COP 20: Lograr un plan de acción de financiación climática clave para un acuerdo en París

La organización internacional Oxfam afirma que los países presentes en la COP20 de Lima deben aprovechar la cumbre para acabar con la parálisis en el que se encuentran sumidas las negociaciones sobre "financiación climática" y, así, facilitar la consecución de un acuerdo en la cumbre de París de diciembre de 2015.

En su nuevo informe "Acabar con la parálisis", Oxfam explica cómo los actuales compromisos no se ajustan a la magnitud de las necesidades de los países en desarrollo y hace un llamamiento a los líderes mundiales a que diseñen una estrategia nueva y robusta para impulsar la financiación para mitigar el cambio climático. Los países desarrollados se comprometieron a movilizar 100.000 millones de dólares al año para 2020 para financiar la lucha contra el cambio climático, pero, hasta ahora, los progresos han sido lentos.

Si se lograsen mayores avances a este respecto, los países pobres podrían lograr un espectacular desarrollo “limpio”. Por ejemplo, en Etiopía, millones de personas podrían salir de la pobreza y se podrían evitar emisiones de carbono equivalentes alas que producen 65 centrales eléctricas de carbón. En Perú, el PIB podría incrementarse en  casi un 1% y, a la vez, se podría reducir a la mitad las emisiones del país. Indonesia podría completar su plan para reducir sus emisiones en un 41% en 15 años. 

No obstante, los 100.000 millones de dólares comprometidos son solo el comienzo. Por ejemplo, solo los países de África subsahariana necesitan invertir en adaptación al cambio climático 62.000 millones de dólares anuales. Mediante políticas climáticas eficaces, se podrían desbloquear cientos de miles de millones en forma de inversiones privadas que contribuirían a impulsar un desarrollo mundial bajo en emisiones y mantener el calentamiento global por debajo de los 2ºC.
    
Una de las principales causas de la brecha entre la financiación prometida y la necesaria es que los países donantes han evitado contribuir de acuerdo con la cantidad que les correspondería equitativamente. Las partes negociantes no han acordado en detalle cómo se movilizarán los fondos, qué países los proporcionarán y cuáles los recibirán, y esto ha socavado la capacidad de los países en desarrollo para desarrollar planes eficaces conforme a sus necesidades de adaptación y mitigación.

"Los 100.000 millones de dólares comprometidos son un punto de referencia icónico de las negociaciones internacionales. Los países han estado regateando durante años. Pero para las personas en primera línea de la lucha contra el cambio climático, esta cifra abstracta no tiene impacto alguno en sus vidas", afirma la directora ejecutiva de Oxfam, Winnie Byanyima. 

"La cumbre de la COP20 en Lima sentará las bases para el fracaso o el éxito de las negociaciones en París. Es necesario que se asuman compromisos claros en materia de financiación climática, centrados en las necesidades reales de los países en desarrollo", añade. "Las promesas vagas no ayudarán a las personas a adaptarse a los perniciosos efectos del cambio climático o a los países a lograr un crecimiento y desarrollo con bajas emisiones”.

    
El plan de acción de Oxfam

El informe de Oxfam propone un plan de acción para lograr avances en materia de financiación climática en Lima que demuestra que es posible proteger a las personas más pobres del mundo de los efectos más nocivos del cambio climático, impulsar el crecimiento económico y reducir las emisiones. El plan de acción muestra cómo el futuro acuerdo de París debe:

  1. Establecer cómo exactamente se debe acceder y emplear la financiación para mitigar el cambio climático.
     
  2. Identificar nuevas fuentes de financiación, tanto públicas como privadas. 
     
  3. Establecer un marco de contribución equitativo para movilizar los fondos necesarios y canalizarlos de forma adecuada.

Para situar al mundo en una vía hacia un futuro con bajas emisiones en carbono y realizar una contribución "justa", Oxfam ha calculado que Estados Unidos debería ser responsable de proporcionar un 56% de los fondos durante el primer periodo de compromiso del nuevo acuerdo, la UE un 22% y Japón un 10%. En lo que a adaptación respecta, Oxfam ha identificado nuevos países que también deberían contribuir económicamente a la mitigación del cambio climático, entre ellos, Rusia, Brasil, la República de Corea y México. El plan de acción de Oxfam recoge el nivel de detalle en el que las partes negociantes deben abordar ciertas cuestiones, tanto en Lima como en París, a fin de asegurar un acuerdo.

El Fondo Verde para el Clima

Tras la cumbre sobre el clima organizada por Ban Ki-moon y la conferencia sobre el Fondo Verde para el Clima celebradas este año, la COP20 es la cumbre más importante que tendrá lugar de forma previa a las negociaciones de París. Los recientes anuncios, entre ellos el del acuerdo entre China y Estados Unidos para reducir sus emisiones, han otorgado un nuevo impulso político a las negociaciones.

Se espera que gran parte de la financiación de la lucha contra el cambio climático se canalice a través del Fondo Verde para el Clima. Su mandato consiste en asistir a los países en desarrollo para que reduzcan sus emisiones de gases de efecto invernadero, se preparen ante los efectos inevitables del cambio climático y se desarrollen de forma sostenible. Dos semanas antes del comienzo de la COP20, el fondo alcanzó su nivel mínimo de capitalización inicial necesario para su puesta en marcha, con un total de fondos comprometidos de casi 10.000 millones de dólares. Muchos países deben anunciar, aún, su aportación, entre ellos, Australia, Austria, Irlanda y Bélgica.

"Millones de personas se manifestaron en septiembre en Nueva York y en otras ciudades del mundo para exigir acciones contra el cambio climático. Estas personas son conscientes de que combatirlo significa nuevos puestos de trabajo más sostenibles, y asegurar alimentos y un futuro para todo el mundo", apunta Byanyima. "Ahora es el momento de que nuestros líderes actúen”.

“Estas negociaciones en Lima no son el punto y final, sino un importante hito en un camino que nos llevará décadas recorrer. No obstante, pueden y deben situar al mundo en el camino correcto hacia un acuerdo en París”. 

Notas a los editores

Esta tabla recoge los cálculos de Oxfam sobre cuál ha de ser la contribución "justa" de cada país en el esfuerzo global contra el cambio climático para 2020-2025 (el que, se supone, será el primer periodo de compromiso del nuevo acuerdo). Se han estimado los porcentajes de financiación para la mitigación del cambio climático que cada país debería ser responsable de movilizar. Para más información, véase el informe Acabar con la parálisis.

Tabla 1: Contribución "justa" indicativa para la mitigación del cambio climático para 2025

* = nuevos contribuyentes

País1Contribución justa de fondos para la reducción de las emisiones (%)
EE. UU.56%
UE 2822%
Japón10%
Canadá3,10%
Australia2,90%
Suiza1,40%
Noruega1,40%
*Brasil0,87%
*Singapur0,72%
*EAU0,53%
*Kuwait0,27%
*Israel0,24%
Nueva Zelanda0,17%
*Qatar0,13%
NOTAS

1.     No se ha incluido en esta lista a los países cuyo porcentaje indicativo de reducción de emisiones con apoyo internacional es menor al 0,1%.

 

2.     Hemos basado el Índice de Responsabilidad y Capacidad en las emisiones acumuladas de cada país desde 1990 y en los ingresos de la población que vive por encima del umbral de desarrollo de 9.000 dólares al año, y lo hemos ponderado de manera progresiva.

3.     Brasil ha sido incluido en la lista aunque somos conscientes de que se trata de un caso particular. Después, y teniendo en cuenta su importante potencial de mitigación a nivel doméstico, la inclusión de Brasil como país contribuyente podrá debatirse. Como ya se ha apuntado, esta lista es solo indicativa.

Esta tabla recoge los cálculos de Oxfam sobre cuál ha de ser la contribución "justa" de cada país en el esfuerzo global de adaptación al cambio climático para 2020-2025 (el que, se supone, será el primer periodo de compromiso del nuevo acuerdo). Se han estimado los porcentajes de financiación para la adaptación al cambio climático que cada país debería ser responsable de movilizar. Se han diferenciado los porcentajes de los países contribuyentes y los nuevos. Para más información, véase el informe Breaking the Standoff.


Tabla 2: Contribución "justa" indicativa para la adaptación al cambio climático

País1Paso 4: Contribución justa de fondos para la adaptación (%) 
EE. UU.53,05%
UE26,63%
Japón9,72%
Canadá4,16%
Australia3,25%
Noruega1,26%
Suiza1,21%
Nueva Zelanda0,32%
Nuevos contribuyentes
Federación Rusa18,81%
Brasil18,44%
República de Corea11,44%
México7,18%
Arabia Saudí6,32%
EAU5,68%
Qatar5,12%
Kuwait4,85%
Turquía4,12%
Singapur3,45%
Venezuela3,35%
Israel2,61%
Chile2,26%
Colombia1,76%
Malasia1,62%
Irán1,22%
Omán0,95%
Libia0,81%
NOTAS

1.     No se ha incluido en esta lista a los países cuyo porcentaje ajustado para vulnerabilidad en el índice de Responsabilidad y Capacidad es inferior al 0,1%.

2.     Hemos basado el Índice de Responsabilidad y Capacidad en las emisiones acumuladas de cada país desde 1990 y en los ingresos de la población que vive por encima del umbral de desarrollo de 9.000 dólares al año, y lo hemos ponderado de manera progresiva.

3.     El ajuste para vulnerabilidad se realiza utilizando datos extraídos del estudio de David Wheeler Quantifying Vulnerability to Climate Change:Implications for Adaptation Assistance de 2011.

Contacto para medios

Ben Grossman-Cohen +1 202 629 6018 bgrossman-cohen@oxfamamerica.org

Síguenos en la COP20 desde Perú a través de @Oxfam_es