Organizaciones hondureñas demandan investigación del asesinato de lideresa campesina

Margarita Murillo fue asesinada el 27 de agosto de 2014, cuando sembraba en su predio en la Costa Norte de Honduras. El presunto sicario fue asesinado días después, igual que la Fiscal que llevaba el caso. La Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), coordina actualmente la investigación, pero las organizaciones denuncian no tener respuestas. 

A un año del asesinato de la líder Margarita Murillo (1958-2014), organizaciones campesinas, feministas y en defensa de los derechos humanos de Honduras, exigieron a los entes de justicia de ese país acciones concretas para esclarecer este crimen que hasta el momento permanece en total impunidad.

Margarita Murillo fue una de las luchadoras sociales con mayor trayectoria en Honduras, involucrándose desde los 13 años de edad en el movimiento campesino, promoviendo la justicia y equidad en temas de tierra y derechos humanos de las poblaciones rurales.

El asesinato de Margarita, quien también fue dirigente y candidata a diputada del Congreso Nacional por el partido Libertad y Refundación (Libre) -coordinado por el ex presidente Manuel Zelaya-, es un caso enturbiado por otros crímenes. El presunto sicario y Marlene Banegas, la fiscal que dirigía la investigación, también fueron asesinados.

Suyapa Castro, coordinadora del Foro Social del Valle de Sula Margarita Murillo, cuenta que Murillo recibió intimidaciones y amenazas durante varios años, y por ello se le exigió al Estado hondureño otorgarle medidas cautelares. “Quienes conocieron y trabajaron con Margarita saben que su crimen es político (…) los poderes facticos y las redes criminales la mataron por su capacidad de organizar de casa en casa, de barrio en barrio, por su potente denuncia pública, por eso su legado permanece y seguirá vivo”, dijo. 

La Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), retomó el caso ocho meses después del asesinato, ante la presión ejercida por el colectivo de abogados, familiares y amigos que denunciaron la falta de resultados de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC). La ATIC está facultada para investigar los delitos catalogados como de “alto impacto” por su incidencia delictiva y trascendencia social. “El asesinato de Margarita no se trató de un robo u otra situación similar, fue por las luchas de la víctima, que era un ícono en la defensa campesina”, detalló Ricardo Castro, director de ATIC.

Sin embargo, la hija de Margarita, Kenia Murillo, lamentó que esta agencia tampoco ha presentado resultados: “primero la DNIC no investigó a los responsables del asesinato y ahora la ATIC lleva casi siete meses hablándonos de un vaciado telefónico que nunca termina. Con la fiscal Marlene el caso se movía en forma transparente”.

“La abogada Leyla Mejía, heredó el expediente de la fiscal Marlene Banegas, pero a un año no ha hecho ninguna nueva diligencia, el caso sigue igual que hace seis meses”, señala el abogado Ramón Barrios, consejero jurídico que presta sus servicios de forma voluntaria al colectivo que demanda justicia. 

Propuesta y memoria

“Exigimos que la ATIC cree una sección de investigación de femicidios, que al mes de julio 2015 ya suman casi 400”, comenta Suyapa Martínez, coordinadora del Centro de Estudios de la Mujer-Honduras, quien enfatiza que en el caso de Margarita se deben exigir resultados claros al Ministerio Público para que “no agarren a cualquier persona sólo por cumplirse un año del hecho”.

“Los fiscales que reciben las investigaciones están desprotegidos, y los entendemos, pero como parte afectada tenemos que presionar para que la investigación siga, porque si todos tenemos miedo no vamos a llegar a nada”, comenta Kenia Murillo, preocupada porque el caso de su madre termine engavetado dentro de la Fiscalía. 

Para conmemorar la memoria de Margarita se realizarán eventos en Estados Unidos y Honduras. Samuel Flores y Margarita Monserrat, hijos de la luchadora social, realizarán un conversatorio en Nueva York; al igual que el Foro Social del Valle de Sula Margarita Murillo en San Pedro Sula.  

Oscar López Claros, compañero sentimental de Margarita Murillo no considera este 27 de agosto de 2015 como un aniversario conmemorativo, “sino de dolor, pues ella fue una luchadora auténtica (…) yo apelo al gobierno que no le mienta al pueblo, que diga la verdad y actúe en coherencia, porque Margarita murió en el cumplimiento de valores superiores, murió haciendo memoria, sembrando la tierra, regándola con su propia sangre”.

Contacto para medios

Para mayor información contacte a Nora Sagastume: nsagastume@oxfam.org.uk