Sudán del Sur: las organizaciones humanitarias advierten del riesgo de hambruna ante el recrudecimiento del conflicto

Algunas de las principales organizaciones humanitarias internacionales han advertido hoy de que el próximo año, debido al aumento previsto del conflicto que dura ya nueve meses, podría declararse una hambruna en algunas zonas de Sudán del Sur, donde ya se está sufriendo la peor crisis alimentaria del mundo.

Ante la aparente reagrupación de las facciones rivales, preparadas para reanudar los combates a finales de este mes cuando la temporada de lluvias termine, las organizaciones temen que los esfuerzos realizados este año no sean suficientes para evitar que la crisis se deteriore. Se espera que el número de personas en riesgo de padecer hambre aumente hasta el millón entre enero y marzo del próximo año.

En un informe publicado hoy, From Crisis to Catastrophe (De la crisis a la catástrofe), las organizaciones humanitarias hacen un llamamiento a los Gobiernos vecinos y a la comunidad internacional a que redoblen los esfuerzos diplomáticos para presionar a ambas partes del conflicto a fin de que cesen el conflicto mediante, por ejemplo, el embargo de armas. Las organizaciones afirman que el débil enfoque de la comunidad internacional hacia las negociaciones de paz ha hecho fracasar los esfuerzos para garantizar un alto el fuego duradero.

Añaden, además, que es necesario que se produzca un aumento tanto de la cantidad como de la calidad de la ayuda.

Crisis provocada por la acción del hombre

Tariq Reibl, responsable del programa de Oxfam en Sudán del Sur, señala: "Si llega a producirse una hambruna en Sudán del Sur, será consecuencia de los enfrentamientos armados. Esta es una crisis provocada por la acción del hombre y no por las inclemencias del tiempo. La ayuda humanitaria es crucial, pero no puede resolver un problema político. La respuesta de la comunidad internacional es mejor a la hora de salvar vidas que de ayudar a resolver los problemas políticos que las pone en peligro. Su "blando" enfoque durante estos nueve meses de negociaciones de paz ha sido insuficiente. Si la comunidad internacional quiere realmente evitar una hambruna tiene que hacer un valiente esfuerzo a nivel político para conseguir que ambas partes del conflicto pongan fin a la lucha".

Las organizaciones humanitarias afirman que la importante provisión de ayuda, el letargo del conflicto debido a la época de lluvias y la capacidad del pueblo de Sudán del Sur para hacer frente a las dificultades ha evitado que se produzca, por el momento, una hambruna. Sin embargo, advierten, ahora que la temporada de lluvias acaba, es probable que se produzca un recrudecimiento del conflicto que revierta todos los progresos logrados durante los últimos meses, poniendo algunas áreas en riesgo potencial de verse afectadas por una hambruna para marzo de 2015.

Desde que se desató, de nuevo, el conflicto en Sudán del Sur en diciembre de 2013, el país se encuentra al borde del desastre. La ayuda internacional ha salvado miles de vidas, gran parte de ellas gracias a la generosidad de los Estados Unidos, el Reino Unido y la Unión Europea que han proporcionado hasta un 60% del total de los fondos. La Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en la República de Sudán del Sur (UNMISS, por sus siglas en inglés) ha abierto sus instalaciones a 100.000 civiles, poniéndoles a salvo de la violencia étnica. Asimismo, durante las negociaciones de paz, los países vecinos de Sudán del Sur han estado cerca de conseguir un acuerdo.

Aimee Ansari, responsable de CARE en Sudán del Sur, analiza 2014 y afirma:

"Sudán del Sur ha conseguido evitar, por poco, la hambruna este año. En parte gracias a la ayuda humanitaria pero, en gran medida, gracias a la fortaleza, la resiliencia y la generosidad del propio pueblo sursudanés”.

“Ahora, sin embargo, está contra las cuerdas. Solo puedes vender tu ganado una sola vez y comer semillas destinadas al cultivo solo conseguirá postergar el hambre pertinaz momentáneamente. Es, en realidad, hipotecar el futuro para hacer frente a las desesperadas necesidades del presente. El pueblo de Sudán del Sur ha hecho lo que ha podido para sobrevivir este año. Pero esto implica un mayor grado de vulnerabilidad para el que viene. Necesitan que el conflicto termine para poder retomar sus vidas".

Muchas de las 1,4 millones de personas desplazadas de sus hogares se enfrentan a un futuro incierto. Los combates han perturbado la actividad normal de los mercados y producido un incremento en los precios de los alimentos. Los pescadores ya no pueden acceder a los ríos y los ganaderos han sufrido robos o han sido obligados a vender sus animales a precios muy bajos. El recrudecimiento del conflicto previsto cuando las lluvias terminen a finales de octubre pondrá a muchas personas al borde del abismo.

Se necesitan más fondos

Las organizaciones humanitarias instan a los Gobiernos donantes a proporcionar fondos para los llamamientos de Naciones Unidas para financiar la labor humanitaria en Sudán del Sur y con las comunidades de refugiados en los países vecinos. También subrayan que la calidad de la ayuda debe mejorar. Debe suministrarse allí donde las personas están y no donde sea más fácil proveerla. Asimismo, debe apoyar la forma en la que los ciudadanos y ciudadanas de Sudán del Sur mejor afrontan la crisis y permitirles prepararse mejor ante futuros trances.

Las organizaciones humanitarias hacen, asimismo, un llamamiento al Gobierno de Sudán del Sur, la oposición y otros grupos armados para que cesen inmediatamente los enfrentamientos y trabajen para conseguir un acuerdo de paz sostenible y a largo plazo. Todas las partes deben poner fin a los ataques contra la población civil, dejar de utilizar niños soldados y permitir que los trabajadores humanitarios puedan acceder de forma segura a las comunidades que precisan su ayuda.

Notas a los editores

Las organizaciones humanitarias son: Oxfam, CARE International, Cafod, International Rescue Committee, Food for the Hungry, MAG (Mines Advisory Group), Trócaire, Mercy Corps, Caritas Switzerland, Concern Worldwide, Relief International, Tearfund, World Vision.

Contacto para medios

Ian Bray, Oxfam +44 7721 461339

Sally Cooper, CARE: +211 955, 199 374  

Faith Kasina, Trócaire +211 927 553461

Caroline Savage, MAG (Mines Advisory Group) +44 161 236 4311

Amy Fairbairn, Mercy Corps +44 (0)131 662 2378 +44 (0) 787 640 2811

Marion Schröder, Caritas Switzerland +41 41 419 22 76

Deborah Underdown, Concern Worldwide +44 207 801 1857

Paul Donohoe, International Rescue Committee +44 (0)20 7692 2739