Las deportaciones a Turquía deben detenerse inmediatamente

Oxfam y otras ONG advierten de que las personas pueden estar siendo deportadas sin garantizar sus derechos.

Oxfam, el Consejo Noruego para Refugiados y Solidarity Now han instado hoy a detener de forma inmediata las deportaciones de refugiados y migrantes de Grecia a Turquía y a garantizar que no se retiene en centros de detención a quienes solicitan asilo. 

Las organizaciones humanitarias advierten que las personas refugiadas pueden estar siendo deportadas a Turquía sin que su solicitud de asilo se haya evaluado de forma adecuada o sin que hayan recibido información suficiente sobre sus derechos legales. Las expulsiones forzosas a Turquía se reanudaron la semana pasada tras una breve pausa.

Desde que el pasado 20 de marzo entró en vigor el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía, más de 6.300 personas refugiadas y migrantes han llegado a las islas griegas y están siendo retenidas de forma arbitraria en centros de detención. La mayoría ha solicitado asilo. Aunque el 4 de abril la Comisión Europea afirmó que Grecia había enviado a las islas 1.500 agentes de policía y técnicos para evaluar las solicitudes de asilo, no hay evidencias de que dicha capacidad adicional esté disponible sobre el terreno.

El servicio de asilo griego continúa careciendo de personal suficiente y apenas dispone de un reducido grupo de agentes y personal técnico en las islas para evaluar el gran número de solicitudes de asilo. La calidad del proceso de solicitud de asilo se verá seriamente comprometida a menos que los recursos humanos adicionales comprometidos lleguen.
 
A este problema se suman las nuevas "medidas de emergencia" adoptadas por el Gobierno griego el pasado 3 de abril, entre las que se incluye un mecanismo de "vía rápida" para evaluar las solicitudes de asilo y determinar su admisibilidad. Según estos nuevos procedimientos, el personal evaluador debe llevar a cabo la compleja evaluación de una solicitud de asilo –que requiere, entre otras cosas, decidir si Turquía es o no es un lugar seguro para el solicitante– en tan sólo un día. 

Farah Karimi, directora ejecutiva de Oxfam Novib, ha señalado: "Miles de personas están siendo retenidas en centros de detención en condiciones precarias. Este es el estado de Europa en 2016. La Unión Europea, que dice ser un bastión de los derechos humanos, aprobó este acuerdo con Turquía en perjuicio de estas personas que se encuentran totalmente desamparadas. La Unión Europea debería avergonzarse de anteponer la detención y deportación de personas a su derecho a vivir con dignidad y seguridad".

Incluso con el apoyo del personal extra comprometido, llevará semanas procesar todas las solicitudes de asilo de las más de 6.300 personas que se encuentran retenidas actualmente en los abarrotados centros de detención de las islas griegas.

Jan Egeland, secretario general del Consejo Noruego para Refugiados, ha afirmado: "Resulta alarmante ver cómo Europa está maltratando a hombres, mujeres, niños y niñas que llegan a nuestro continente huyendo de la guerra y la persecución en busca de protección. Las personas que solicitan asilo son retenidas junto a otras personas migrantes en centros de detención abarrotados, privadas de su dignidad y sus derechos humanos básicos. En estas precarias condiciones, su vida está en riesgo. Los políticos europeos tienen en sus manos el poder de resolver esta crisis y deberían abrir inmediatamente estos centros".

Las organizaciones humanitarias denuncian que las condiciones en los centros de detención se están deteriorando rápidamente. Numerosas personas se ven obligadas a dormir a la intemperie o en habitaciones abarrotadas. 

Epaminondas Farmakis, director ejecutivo de SolidarityNow, ha señalado: "Europa no puede seguir mirando a otro lado mientras miles de personas ponen en riesgo sus vidas. Hay que asegurar que las personas migrantes pueden vivir en centros abiertos y seguros mientras permanecen en un Estado miembro. Pero lo más importante es detener de forma inmediata las expulsiones a Turquía y garantizar que estas personas pueden ejercer su derecho básico a solicitar asilo".

Las organizaciones humanitarias informan de la falta de un proceso de identificación rutinario de personas en situación de vulnerabilidad y de las continuas detenciones de niños y niñas, mujeres embarazadas y personas con discapacidades y necesidades médicas especiales. En Lesbos y Chios, personas de Pakistán que consideran que están recibiendo un trato discriminatorio han amenazado con suicidarse. 

Además, la inseguridad crece como resultado del aumento de las tensiones y la frustración y ya se han producido incidentes violentos durante la noche. En tales circunstancias, la situación de las mujeres es de extrema vulnerabilidad.

Las organizaciones hacen un llamamiento a la Unión Europea a:

  • Detener de forma inmediata todas las deportaciones de Grecia a Turquía.
  • Abrir inmediatamente todos los centros en los que haya personas que hayan manifestado su intención de solicitar asilo. 
  • Mejorar las condiciones de seguridad para garantizar un ambiente de protección para todas las personas que permanecen en instalaciones cerradas.
  • Asegurar que se realizan correctamente los procesos de solicitud de asilo y todas las personas tienen acceso a asesoramiento legal.
  • Incrementar el número de personal que trabaja en el servicio griego de asilo en las islas para procesar las solicitudes y garantizar que las personas puedan ejercer su derecho a solicitar asilo antes de que se emita una orden de expulsión.
  • Acabar con las detenciones y arrestos arbitrarios. El incremento de las detenciones preventivas por entrada irregular como método para restringir la libertad de movimiento de los solicitantes de asilo suscita una gran preocupación. 

Contacto para medios

Dannielle Taaffe, en Oxford: 0044 7917 110 066 / dannielle.taaffe@oxfaminternational.org