La temporada de huracanes empeorará la crisis de sequía y roya en Centroamérica

  • Más de dos millones de personas en Centroamérica se encuentran actualmente en una situación de inseguridad alimentaria a causa de una sequía y roya que afectaron la temporada agrícola en el segundo semestre de 2014.
  • Según los pronósticos, al igual que año anterior, el fenómeno provocaría la pérdida de cultivos, el aumento de enfermedades diarreicas y otras causadas por el dengue y "chicungunya"; muerte de animales, escasez de agua y aumento de la roya.
  • La población más vulnerable que vive en el denominado “corredor seco” de Honduras, Guatemala, El Salvador y Nicaragua, no está preparada para afrontar una doble emergencia. La temporada de huracanes agudizará la crisis de seguridad alimentaria en Centroamérica.
  • En Guatemala existe un 90% de probabilidad que el fenómeno de El Niño se establezca y ocasione nuevamente otro déficit hídrico, afectando por cuarto año consecutivo la producción de alimentos par a las familias de subsistencia.

La probabilidad de activación del 73% del fenómeno de El Niño para este año en Centroamérica generaría largos periodos de sequía y lluvias muy fuertes e intensas, que acabarán con los cultivos. El año anterior, sólo la crisis de sequía y roya afectó el acceso a alimentos principalmente a los pequeños productores de subsistencia y jornaleros agrícolas, debido al  aumento de los precios, en particular el frijol cuyo incremento llegó hasta el 200%.

Un diagnóstico realizado por Oxfam Nicaragua en noviembre de 2014 muestra que, en términos de impacto sobre ingresos, la sequía afectó en su mayoría a las familias encabezadas por hombres que dependen de estos trabajos agrícolas. En Honduras, el número de familias afectadas por la sequía a septiembre de 2014 fue de 186.311 familias en 165 municipios. 

Frente a una nueva temporada de huracanes, las comunidades más vulnerables estarían expuestas a una doble emergencia. El impacto de la sequía y la roya ha situado a los trabajadores sin tierra (jornaleros) y a los productores más vulnerables entre el umbral de protección de medios de vida y el umbral de supervivencia, frente a una amenaza como los huracanes los llevaría a estar debajo del umbral de supervivencia. “Los gobiernos deben reconocer el incremento de la inseguridad alimentaria ocasionado por los diferentes y repetidos desastres naturales, ya sea de desarrollo lento o de reacción rápida, y destinar recursos adecuados para responder a las necesidades de las personas afectadas. Deben asegurar que las mujeres, hombres, niños y niñas más afectados por estos fenómenos, puedan ejercer su derecho a recibir una asistencia adecuada, segura y digna, así como a recuperar sus medios de vida destruidos por la sequía, roya y ahora la temporada de huracanes”, indicó Carlos Mansilla, gerente humanitario y de seguridad de Oxfam para América Latina y el Caribe.

El Índice de Riesgo Climático en 2014, ubicó a Honduras como el país más vulnerable del mundo y el más afectado por el cambio climático en los últimos 20 años, mientras que Nicaragua y Guatemala están entre los 10 más afectados. Los departamentos y municipios que han tenido un mayor impacto son los situados el corredor seco donde, según datos disponibles, se registraron pérdidas entre el 70% y 100% en la producción de maíz y frijol en 2014.

Desde Oxfam se viene implementando una estrategia de respuesta a la sequía y roya en los cuatro países de Centroamérica donde tiene presencia: Guatemala, Honduras, Nicaragua y El Salvador, orientada a asegurar la asistencia y recuperación adecuada de los medios de vida de las personas más afectadas. De igual forma se está adelantando una estrategia orientada la reducción del riesgo de desastres en esta región, y acciones de resiliencia en las comunidades para que estén capacitadas para enfrentar una nueva crisis.   

El objetivo es garantizar un acceso adecuado y seguro a comida para 48.095 hombres, mujeres, niños y niñas (9.539 hogares) y proteger sus medios de vida hasta que se recuperen. 

Estos fenómenos están causando estrés y crisis en la región desde un punto de vista de la seguridad alimentaria, limitando el acceso a alimentos adecuados por los estratos más pobres de la población (pequeños productores y jornaleros), poniendo en riesgo sus recursos productivos y los procesos de recuperación.

Contacto para medios

Damaris Castillo, Coordinadora de comunicación, Oxfam en Colombia. 

Tel: 2882781 ext 118 o 135; móvil: 3103380792, 

e-mail: Dcastillo@oxfam.org.co