La firma del acuerdo sobre el clima de París debe transformar las promesas en acciones

Coincidiendo con el encuentro de representantes de más de 160 países para firmar el Acuerdo de París sobre cambio climático –un paso crucial para su implementación–, Oxfam hace un llamamiento a los Gobiernos a continuar luchando contra el cambio climático de forma colectiva y a convertir los compromisos adquiridos en acciones reforzando sus promesas y acordando una mayor financiación.

"La firma, hoy, del Acuerdo de París es un avance clave hacia la construcción de un futuro bajo en emisiones de carbono y más resiliente. Sin embargo, aún quedan numerosas tareas pendientes de París relacionadas con la adaptación a los peligrosos efectos del cambio climático", señala la directora ejecutiva de Oxfam Internacional, Winnie Byanyima. "Si todos los fondos públicos que hoy en día se destinan a adaptación se dividiesen entre los 1.500 millones de agricultores a pequeña escala de los países en desarrollo, cada uno de ellos apenas obtendría tres dólares al año para hacer frente al cambio climático".

Los países deben incrementar sus acciones para luchar contra el cambio climático de forma urgente. Las provisiones incluidas en el Acuerdo de París, que entrará en vigor en 2020, no serán suficientes ni para evitar un aumento de la temperatura global de 3°C ni para garantizar financiación suficiente para asegurar que millones de personas vulnerables puedan prepararse y responder al creciente caos climático. Incluso si se consiguiese limitar el aumento de la temperatura global a 2 °C, para el año 2050, el coste de la adaptación a los efectos del cambio climático superará los 500.000 millones de dólares al año.

Oxfam estima que, este año, cerca de 60 millones de personas padecerán hambre, enfermedades y escasez de agua debido a las elevadas temperaturas, las sequías y las lluvias erráticas que se produjeron en 2014 y 2015 como consecuencia de uno de los fenómenos El Niño más graves jamás registrados.

El aumento de fenómenos como El Niño o los "súper El Niño" podría suponer una seria amenaza a la estabilidad del sistema alimentario global e incrementaría las emergencias humanitarias en un momento en el que tanto la capacidad como los recursos disponibles se encuentran bajo una enorme presión.

"La crisis alimentaria provocada por El Niño es una muestra de lo que ocurre cuando no se invierte lo suficiente en medidas de prevención y en desarrollar la resiliencia de las personas más vulnerables", continúa Byanyima. "En la próxima COP22 en Marrakech, los países deben incrementar sus acciones y cumplir con las promesas adquiridas de aumentar significativamente la financiación para la adaptación".

Asimismo, también es necesario que un mayor número de representantes del sector privado incrementen sus compromisos para disminuir su huella de carbono y defiendan públicamente un acuerdo ambicioso y justo. Aunque, coincidiendo con la COP21, algunas empresas asumieron compromisos políticos contra el cambio climático, es esencial que además incrementen sus objetivos y continúen presionando a los Gobiernos para que actúen.

"El sector privado es responsable de una parte muy importante de las emisiones de carbono a nivel mundial. Las empresas tienen que trabajar con sus proveedores para cambiar sus prácticas y adoptar modelos de negocio que garanticen una economía baja en emisiones de carbono y promuevan la resiliencia en sus cadenas de suministro", subraya Byanyima.

Contacto para medios

Becky Davis, en Washington DC: bdavis@oxfamamerica.org, +1 202 777 2939