
Mujer entre flores. Foto: Oxfam

De acuerdo a la Procuraduría General de la República, en los últimos 10 años (de 2005 a abril de 2015) han ocurrido en la República Dominciana 1.033 feminicidios, es decir, asesinatos de mujeres a manos de hombres que las consideraban ser de su propiedad o estar sujetas a su dominio.

Estos feminicidios representan la punta del iceberg de una sociedad que permite (a través de la inacción y la falta de políticas públicas) y promueve (a través de la socialización y cultura sexista) la discriminación y la violencia hacia las mujeres y niñas, partiendo de la idea de que son un género subordinado al género masculino.

En este contexto, los medios de comunicación constituyen uno de los pilares tanto para el mantenimiento como para el cambio de ideas o actitudes sexistas. Por eso resulta importante analizar cómo la prensa dominicana está abordando la realidad de los feminicidios.

Con ese interés, desde Oxfam hemos solicitado a un equipo de El Grillo analizar la cobertura hecha por los periódicos impresos Hoy, Listín Diario, El Día, Diario Libre y El Nacional a los casos de feminicidios ocurridos durante los primeros tres meses de este año 2015.

Priorización del cómo sobre el hecho

Se observó en las noticias analizadas una tendencia a presentar detalles sobre la manera en que ocurrió el crimen en lugar de, por ejemplo, informaciones que pudieran ser útiles para mujeres en situación de riesgo, denuncias previas o informaciones sobre el contexto social que permitan una mejor comprensión de sus causas culturales, psicológicas, históricas, etc.

Aproximadamente el 60% de las noticias sobre feminicidios publicadas en el período analizado ofrecen detalles que llaman la atención y producen sensaciones y emociones:

“Luego buscó un cable eléctrico y la ahorcó en la cama de su vivienda” (El Nacional, 18 de enero), “En la escena del crimen fueron encontradas una almohada y dos toallas mojadas encima de la cara de la joven” (Listín Diario 4 de enero), “le hizo un disparo, pero ésta salió huyendo y cayó, lo que él aprovechó para  hacerle varios disparos delante de su progenitora”(Hoy, 23 de marzo), “decapitó a su mujer y la lanzó próximo a una pocilga donde los cerdos comieron parte de sus restos, y luego se quitó la vida ahorcándose en una mata de guano con una soga de nylon” (El Día, 6 de marzo), “fue encontrado colgando de un árbol en la parte trasera de la vivienda” (Diario Libre, 6 de marzo).

Igualmente, el 26% de los titulares describen las circunstancias del asesinato, desviando la atención del hecho hacia sus características y trivializando el drama social que esconden estas muertes: “Hombre mata a su esposa de 18 puñaladas” (Listín Diario, 15/01/2015), “Hombre ahorca mujer con un cable de electricidad” (El Nacional, 23/01/2015); “Mata ex pareja y se suicida en víspera de San Valentín”.

De acuerdo Marién Aristy Capitán, jefa de redacción del periódico Hoy, muchas veces estas notas son publicadas tal y como las envía la Policía Nacional, que reconoce tiende a narrar los hechos con énfasis en detalles. Aunque es algo que los y las periodistas debieran revisar, explica, a veces las notas no se trabajan más allá por falta de tiempo.

Mínimo uso de los términos feminicidio y violencia de género

Sólo 5 de las 37 notas analizadas menciona la palabra “feminicidio”, ya sea como localizador de la noticia o dentro del texto. Sólo una noticia menciona las palabras “violencia intrafamiliar”. Esta omisión impide remitir el problema a un contexto más amplio, en el que la violencia contra las mujeres es un fenómeno constante.

Sólo en los primeros cuatro meses del año fueron asesinadas 32 mujeres a manos de sus parejas o exparejas.

A excepción de dos noticias publicadas en el periódico Hoy y un reportaje publicado en el Listín Diario (17 de febrero), que ofrecen datos estadísticos sobre la ocurrencia de feminicidios, el resto de las publicaciones carece de elementos que conecten el feminicidio con su contexto social, institucional, histórico o cultural.

Lenguaje excluyente

Las notas analizadas no utilizan un lenguaje inclusivo, sino que mantienen un lenguaje "masculinista". Esto no es exclusivo de las noticias que abordan los feminicidios, sino de toda la prensa. Las corrientes que defienden el lenguaje inclusivo argumentan que “el uso exclusivo del masculino genérico para referirnos a las personas distorsiona los contenidos de los mensajes al otorgar mayor valor a lo asociado con los hombres y hace que se tienda a pensar en varones únicamente”. (Guía para el uso del lenguaje inclusivo del Ministerio de la Mujer de Perú).

Falta de informaciones útiles

Por otro lado, se evidencia en la totalidad de las noticias analizadas la falta de informaciones que puedan resultar útiles a personas en situación de riesgo o de violencia o al público lector en general.

En ninguna de las noticias se publica el número telefónico de la línea de emergencia para mujeres del Ministerio de la Mujer, ni contactos de otras instituciones que ofrecen apoyo a mujeres víctimas de violencia, como el Patronato de Ayuda a Casos de Mujeres Maltratadas (PACAM).

Tampoco se ofrecen "lineamientos" que ayuden a reconocer cuándo una persona se encuentra en una relación de violencia y qué es recomendable hacer en esa situación.

Publicado originalmente en El Grillo por Gabriela Read y Virginia Antares Rodríguez.

Vídeo: Feminicidios: ¿la prensa es parte del problema?