El número de milmillonarios se ha duplicado desde el comienzo de la crisis financiera y la desigualdad se desboca

En el mismo periodo, al menos un millón de mujeres ha muerto durante el parto debido a la falta de servicios sanitarios básicos.

Oxfam advierte de que la creciente desigualdad podría hacer retroceder décadas la lucha contra la pobreza(1). En su nuevo informe, publicado hoy, la organización señala que el número de milmillonarios a nivel mundial se ha más que duplicado desde el comienzo de la crisis económica(2).

El informe, Iguales: Acabemos con la desigualdad extrema. Es hora de cambiar las reglas, explica en detalle cómo las personas más ricas del mundo tienen más dinero del que jamás podrían gastar, mientras cientos de millones viven sumidas en la extrema pobreza, sin acceso a servicios sanitarios o educativos básicos. 

A pesar de que los ciudadanos y ciudadanas de países de todo el mundo no disfrutan de los beneficios del crecimiento económico, las inmensas riquezas de las personas más adineradas aumentan con más velocidad que nunca. Sólo entre 2013 y 2014, la riqueza de las 85 personas más acaudaladas del mundo –que, según apuntó Oxfam en enero, poseen la misma riqueza que la mitad más pobre de la población del planeta(3)– aumentó en 668 millones de dólares al día, lo que equivale a casi medio millón de dólares cada minuto(4).

Personalidades de todo el mundo respaldan el informe

Desde el FMI hasta el Papa Francisco, pasando por el presidente Barack Obama y el Foro Económico Mundial, existe cada vez un mayor consenso en torno a la idea de que la desigualdad es uno de los mayores desafíos de nuestro tiempo y que no combatirla resulta prejudicial tanto a nivel económico como social. A pesar de estas afirmaciones, se han tomado escasas medidas para combatirla. 

El informe, que ha recibido el respaldo de Graça Machel, Kofi Annan y Joseph Stiglitz entre otros(5), marca el pistoletazo de salida de Iguales, la nueva campaña de Oxfam, cuyo objetivo es exigir a los líderes mundiales que conviertan sus palabras en hechos y garanticen un trato justo para las personas más pobres. Es necesario adoptar medidas para frenar la evasión y la elusión fiscal por parte de grandes empresas y las personas más adineradas, que deben contribuir de forma justa a las arcas de los Estados para que los países puedan combatir la desigualdad y construir sociedades más justas.

La desigualdad extrema es un obstáculo hacia una mayor prosperidad

Winnie Byanyima, directora ejecutiva de Oxfam Internacional, afirma: "Lejos de fomentar el crecimiento económico, la desigualdad extrema constituye un obstáculo hacia una mayor prosperidad para todas las personas del planeta. Hoy en día, el crecimiento económico solo beneficia a los más ricos, y seguirá siendo así hasta que los Gobiernos actúen. No deberíamos permitir que ni las doctrinas económicas que solo buscan el beneficio a corto plazo ni las personas ricas y poderosas que solo buscan el beneficio propio nos cieguen ante estos hechos”.

"En todo el mundo, millones de personas mueren debido a la falta de servicios sanitarios básicos y millones de niños y niñas no pueden ir a la escuela. Mientras, una pequeña élite posee más dinero del que jamás podrá gastar en su vida".

"La desigualdad socava el crecimiento, corrompe la política, limita las oportunidades y alimenta la inestabilidad mientras exacerba la discriminación, especialmente hacia las mujeres", subraya Byanyima.

Un pequeño impuesto para invertir en servicios públicos gratuitos

Los posibles beneficios que acarrearía la redistribución de la riqueza de las personas más adineradas, aunque sea ligeramente, constituyen un argumento de peso a favor de esta medida. Un pequeño impuesto de tan solo un 1,5% sobre la riqueza de los milmillonarios de todo el mundo podría recaudar cada año fondos suficientes para garantizar que todos los niños y niñas del mundo pudieran ir a la escuela, así como la provisión de servicios sanitarios básicos en los países más pobres(6). 

Las consecuencias de combatir la desigualdad podrían ser tan extraordinarias como graves podrían ser las de no actuar para frenarla. En la India, por ejemplo, detener el reciente aumento de la desigualdad posibilitaría que 90 millones de personas más escapasen de la pobreza extrema para el año 2019(7).Para ese mismo año, si el nivel actual de desigualdad en Kenia se mantiene, tres millones de personas más podrían pasar a vivir por debajo del umbral de la pobreza(8).

Byanyima añade: "La lucha contra la desigualdad no tiene nada que ver con aspirar a tener coches más rápidos o grandes yates, sino con el simple hecho de que las personas más ricas disfrutan de vidas más longevas y de una mejor salud que las personas pobres, literalmente. Vivimos en un mundo de abundancia, en el que todas las personas podrían mejorar su suerte y, sin embargo, la desigualdad extrema provoca inestabilidad, conflictos e incluso problemas mentales que nos afectan a todas las personas. Ha llegado la hora de cambiar las reglas, antes de que la situación empeore". 

Invertir en servicios públicos gratuitos es esencial para cerrar la brecha entre las personas ricas y el resto. Cada año, cien millones de personas en todo el mundo se ven sumidas en la pobreza por tener que pagar para recibir asistencia médica. De 2009 a 2014, al menos un millón de mujeres ha muerto durante el parto debido a la falta de servicios sanitarios básicos(9). Mientras, las tasas escolares excluyen a demasiados niños y niñas de la escuela. Por ejemplo, en Ghana, las familias más pobres deberían gastar el 40% de sus ingresos para que solo uno de sus hijos pudiera asistir a una escuela con bajas tasas escolares. Esto socava la importancia de que todas las personas puedan acceder a una educación gratuita. 

En cambio, la situación de las élites es muy distinta: tienen más dinero del que podrán gastar en toda su vida. Si las tres personas más ricas del mundo gastaran un millón de dólares al día cada una, les llevaría 200 años gastar todo su dinero(10).Esto no ocurre únicamente en los países ricos. Hoy en día, hay 16 milmillonarios en África subsahariana que conviven con 358 millones de personas que viven en extrema pobreza. Mientras, en Sudáfrica, la desigualdad es mayor que al final del apartheid.

Notas a los editores

Rueda de prensa internacional

Fecha: 30 de octubre, 10.30 GMT+1
Dónde: COAM - Sala Rectangular - Tercera planta
Calle Hortaleza, 63 Madrid. Spain.
Quién: Winnie Byanyima (directora ejecutiva de Oxfam internacional) y José María Vera (Director General de Oxfam Intermón - Oxfam en España -).

Sigue el lanzamiento de la campaña Iguales en Twitter desde @Oxfam_es

Fotos disponibles

http://wordsandpictures.oxfam.org.uk/?c=17183&k=5ef681ea1f 

 

Notas

  1. Si los países africanos continúan con sus actuales ritmos de crecimiento y no cambian los niveles de desigualdad de ingresos, el índice de pobreza del continente no bajará del 3% (lo que el Banco Mundial considera "acabar con la pobreza") hasta el año 2075. FMI, Fiscal Policy and Income Inequality, documento político, gráfico 8, Washington, D.C., 2014:  El FMI y el Banco Mundial han fijado como objetivo acabar con la pobreza para el año 2030.
     
  2. En marzo de 2009, de acuerdo con la revista Forbes, había 793 milmillonarios en el mundo.  En marzo de 2014, de acuerdo con la revista Forbes, había 1.645 milmillonarios en el mundo
     
  3. Una investigación realizada por Oxfam a principios de 2014 evidenciaba que las 85 personas más ricas del mundo poseían la misma riqueza que la mitad más pobre de la población del planeta. Esta cifra se basa en la riqueza total que poseían los primeros 85 milmillonarios incluidos en la lista de Forbes de marzo de 2013. Informe Gobernar para las élites.
     
  4. Entre marzo de 2013 y marzo de 2014, Oxfam concluyó que la riqueza de las 85 personas más ricas del mundo, tal y como mostraba en la nota número 3 de su informe Gobernar para las élites, aumentó en un 14% o, lo que es lo mismo, en 244.000 millones de dólares. Esto equivale a un aumento de 668 millones de dólares al día; 463.888,89 dólares al minuto. Informe Iguales: Acabemos con la desigualdad extrema. Es hora de cambiar las reglas, pág. 3.
     
  5. Lista de personas que han respaldado el informe Iguales: Acabemos con la desigualdad extrema. Es hora de cambiar las reglas:
    Graça Machel, experta independiente de Naciones Unidas en el impacto del conflicto armado en la infancia y fundadora de Fundação para o Desenvolvimento da Comunidade en Mozambique y de The Elders;
    Kofi Annan, presidente del Africa Progress Panel, ex secretario general de Naciones Unidas y premio nobel;
    Joseph Stiglitz, profesor en la Universidad de Columbia y premio nobel de Economía;
    Nawal El Saadawi, escritora egipcia y activista;
    Andrew Haldane, economista jefe del Banco de Inglaterra;
    Jeffrey Sachs, director del Earth Institute de la Universidad de Columbia;
    Rosa Pavanelli, secretaria general de Public Services International;
    Ha-Joon Chang, economista de la Universidad de Cambridge;
    Jay Naidoo, presidente del patronato y del Consejo de Asociación de la Global Alliance for Improved Nutrition;
    Kate Pickett y Richard Wilkinson, coautores de Desigualdad: Un análisis de la (in)felicidad colectiva;
    Michael J. Sandel, autor de Lo que el dinero no puede comprar: Los límites mortales del mercado;
    Kevin Watkins, director ejecutivo de Overseas Development Institute;
    Mark Thomas, socio y responsable de Estrategia de PA Consulting Services;
    Jayati Ghosh, profesor de Economía en la Universidad Jawaharlal Nehru.
     
  6. Un impuesto del 1,5% sobre la riqueza de las personas milmillonarias en 2014 podría recaudar 74.000 millones de dólares (calculado en base a los datos de la revista Forbes a fecha 4 de agosto de 2014). Según la UNESCO, el déficit anual de financiación para poder proporcionar educación básica universal es de 26.000 millones de dólares anuales, y el de los servicios sanitarios básicos ((incluyendo cuidados específicos como la salud maternal, vacunación, enfermedades como el VIH/SIDA, la tuberculosis y la malaria y para el fortalecimiento de los sistemas sanitarios para poder llevar a cabo estos cuidados médicos y de otro tipo) en 2015 es de 37.000 millones de dólares anuales según la OMS. Ver UNESCO (2014) op. cit., y OMS (2010), op. cit.. Informe Iguales: Acabemos con la desigualdad extrema. Es hora de cambiar las reglas, pág. 13.
     
  7. Si en la India se redujese la desigualdad en 10 puntos según el coeficiente de Gini (lo que equivale a una reducción del 36%), se podría eliminar la pobreza extrema casi por completo, posibilitando que 173 millones de personas saliesen de ella. 
     
  8. Si en Kenia, en lugar de mantenerse el nivel de desigualdad actual, se redujese la desigualdad en 5 puntos según el coeficiente de Gini (lo que equivale a una reducción del 12%), tres millones de personas más podrían salir de la pobreza extrema.
     
  9. Solo hay datos sobre la tasa de mortalidad materna a nivel mundial para los años 2010 y 2013. En 2010, 287.000 madres murieron en todo el mundo, http://africa.unfpa.org/webdav/site/africa/users/africa_admin/public/Trends%20in%20maternal%20mortality%20A4.pdf, pág. 1. En 2013, 289.000 madres murieron en todo el mundo, http://africa.unfpa.org/webdav/site/africa/users/africa_admin/public/Trends%20in%20maternal%20mortality%20A4.pdf, pág. 1. Para calcular el número aproximado de muertes entre 2009 y 2014, Oxfam ha utilizado estos datos y estimado que 1,4 millones de madres murieron debido a la falta de servicios sanitarios básicos.
     
  10. Cálculos de Oxfam para estimar el tiempo que llevaría a las tres personas más ricas del mundo gastar todo su patrimonio: Patrimonio de Carlos Slim Helu y su familia: 80.000 millones de dólares. Años para gastar todo el patrimonio, a razón de un millón de dólares al día: 220 años. Ganancias diarias a una tasa de interés ordinaria de 1,95%: 4,3 millones de dólares. Ganancias diarias a una tasa de rentabilidad media (5,3%): 11,6 millones de dólares. Patrimonio de Bill Gates: 79.000 millones de dólares. Años para gastar todo el patrimonio, a razón de un millón de dólares al día: 218 años. Ganancias diarias a una tasa de interés ordinaria de 1,95%: 4,2 millones de dólares. Ganancias diarias a una tasa de rentabilidad media (5,3%): 11,5 millones de dólares. Patrimonio de Amancio Ortega: 63.000 millones de dólares. Años para gastar todo el patrimonio, a razón de un millón de dólares al día: 172 años. Ganancias diarias a una tasa de interés ordinaria de 1,95%: 3,3 millones de dólares. Ganancias diarias a una tasa de rentabilidad media (5,3%): 9,1 millones de dólares. De acuerdo con las estimaciones de Oxfam, la media de años necesarios para que Carlos Slim y su familia, Bill Gates y Amancio Ortega gasten su patrimonio es de 203 años. Iguales: Acabemos con la desigualdad extrema. Es hora de cambiar las reglas. Informe, pág. 27.

 

Contacto para medios

Àngela Corbalán, 0032 (0) 473 56 22 60 / angela.corbalan@oxaminernational.org