El fin del conflicto es clave para hacer frente a la grave crisis humanitaria que sufre Sudán del Sur

Cuando se cumple el cuarto aniversario del Estado más joven del mundo, Sudán del Sur está sumido en una crisis humanitaria sin precedentes. Cerca de 8 millones de personas, dos tercios de la población, están en situación de inseguridad alimentaria y 3,8 millones pasan hambre. Más de 2 millones de personas se han visto obligadas a huir  de sus hogares a consecuencia  de los combates, que impiden que miles de personas reciban la ayuda que necesitan. Oxfam - Oxfam Intermón en España - y la Comisión Europea alertan de que sin una solución política para lograr la paz, la situación en Sudán del Sur se agravará.

“La población de Sudán del Sur necesita desesperadamente que esta guerra se acabe para poder acceder a alimentos y recibir ayuda humanitaria vital. Hacemos un llamamiento enérgico a todas las partes implicadas en el conflicto para que permitan a la población recibir ayuda humanitaria con seguridad”, ha señalado el director de país de Oxfam para Sudán del Sur, Zlatko Gegic.

La situación en Sudán del Sur desde el estallido de la guerra civil en diciembre 2013 sigue siendo una de las mayores crisis humanitarias del mundo. Las grandes esperanzas con las que estrenó la independencia como la nación más nueva del mundo en el 2011 se han desvanecido.

Las personas desplazadas a causa de la violencia generalizada, concentran las mayores necesidades. Más de 1,5 millones de personas han sido desplazadas internamente. Además, más de medio millón de sur sudaneses se han refugiado en Etiopía, Sudán, Uganda y Kenia, poniendo más presión a los limitados recursos en estos países, lo que conlleva  un efecto desestabilizador en toda la región. .

En su huida buscan alimento, agua o refugio, al igual que un lugar seguro donde vivir. Las numerosas amenazas físicas y psicológicas a las que se ven sometidos, no solo derivadas del conflicto sino también de la violencia y el crimen entre distintas etnias, han llevado a comunidades enteras a escapar. Las personas se están viendo obligadas a  afrontar una  situación de  inseguridad crónica,  de condiciones de vida infrahumanas y de falta de medidas de protección.

La crisis es también una "crisis de niños". En el interior de Sudán del Sur, se estima que 248.000 niños menores de 5 años sufren de malnutrición aguda. El 60% de los refugiados de Sudán del Sur en la región son niños y jóvenes menores de 18 años. La ONU estima que sobre 12.000 niños han sido reclutados como niños soldados por grupos armados en el país, lo que constituye una grave violación del derecho internacional.

“La situación en Sudán del Sur es extremadamente grave. Es una de las mayores crisis humanitarias del mundo actualmente. La Unión Europea ha venido suministrando un importante apoyo  en ayuda alimentaria, atención básica de salud, agua potable, saneamiento, refugio y protección a las personas más vulnerables, tanto en el país como a los refugiados sur sudaneses en la región. Nuestro equipo en el terreno coordina los esfuerzos de la respuesta humanitaria con  las organizaciones socias para asegurar que la ayuda se distribuye a tiempo a aquellos que más lo necesitan ",  ha explicado  Simon Mansfield, portavoz del departamento de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea (ECHO) en Sudán del Sur.

En el país, la ayuda humanitaria se está entregando en circunstancias extremadamente difíciles. Las hostilidades y los ataques contra los trabajadores humanitarios limitan seriamente el acceso a las personas necesitadas. Los materiales requisados y otras obstrucciones ilegales restringen aún más la labor de las organizaciones de ayuda. Además, las próximas lluvias harán que sea aún más difícil para las personas acceder a la ayuda humanitaria.

Según Simon Mansfield, “el clima de trabajo para el suministro de la ayuda es extremadamente difícil: el acceso humanitario es incierto, apenas existen infraestructuras y la seguridad es muy inestable. Todas las partes tratan de manipular la ayuda para sus propios fines."

En 2015, la Comisión Europea ha destinado 120,5 millones de euros para proporcionar ayuda humanitaria para Sudán del Sur y los países vecinos afectados por la crisis.

La Comisión Europea trabaja junto agencias de las Naciones Unidas y ONG tales como Oxfam, quienes han estado trabajando en Sudán del Sur desde 1983. Oxfam apoya actualmente a más de 690.000 personas con ayuda humanitaria, incluyendo acciones de agua potable, instalaciones de higiene, alimentos, combustible, así como ayudas de ingresos para las familias de más bajos recursos.

Notas a los editores

- Aproximadamente dos tercios de la población se encuentra ahora en una situación de inseguridad alimentaria: unos 7,8 millones de personas se encuentran en las fases 2,3 y 4 de inseguridad alimentaria.

- Unos 3,8 millones de personas pasan hambre aguda actualmente y se espera que su número aumente hasta los 4,6 millones - el 40 por ciento de la población total - para finales de julio, una cifra mayor de lo que se había estimado jamás.

- 800.000 personas se encuentran en niveles de emergencia alimentaria, enfrentándose a una escasez de alimentos extrema y peligrosa. El análisis se realizó antes de la reciente escalada del conflicto, por lo que se espera que para miles de personas en Sudán del Sur el panorama sea aún peor que el descrito.

- Los niveles de malnutrición se han disparado y la población infantil de menos de cinco años, así como las mujeres embarazadas y las madres en lactancia, son las más afectadas, con posibilidad de enfermar o de morir. El 80% de las comarcas de Gran Alto Nilo, Warab y Bahr el-Ghazal del Norte se encuentran en un nivel crítico de malnutrición.

- Se espera que para septiembre, después de la primera gran cosecha de la temporada, el número de personas que padecen hambre extrema se reduzca en 2,8 millones.

- La mayoría de la población está recibiendo alguna forma de ayuda humanitaria alimentaria

- La “temporada de escasez” tradicional, periodo durante el cual la población depende de los alimentos almacenados, comenzó dos meses antes de lo previsto en algunas de las zonas más afectadas.

- Un informe publicado por la FAO y el Programa Mundial de Alimentos mostró un alentador incremento del 17% en la producción neta de cereales en 2014. Las mejoras en las zonas menos afectadas por los combates se deben proteger.

- La financiación de programas de desarrollo a largo plazo en las zonas del país menos afectadas por los combates se deben mantener para forjar resiliencia y proteger las mejoras que se han realizado allí

 

- Contamos con portavoces en español disponibles para entrevistas en Sudán del Sur y España.

- Más información y datos sobre la crisis en el Media Brief adjunto a este mail.

- Imágenes disponibles:

http://imagenesypalabras.oxfamintermon.org/pages/search.php?search=%21collection3524&k=407f53e1b5

http://imagenesypalabras.oxfamintermon.org/pages/search.php?search=%21collection3531&k=b91c7cada3

- VNR:http://imagenesypalabras.oxfamintermon.org/pages/search.php?search=%21collection3592&k=be62382aa8

- Video: https://www.youtube.com/watch?v=mFlmb2YQ98w

EUsaveLIVES es un proyecto comunicativo impulsado por Oxfam y la Comisión Europea para visibilizar la situación de las personas desplazadas y refugiadas. http://eusavelives.org/

Contacto para medios

María Herranz Gete, Barcelona - mherranz@OxfamIntermon.org / 0034615359401

Júlia Serramitjana Casanovas, Barcelonajserramitjana@OxfamIntermon.org / 0034 932147548